A Good Woman

Cuando voy de visita a las Canarias, siempre acudo al cine con bleuge y como nos estamos volviendo interesantes y hemos superado aquellos tiempos en los que reventábamos granos contra el espejo del baño, tendemos a ir a ver cine medio marginal y que suele pasar por la cartelera sin pena ni gloria, únicamente porque no hay explosiones, no hay tías con grandes tetas siliconadas, ni metrosexuales de mierda con menos carisma que un lamparón de calzoncillos viejos.

La última vez que estuve por allí no tuvimos la oportunidad de ver muchas cosas, por culpa de los amigos que visitaban mi tierra y me forzaron a ejercer de cicerone. Sin embargo, pudimos ver A Good Woman, que fue traducida al español como A Good Woman, algo que me fascina porque juraría que el título está en inglés.

Ya entrando en materia, decir que el director es un señor llamado Mike Barker del que no había visto nada anteriormente. El guión está basado en una historia de Oscar Wilde, un gran escritor del que supongo nunca han oído hablar todos esos fans del mierdatón que llegan a mi página buscando adquirir algo de incultura. De este señor se han hecho nada más que 109 películas si solo contamos las que aparecen en imdB, así que imaginaréis que tiene algo de calidad. La calidad del guión se nota enseguida en lo complejos de los diálogos y en como todas las situaciones que suceden se mueven en varios niveles de interpretación. Es una de esas películas que alguien con dos dedos de frente disfruta enormemente y en la que nuestro cerebro trabaja a pleno rendimiento procesando la información.

Trata de una pareja de jóvenes ricos norteamericanos que van de veraneo a Italia. Una señora ya algo mayor, pero más buena que el pan con nocilla parece rondar al marido, según unos y otras. La esposa, despechada y humillada, trata de corregir la situación de la única forma aceptable, mediante la venganza. Con esta trama supongo que entenderéis que esto es un volcán en plena erupción. Entre los actores destaca Helen Hunt que interpreta a la señora madura que está como para mojar pan y se monta un papelón buenísimo. Junto a ella tenemos a Mark Umbers como el marido del que se sospecha que está poniendo los cuernos y a Scarlett Johansson como la adorable y despechada esposa. Ambos bordan sus papeles y los hacen muy creíbles. Hay un montón de actores y actrices secundarios y todos y cada uno de ellos está exquisitamente interpretado.

En definitiva, este no es cine de palomitas ni para descerebrados. Es una buena película, que sin ser una obra maestra te permite pasar un buen rato y disfrutar de una historia para adultos.
gallifantegallifantegallifantemedio gallifante

Una respuesta a “A Good Woman”

  1. Lo que no acabo de entender es por qué trasladan toda la historia de Londres, siempre fotogénico, siempre majestuoso, siempre interesante, a Amalfi y su costa.
    Ganas de hacerse un viajorro, es la única explicación.

Comentarios cerrados.