2-B or not to be

Yo no suelo ser particularmente observador, sobre todo cuando ando por la calle. No me fijo en la ropa que lleva la gente, en el peinado o en muchos otros detalles. No recuerdo el color de ojos de casi nadie y a menos que portes una chepa preciosa contra la que restregar los billetes de lotería de Navidad, es más que probable que no note cambios en tu físico. Supongo que la culpa la tiene mi mundo propio, tan rico y lleno de aventuras que me deja sin espacio para el resto. En algún lugar de mmi subsconciente hay un proceso que siempre está ejecutándose y que busca cosas raras, fuera de lugar y me saca de mi universo para que me fije en ellas y tome algún tipo de acción si es preciso. Este verano, cuando iba a trabajar en bicicleta, pasaba por el centro de un poblacho y a la entrada del mismo había una casa que tiene una placa muy especial. En lugar del clásico y aburrido 2-B, sus dueños se lo tomaron a coña y pusieron la que seguramente es la frase más conocida en inglés y que por supuesto hay que leer en inglés para captar la bobería: 2-B or not to be o como sonaría Tú ví or not tú ví y que todos y cada uno de nosotros, vosotros y ellos sabemos que se traduce por Ser o no ser a menos que seas un profesional encargado de traducir títulos de películas para su estreno en España, en cuyo caso es más que probable que sea Ko-me-me el potorro Pepe-Luís o alguna bobería espectacular como las que suelen inventarse para los títulos de las pelis.

5 opiniones en “2-B or not to be”

  1. Me gustan mucho este tipo de cosas. Y me gustan tanto, porque me pasa lo mismo que a ti: Soy una total negada para darme cuenta de detalles exteriores. Por eso, cuando alguien me los hace ver, o me los topo por casualidad, los vivo muy intensamente.

  2. Mis hijas se mondaban de risa cuando de repente me quedaba mirando un edificio y decía con sinceridad…¡Coño, ese edificio es nuevo!
    Papá… que lleva ahí toda la vida, despistado…jajaja
    Salud

  3. Genín, creo que estamos en la misma escala de despiste. Aunque no sé si yo te gano por un poco. Después de muchos años visitando las casas de mis amigos (algunas de ellas más de 2 veces al mes), sigo diciendo: ¡Qué cuadro más bonito!… ¡Qué reloj más original!… etc. etc. Y resulta que llevan ahí la tira de años. Te juro que para mí, siempre es la primera vez que los veos. Mis amigos, y mi familia, ya no saben si reírse o preocuparse. Jajaja….

  4. huitten, bueno, mientras nuestro despiste no le haga daño a nadie…
    Porque, te imaginas a ti y a mi haciendo por ejemplo de controladores aéreos…jajajaja
    Salud

  5. Genín: Me parece que, en ese caso, los viajeros se lo pasarían en grande; viajar sería como ir a un parque de atracciones (con la adrenalina y subidones correspondientes).

Comentarios cerrados.