5 to 7

El otro día fui a ver una comedia ligera a la filmoteca. Ya se sabe que los sub-intelectuales de GafaPasta no aprueban las carcajadas desternillantes ni el humor grosero así que están limitados a situaciones en las que los diálogos son los que han de desarrollar las escenas que te hagan reír. En este caso se trataba de movidas culturales entre personas de diferentes nacionalidades, que siempre dan mucho juego. La película se titula 5 to 7 y en España que yo sepa no está previsto su estreno aunque ya tienen los posters preparados con el título de truscoluña no es nación.

Un julay se chinga a una pava dos veces al día pero quiere más chimpún

Un friki conoce a la chocha del martes y resulta que es una francesa más caliente que las calderas del infierno pero que solo quiere que la monte cual coneja de cinco a siete de la tarde porque está casada y esas son las horas que ha acordado con su marido. Al principio el chamo está contento como cura frente a colegio infantil pero más tarde quiere más horas y se frustra, ya que quiere mojar el churro también por la mañana, por la noche, al mediodía o a cualquier hora que se le antoje.

Lo de las dos horas para hacerle un Vitorino a la pareja como costumbre francesa es algo fascinante que espero que sea cierto. Toda la película se basa en esta idea y funciona muy bien. Hay una buena química entre los jóvenes amantes y la historia está muy bien contada a la hora de mostrar como el chamo, después del folleteo inicial, está realmente enamorado y se frustra porque quiere más y no puede obtenerlo. Las escenas en las que se relaciona con la familia de ella, con su marido y sus hijos, que saben quién es y el papel en la vida de la hembra, son fascinantes pero nada como cuando se juntan con los padres de él, una pareja de judios épica con la que te ríes sin parar. Anton Yelchin sorprende y nos da una sólida interpretación, muy alejada de sus personajes habituales y parece que el colega sabe actuar. Tiene mucha química con Bérénice Marlohe , que tiene un acento francés que la pone morcillona pero al instante y que en caso de doblaje, se perdería. Los padres de él están interpretados por Frank Langella y Glenn Close y hay que reconocer que son lo mejorcito de la película y podrían tener su propia historia que contar y sería una comedia brutal.

No es cine para los miembros del Club de los Orcos pero sí que puede gustar a los más banales de los sub-intelectuales de GafaPasta.

Una respuesta a “5 to 7”

Comentarios cerrados.