A otro ritmo

En Holanda es muy popular el usar búfalos y otros herbívoros para controlar de manera relativamente natural zonas protegidas, que pueden ser de dominio público o de organizaciones privadas que compran los terrenos para convertirlos en parques o bosques semi-públicos, que aunque parezca algo imposible de creer, en los Países Bajos hay varias de esas organizaciones, con cientos de miles de socios que donan dinero cada año para mantener una parte significativa del país fuera del alcance del PoZero y similares. Algunos de esos bosques son gigantescos y tienen centros de recepción de visitantes, con algún café, hacen rutas para caminar por los mismos y son los lugares a los que va la gente a pasear en otoño o invierno. También los hay que se pueden acceder con bicis o incluso con caballos y estos tienen sus propias rutas. En otras ocasiones, en lugar de bosque, crean zonas con el tipo de vegetación que hubo desde siempre en los Países Bajos y que se perdió en gran parte en el siglo XX (equis-equis), zonas con dunas, matojos, hierbas y matorrales. En esos lugares, la hierba y los matorrales se desbocan y para controlarlos, liberan un grupo de herbívoros grandes y ellos pasan por el lugar días, semanas, meses o incluso de manera permanente y se comen todo lo que crece demasiado. Uno de los bichos más populares para estos menesteres es la vaca de las tierras altas, un bicho escocés que acojona porque tiene unos cuernos gigantes, pero son muy pacíficos. Seguro que ya lo he contado en el mejor blog sin premios en castellano porque yo soy así de espléndido, pero repito la anécdota. Allá por el año 2000, al llegar a Holanda, los fines de semana que no iba a hacer turismo por Amsterdam y alrededores me iba en bici por los bosques. Uno de esos días, pedaleaba tan feliz a las afueras de Hilversum con mi polar rojo sangre, cuando llego a una pequeña loma, como de cuatro o cinco metros de alta, que esto es Holanda y aquí es todo casi plano y cuando voy a descender veo un bicho de esos con los cuernos mirando hacia mí y bloqueando el camino de bicis. Hice aquello para lo que se nos entrena en las Canarias, solo que sin palmera. Frené en seco, solté la bicicleta y me eché a correr en dirección contraria sin dignidad ninguna y si llega a haber una palmera, LA TREPO, que de algo tiene que servir el entrenamiento que seguimos para dicho menester en la escuela. Después el bicho se fue alejando, yo regresé a coger mi bicicleta, hice un giro de ciento ochenta grados y me alejé del mismo y en el trabajo pregunté a la gente y me explicaron más o menos lo que puse antes. Podéis ver una foto de uno de esos bichos que me tropecé en el bosque en invierno del año 2010 en la foto Búfalo en la nieve.

Cerca de mi oficina, en una de esas zonas pusieron cuatro bichos, que puedo confirmar y confirmo que este año no son vaca de las tierras altas sino algún otro tipo de vaca. En agosto, cuando paseaba por el lugar siempre los veía, o comiendo o tumbados a la sombra de un árbol relajándose. Uno de los días los pillé en movimiento, cambiando de escenario, buscando una nueva zona para pastar, aunque van con una pachorra que no veas, así que usé mi telefonino con Androitotorota de dos perras gordas y que casualmente tiene una especie de modo de V-Í-D-E-O a cámara lenta para grabar la estremecedora secuencia en la que adelanto a los bichos. Por motivos religiosos que no vamos a discutir, me niego a explicar el concepto de vídeo y de la acción que requiere del dedo ese con el que os sacáis los mocos para poder ponerlo en movimiento. Si eres incapaz de realizar la acción, te mereces una paga por acarajotao. La secuencia transcurre durante más de un minuto pero en el tiempo real fue muchísimo más rápida y de ahí viene el título de esta anotación, de esa percepción del tiempo que probablemente para esos bichos enormes sin acceso al CaraCuloLibro ni al Tuiterota y que ni si quiera son conscientes que truscoluña no es nación, es distinta.

A ritmo pausado

3 opiniones en “A otro ritmo”

  1. Aquí los animales sueltos en los montes (que son montes de verdad, con altos y bajos, y no un llano “repoblao”) tienen dueño, en mi zona hay una montaña que está llena de vacas y caballos libres como el viento. Una vez al año los bajan para desparasitarlos y marcar a las crías, viven felices y controlan la flora. Ahí tienen dueño privado?

  2. No son de granjeros. Si eso pertenecen a la parte del gobierno que se encarga de bosques y similares o quizás a las organizaciones que compran terrenos para hacer bosques y parques.

  3. Aquí pasa lo mismo que lo que dice Virtu, están sueltos, sobre todo caballos por las praderas y lagunas del preparque Doñana, y una vez al año, hacen unas celebraciones para hacerles lo que sea a los bichos esos, creo recordar que lo llaman “La saca de las yeguas”
    jajaja Me duele la barriga de tanto reírme de la descripción de cuando te encontraste con el monstruo y te cagaste todo por las patas abajo, aun, mientras escribo, me meo de risa…jajaja
    Gracias por el buen rato brother, hacia tiempo que no me reía tanto… 🙂
    Salud

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.