Adios Amigos

Adios AmigosYa lo he dicho varias veces, ni mis amigos neerlandeses se atreven con el cine nacional, tienen miedo de ir a ver esas películas que parecen cortadas con un patrón del Burda y por eso, mucho cine bueno que se hace por aquí pasa sin pena ni gloria por la cartelera y no creo que se recupere la inversión en las peliculas. Una de estas pelis curiosas y que merece una oportunidad es Adios Amigos, la cual pese al nombre es una película holandesa y que a menos que un distribuidor español tenga un grave problema de drogas o alcohol, jamás de los jamases se estrenará por allí.

Tres julays minusválidos planean un viaje a Truscoluña para encontrar putas y follá

Tres minusválidos y amigos, uno ciego, uno parapléjico y el tercero con algún tipo de enfermedad cerebral que le provoca unos ataques muy chungos, quieren mojar y se les ocurre que todo el mundo folla en Salou en donde las putas son más putas que en ningún otro lugar del universo. Planean las vacaciones, sus familias se niegan y al final consiguen a una chama con una especie de furgona adaptada para minusválidos que los engaña y los lleva a Croacia, en donde encontrarán potorros en los que pinchar.

Cuando comienza la película y nos introducen a los personajes, mi primera impresión es que iba a ser un festival de cachondeo riéndonos de los minusválidos, que aquí ninguno lo hace pero en el cine, como la sala está obscura, se sabe que puede suceder y sucede, aunque nunca a mí que soy tan bellísima persona. La sorpresa nos llega cuando la historia comienza a desarrollarse y nos vemos que los tres chicos nos caen muy bien, que nos identificamos con sus deseos y que aquello que intuíamos, no sucede. Esta es una historia que es un canto a la amistad, a la compasión, a vivir la vida con las cartas que te toquen e intentar sacar el mejor partido posible. Esto no habría sido posible si los tres jóvenes no nos hicieran creer en sus personajes. Yannick van de Velde está fabuloso como tetrapléjico y me hizo salir del cine convencido que no era actor, que eligieron para el papel a alguien que ya tenía la enfermedad. Martijn Lakemeier es una de las grandes promesas del cine holandés y aquí demuestra que es muy versátil y que sabe actuar. El tercero en el grupo de Bas Hoeflaak que interpretaba al ciego y que para mí fue el más flojillo.

Obviamente, esto es cine vetado y fuera de la órbita de los miembros del Clan de los Orcos pero sí que puede ser una buena opción para los sub-intelectuales con GafaPasta.

08/10

2 opiniones en “Adios Amigos”

Comentarios cerrados.