4 fantásticos – Fantastic Four

La magia de llevar desde tiempos pleistocénicos alimentando de contenido original al mejor blog sin premios en castellano es que resulta que a alguien se le ocurra reiniciar una saga que hace diez años no funcionó muy bien y yo tengo que en el año 2005 hablaba de Fantastic Four – Los cuatro fantásticos y me parecía bien sin más y en el 2007 hablaba de 4: Rise of the Silver Surfer – Los cuatro fantásticos y Silver Surfer y me parecía una basura (pero sin llegar a puta mierda del copón). En el 2015, volvemos a la misma historia con Fantastic Four, película que en España se estrena la semana que viene con el título de 4 fantásticos.

Cuatro julays se van de garbeo a Mordor y acaban jodidos y malpagados

Unos frikis de barriada periférica inventan o perfeccionan o desarrollan una máquina para viajar a otra dimensión o algo así. Cuando están allí uno desaparece y los otros tres vuelven tuneados y en el regreso afectan a una pelleja que estaba por allí. Después, los cuatro frikis las pasarán canutas y tendrán que aprender a vivir con unas pintas chungas. O algo parecido.

El principal problema de esta película es que la historia es mala de vicio. Llegué a la película sin que me preocupara lo más mínimo la vida y milagros de los julays y para cuando acabó seguía sin preocuparme. No ayuda que no haya un malo en condiciones, hay una especie de reinona travestida que más que miedo da risa y que hace un agujero negro o algo así en la misma película, porque parece que todo el cacho final fue pegado más tarde (lo que realmente sucedió ya que lo cambiaron varias veces). Los cuatro protagonistas no logran impresionar por sus dotes para la actuación y en el caso particular de Jamie Bell y Miles Teller esto es terrible porque todos sabemos que son buenos actores. Aquí fueron a recoger el cheque, ya que no se explica que se embarcaran en un producto tan malo conscientemente. El director no parece tener idea de cómo hacer una historia atractiva para los espectadores, el guionista aprendió a escribir antes de desarrollar completamente su cerebro y los demás estaban allí por dinero. Hay abundancia de efectos especiales que no valen para nada y lo único positivo es que no la hicieron en el dañino TresDé y no tienes que sufrir dos horas con gafas de plástico baratas. Yo llegué al cine convencido que era otra película de superhéroes pero resultó que no, que es una película de frikis. No me liaré más. Aburre.

Imagino loa aullidos de los miembros del Clan de los Orcos si van al cine a ver esto. Algunos hasta se acalorarán y acabarán rompiendo las butacas por pagar por algo tan mediocre. Obviamente, el acceso a sub-intelectuales de GafaPasta está prohibido a las salas en las que pongan la película.

Una respuesta a “4 fantásticos – Fantastic Four”

Comentarios cerrados.