Acompáñame …

Desde siempre me ha fascinado y fastidiado la cantidad de secretos con los que la gente me tortura. No creo que fuera culpa de la fase de la luna porque fue al día siguiente de yo nacer cuando hubo una luna especial, yo llegué en uno de esos días supuestamente sin méritos pero es que o es la influencia de la luna o va a ser verdad que al nacer yo la clínica de la Paloma estaba rodeada de brujos que se jartaban a peyote mientras cantaban y gesticulaban sin prisa ni pausa. De otra manera no entiendo como es que cuando montan un fregado, por más secreto que sea, siempre hay uno o varios que no tardan en romper sus juramentos y en contármelo todo, sin que yo lo pida o quiera, que por culpa de esto acabé amenazando a todos mis amigos del instituto y la universidad con que cualquier información que me contaran, sería considerada automática e inmediatamente como información de dominio público, ya que terminé cansándome de que me acusaran a mí de todos aquellos secretos que pasaban al dominio público, aunque en prácticamente todos los casos, no fui yo quien traicionó el secreto, ya que al menos que hubiese un beneficio claro y considerable para hacerlo, no tenía el más mínimo interés en destapar las vergüenzas ajenas y además prefería mantenerlas como comodines de poder sobre los que me las habían proporcionado voluntariamente.

Volviendo al presente con este concepto, múltiples fuentes, en diferentes océanos y continentes parecen coincidir en un secreto, uno que va a provocar un terremoto tan fuerte en la fuerza que sostiene la multinacional en la que me prostituyo por un salario que hará que a más de uno se le cambe la peluca. La semana que viene, entre el lunes y el viernes, la empresa anunciará una nueva reorganización, pese a haber gente que dice que este año es imposible, impensable e improbable que suceda algo así en la oficina. Al parecer ya han olvidado las dos del año pasado. Tengo hasta nombres y de nuevo y para respetar la tradición, la regla del chocho se usará para elegir víctimas, ya que de siempre se dijo que una portadora de hachazo, con o sin reglote, debe ser siempre despedida antes que un hombre o un perro, ya que estos últimos siempre serán más productivos. Yo como siempre, me veo afuera, candidatísimo total, que me pongan en la puta calle, pero tengamos presente la historia reciente y la no tan reciente y recordemos que desde el año 2002, he superado una cantidad vergonzosa de reorganizaciones en las que todo el mundo me veía afuera y yo pasaba el corte sin sudar, que tiene mérito, que entré en una empresa con más de mil cuatrocientos empleados y quedamos ciento ocho y hay ciento seis que no llaman la bruja de la primera planta a la directora de recursos INhumanos, que no le han puesto motes a su director y a su vicepresidente que conoce toda la compañía, que no han puesto motes al resto del consejo de administración, que llama amarillos a los que vienen del país del sol caliente y que pese a todo eso y muchísimo más y en contra de todas las reglas y quinielas, sobrevivo. Así que a partir de la próxima semana, cuando se anuncie oficialmente la coña, si antes algún otro no se va de la lengua, ya que sé de dos más que conocen el secreto, vuelvo a montar la quiniela para que la gente haga sus listas y así tendremos ganador entre los que hacen la lista de despedidos, despertaré mi eficiente organización de distribución de rumores y calumnias y convertiré el siguiente mes y medio en una pesadilla para la gerencia y alguno más, ya que me moveré tres pasos por delante de todos ellos a la hora de tirar la piedra y saludar con la misma mano. Lo único que me molesta es que para cuando llegue el día de la ejecución, ese en el que se te acerca un orco, te pone la mano en el hombro y te canta acompáñame …. dejate llevar …. para ese día es más que probable que yo esté ya de vacaciones en Asia, con lo que o aceleran el proceso si yo formo parte de la lista o tienen que esperar al día en el que regreso al trabajo para informarme y como la ley holandesa dice que el periodo estipulado en mi contrato de notificación, que es de dos meses, empieza a contar el día primero del mes siguiente, estaríamos hablando de un despido que se ejecutaría el primero de septiembre y yo pasaría el verano de mi vida con prácticamente tres meses pagados y sin tener que trabajar. Ángel de la Guarda, ya sabes lo que tienes que hacer …

5 respuesta a “Acompáñame …”

  1. Acompañame, déjate llevar … Ya te vale cabronazo que se me ha pegado la melodía en la cabeza y me he vuelto loco tratando de acordarme de a qué programa pertenecía la sintonía y al final he tenido que buscarla en Internet y en efecto, veo que te mola la Gemio. Por otro lado hubieses bordado el texto si en vez de brujos hubieses escrito chamanes al asociarlos con la planta alucinógena comúnmente llamada peyote cuyo nombre científico es lophophora williamsi y de la cual poseo varios ejemplares y no, no es para consumo propio. Por lo que veo tú saldrás el último y cerrarás la puerta.

  2. me pasé un rato intentando recordar el nombre de los chamanes pero no me vino al cabezón. Es el problema del popurrí de español, italiano, inglés y neerlandés, las palabras que no usas se desvanecen.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.