Algunas fotos del Bokbierfestival

Hace unos días hablábamos del Bokbierfestival 2008 y aunque me hubiera gustado poner alguna foto en aquel momento no pudo ser porque mi amigo el Moreno aún no me las había dado. En la anotación mencionada anteriormente he puesto una que hice a la entrada del Beurs van Berlage con mi iPhone y el resto de las fotos fueron hechas por mi amigo. Puesto que ya hablamos del tema nos limitaremos a ver las imágenes y comentar alguna bobería al respecto.

Es tiempo de Bokbier

Si tenéis curiosidad por saber que ocurre en un festival de este tipo, la foto anterior lo muestra claramente. Es un montón de gente bebiendo y pasándoselo bien mientras en el escenario un grupo toca canciones folclóricas y algunos hasta prestan atención a la música. En la imagen no se puede ver pero en los lados están los grifos de las cincuenta y pico cervezas Bok que se pueden degustar durante el festival y también fuera de la imagen están las zonas en las que uno puede enjuagar su vaso.

Refrescando las ideas de un borrachuzo

Los que tocaban estaban más borrachos que nosotros y en una de las ocasiones que pasamos cerca de ellos mientras descansaban pillamos a uno de ellos haciendo el payaso con una folclórica que llevaba un traje de la época en la que Escarlata O’Hara comía nabos confederados. Huelga decir que el vaso se terminó cayendo.

Poniendo una IJsbok

Por último, los legendarios grifos de los que surgen las dos mejores cervezas Bok del mundo, la IJsbok y la Ezelenbok. El colega que las servía estaba más pasado que las bragas de Carmen de Mairena y en algunos momentos se quedaba como congelado hasta que recuperaba la conciencia y comenzaba a servir de nuevo. Es lo que tiene trabajar en un entorno de riesgo como puede ser un festival cervecero, que ni te enteras que te has echado una docena de cervezas entre pecho y espalda y las cosas comienzan a moverse sin que uno pueda hacer nada por evitarlo.

6 opiniones en “Algunas fotos del Bokbierfestival”

  1. Hace poco me ofrecieron una Bockbier para cerrar un acuerdo. Estaba requetebuena. Me encontraba en medio de la nada y tenía que conducir de vuelta a casa. Me paré en un arcén de un pueblucho porque llevaba la risa tonta en la cara, y sólo me había bebido una. No sé si era el acuerdo ese o la cerveza esa, pero conduje muy a gustirrinín.

    Sobre las fotos: no sé si llegasteis muy temprano o salisteis muy tarde. La foto del Bockbierwaiter es tremenda.

  2. Psikke, el sábado el festival es de 12 del mediodía a 12 de la noche. La primera tanda se marcha sobre las seis, ya borrachos como cubas y nosotros fuimos de siete a diez de la noche. Al principio se veía claramente que todos estábamos sobrios y sobre las diez de la noche la gente te miraba con ojos vidriosos iguales a los tuyos y sonreían mientras se les caía la baba. Definitivamente estábamos todos borrachos.

    Una bokbier puede ser un montón de cerveza. Dependiendo de la marca que tomaste, esa cerveza pudo tener entre 6.5 grados y 9.5 grados.

    Para aquellos que visiten Holanda y quieran probar una de calidad (y comercial), la Amstelbok es la mejor con diferencia.

  3. No nos incites al pecado que estamos en la oficina, alguna caerá este finde. Los ojos vidriosos y la sonrisa tonta está permitida en otoño.

  4. Yo estuve en el festival de la cerveza en Bruselas recientemente, me quedé alucinado de la calidad y la cantidad de distintos tipos de cerveza…
    Salud

  5. La que tomé estaba brouwerada en Overijssel, en la frontera con Alemania. Me supo a gloria porque la tomé con el estómago vacío y mi nível de azúcar debía ser bajo, era dulzona, sabía a las típicas Trappe. La película de azúcar que aportó el toque vidrioso a mi mirada medía 2mm aprox., el sol en la autopista era de otoño y me salí de ella antes de empotrarme contra un camión provisto de Kooi Aap (carretilla elevadora incorporada en el trasero).

Comentarios cerrados.