63

63 son los kilos con los que he vuelto después de tres semanas en una perpetua sauna por Tailandia y particularmente por Burma o Birmania o Myanmar o como la queráis llamar. Es un buen número si tenemos en cuenta que cuando salí de Birmania estaba por debajo de 60 y he tenido que trabajar duro en Tailandia para recuperar algo de peso. Ese es uno de los muchos números que he coleccionado de este viaje que acabo de terminar y que está totalmente escrito e irá apareciendo regado por la bitácora durante las próximas semanas.

En estas tres semanas he recorrido 22514 kilómetros en catorce vuelos realizados con Austrian Airlines (4 vuelos), AirAsia (2 vuelos), Air Mandalay (5 vuelos), Air Bagan (1 vuelo) y Bangkok Airways (2 vuelos). Me he quedado en ocho hoteles distintos y en todo ese tiempo nunca estuve en la calle a menos de veinte grados y en muchas ocasiones a más de cuarenta. He visto cientos de templos budistas, unos completados hace menos de cinco años y otros con miles de años a sus espaldas, he subido tres montañas, me he bañado en el mar de la China Meridional y en el lago Inle. He estado en tres zonas horarias distintas y me han picado decenas de mosquitos.

He perdido el respeto al Budismo como religión y he caminado por un país en el que no sirven de nada los teléfonos móviles extranjeros y en el que no hay un solo cajero automático. He salido de casa con ocho kilos de equipaje facturado y he vuelto con nueve kilos, he tomado veintiuna píldoras para la malaria y he bebido una media de cinco litros de agua al día, los cuales he sudado.

Me he levantado muchos días antes de las seis de la mañana y me he ido a dormir antes de las once para poder vivir en un lugar en el que las horas más calurosas del día hay que pasarlas protegido dentro de un edificio. No he visto una sola película en un cine durante tres semanas y ese es un récord que posiblemente se extiende por más de una década de mi vida. Me he cortado el pelo en Mandalay y con ese peluquero, son diez las personas que me han cortado el pelo a lo largo de toda mi vida. He usado autobuses, taxis, bicicletas, tuk-tuk, motocicletas, pickups, trenes, metros, barcos y piraguas como medios de transporte además de los aviones. He volado en Boeing B-777, Airbus A319 y A320, ATR-42 y ATR-72.

He escuchado seis audiolibros y varios podcasts. He comprado una canción en iTunes y he hecho 3100 fotos. Hay muchísimos más datos que explican mis tres semanas de vacaciones en Birmania y Tailandia pero los tendréis que ir leyendo en las distintas anotaciones que irán apareciendo por aquí ??

?? todo esto se resume en que he regresado y ya estoy planeando nuevas escapadas ?? 

12 respuesta a “63”

  1. Qué bien!
    Ya nos contarás… estamos deseando saber y ver tus fotos.

    Una curiosidad… si no tienes inconveniente en contarla ¿qué canción has comprado?

    Saludos, y me alegro de tu vuelta.

  2. Jooooder, 14 aviones, solo con leerlo ya estoy cansado.

    Para mi el problema no son los vuelos, sino el royo de facturar, control de inseguridad, y espera por el avión que se suele retrasar.

    En fin nos alegramos que estés de nuevo de vuelta en el mundo civilizado.

  3. Eso en vez de unas vacaciones parece la descripción de un recorrido de IronMan, yo me he cansado solo de leerlo. Por cierto, no es que estés en los huesos, es que yo creo que no llegas ni a eso, eres etéreo!!!

  4. Jo pues suerte que tuviste, claro que no sales desde España, que si no ya me contabas. Aquí la media horita casi se presupone, al menos en los viajes vía Península, los charter directos no lo sé.

  5. Todos los vuelos en Birmania salieron a la hora prevista o hasta media hora antes de la misma. Los de AirAsia fueron puntuales al minuto. Los de Austrian Airways también y los de Bangkok Airways tuvieron un retraso residual de cinco minutos o así.

  6. Hacía varios días que no entraba y al hacerlo hoy y ver que has vuelto, canijo, pero entero, me he alegrado un montón. Ya nos contarás y ahora a hacerte comiditas y muchas magdalenas para reponer algunos kilillos. Bienvenido.

  7. Ya he ido al cine que es lo importante, que casi hago un mes sin pisar una sala. Aún no he cocinado nada pero por suerte, el congelador estaba surtido. Hoy haré mis primeras magdalenas y puede que donuts y algo con pollo o salmón, que estoy de antojo.

  8. Di que sí, yo cuando vengo de viaje le pido a mi santa madre que me haga mis comiditas preferidas y como de antojo.

  9. Yo me las cocino a mí mismo. Ya me puse y me planifiqué el menú para el resto de la semana y la lista de la compra para el super y así hoy lo dejo todo atado y bien atado.

Comentarios cerrados.