10. Richards Bay – Jueves de pasión

memorias de sudáfrica 2005

Siento una perturbación en la fuerza que me confirma que está cercano el final de este viaje, que la historia está a punto de llegar a su fin y podremos continuar con nuestras plácidas vidas una vez le hayamos dado carpetazo. También presiento que quizás andas leyendo esto porque el supremo hacedor de los buscadores te depositó aquí sin advertirte que el comienzo está en Memorias de Sudáfrica. Camino al fin del mundo y después siguió Por fin en uMhlathuze, Mi vida en uMhlathuze, Es un mundo lleno de zulúes , Hluhluwe Imfolozi Park, Greater St. Lucia Wetland Park, Richards Bay y una cena para recordar, Richards Bay – Martes negro y el último episodio ha sido Richards Bay – miércoles de calvario.

El día anterior hice un gran envite. Además de actualizar las centrales telefónicas y ponerles la última versión del software disponible, implementamos un nuevo parche para los equipos de las operadores y el servidor. Habitualmente tocamos uno sólo de esos puntos y vemos lo que pasa pero el tiempo iba en contra y ya era la hora de las bravuconadas. Lo mejor de los jefillos es que te dejan tirado a las primeras de cambio y aunque se movilizaron ejércitos de desarrolladores en tres continentes, si salía mal yo sería el único culpable y pagaría quedándome una semana más. Por la mañana, sobre las siete hora local, seis en Europa, el parche final estaba listo. Lo instalé y cruzamos los dedos de los pies, de las manos e incluso los huevos. Si hubo un día en el que necesitaba mi suerte a mi lado, era ese. La dueña del sitio en el que nos hospedábamos sabía que ese día era el envite final y nos preparó un almuerzo para llevar de escándalo, con mis bocadillos favoritos.

El plan era sencillo. Nos dividíamos en dos grupos. Dos tipos se iban al cliente que hacía trampa y yo y el sudafricano que me hacía de sombra al otro lugar. ?l se parapetó en la sala de servidores y yo en la recepción con las operadoras. Así pasaron las horas. No hubo un solo problema durante todo el día. El servidor parecía funcionar como la seda al igual que las máquinas de las chicas. La gente que trabaja en este negocio es de memoria corta y a poco que todo va bien comienzan a montar bulla, felicitarse unos a otros, congratularse y chuparse las pollitas por haber triunfado. Yo no doy nada por supuesto y mucho menos cuando todo está tan suelto y tan en el aire. Por la tarde, a las cuatro, aquello iba viento en popa. Desde Holanda nos llegaban correos de todo tipo de gerentes felicitándose por tamaño triunfo. Los japoneses también mandaban correos pero su inglés es aún peor que el de mi amigo el chino y nunca tenemos muy claro lo que quieren decir. Los americanos preparaban una nueva versión de su parte por si fallaba la que teníamos. A los demás eso les parece normal pero a mí cuando alguien hace eso me está diciendo que no tiene fe en la que ha hecho y sospecho. De cualquier forma no pasó nada en ninguno de los dos sitios.

Decidimos celebrarlo a lo grande, con un opulento banquete y una borrachera de las de resaca legendaria. Salimos del hotel en dirección al restaurante, porque el tipo que me llevaba privaba como un príncipe y conducía, algo al parecer normal en aquel país. En el restaurante la camarera nos dio el disgusto de la noche: tendríamos que comer rápido y salir por patas porque en una hora y media comenzarían los controles de alcoholemia en las carreteras de la ciudad y serían masivos. Así no me extraña que la gente beba, si ya se sabe cuando te van a controlar no hay gracia. El restaurante además preparó una serie de platos que ya tenían listos y de esa forma todo el mundo comía más rápido. En una hora estábamos cenados y servidos. Opté por una cesta de frutos del mar, llena de langostinos, cangrejos, calamares, pescado y demás delicias marinas fritas y servidas sobre un lecho de papas fritas y cubierto por una salsa. La presentación era en una cesta, como decía el nombre del plato. Me quedé bien lleno y al mismo tiempo que todo el mundo salimos a escape del local. En todos los restaurantes de los alrededores parecía estar sucediendo lo mismo. Según me dijeron los controles son para los pollabobas que no van a comer a restaurantes y no se enteran de este tipo de eventos. A propósito, pagué yo, como habíamos acordado antes de conocer el pequeño problema técnico.

Como ese día deambular en el exterior iba a estar complicado nos fuimos al hotel. Allí nos servimos cervezas, biltong y comenzamos con el ritual de la bebida social sentados en la piscina, con los pies dentro de ella porque el tiempo estaba muy bueno. Los mosquitos eran como abejas de grande y yo me dedicaba a estallarlos con la palma de la mano. Ni os creeríais la cantidad de sangre que pueden llevar esos cabrones. Uno de los tíos me preguntó si me había puesto la vacuna contra la malaria y le dije que no. Todo el mundo se quedó en silencio y me aconsejaron que en caso de tener migrañas al volver que fuera al médico y pidiera que me hagan la dichosa prueba. No es que vaya a pasar nada pero por si acaso. Se me puso un mal cuerpo de cojones. Para este tipo de cosas yo soy muy aprensivo y pese a haberme criado en la Isleta, que es un lugar en el que te curtes, siempre te queda la duda sobre si me habré ablandado con mis años de estancia en el primer mundo.

La dueña del hotel nos regaló una botella de amarula que nos bebimos allí mismo. Yo a esas alturas ya era adicto a ese licor. También nos regaló un montón de cervezas y en mi caso un bote de la salsa que tanto me gustaba para los bocadillos, una salsa llamada Blatjang (africaner) o Chutney (inglés) que me traje conmigo de vuelta y que estoy racionando para que me dure el resto de mi vida. Arrasamos con el bar. Cuando me fui a la cama caminaba cambado por el pasillo y echaba burbujitas por la boca. El que se quedaba al final del corredor iba a cuatro patas para evitar caerse con el terremoto. A la mañana siguiente mi portátil estaba roto, su disco duro había dejado de funcionar. Me pregunto si fue por tenerlo continuamente encendido y trabajando al 100% de CPU o por alguna hostia que pude haberle dado al llegar a la habitación en tan deplorable estado. Eructaba como una soprano que ensaya para la ópera y parecía un surtidor de cerveza a pleno rendimiento, largando amarillo espumoso a destajo.

Y así, semiconsciente me fui a dormir en la que esperaba fuera mi última noche en Sudáfrica. Ni siquiera me molesté en apagar la luz o detener la máquina de aire acondicionado.

Sigue adelante y salta conmigo hacia el siguiente capítulo de este relato de mis viajes. Lo encontrarás en Richards Bay – todo comienzo tiene un final