Alles is Liefde

Alles is LiefdeEsto sorprenderá a algunos porque he ido a ver una película holandesa en versión original sin subtítulos de ningún tipo a sabiendas que mi dominio del idioma no es suficiente y tendría problemas para comprender algunas escenas. La razón fue mi abono ilimitado de cine que me permite afrontar retos como este sin que me preocupe el tirar el dinero e incluso volver a repetir si necesito captar el concepto de una forma más intensa. La película elegida fue Alles is liefde, la más taquillera de las últimas semanas y el gran éxito comercial del cine holandés este año.

Sinterklaas viene de España a Amsterdam para irse de putas

La historia es la típica de las comedias románticas segmentadas en múltiples tramas que confluyen en un final muy feliz y el título se puede traducir literalmente como TODO ES AMOR. Es cierto, todo es amor, da igual lo que hagas o con quien lo hagas porque lo que nos mueve es el amor, a nosotros mismos o a los otros, pero siempre con amor. Tenemos a un holandés que se viene desde España haciendo autostop en un camión y que sin comerlo ni beberlo acaba como Sinterklaas en la gran cabalgata de Amsterdam y de esta forma le cambiará su vida. También hay una pareja de homosexuales que se van a casar y uno de ellos duda, una pareja que se ha separado y mientras el marido sufre y trata de asumirlo la esposa se afina el coño con todo el que pilla, tenemos a una joven guapísima que está secretamente enamorada del príncipe y este termina conociéndola y teniendo que luchar para conseguir que ella le corresponda y también tenemos a un pobre desgraciado al que echan del trabajo y no se atreve a decírselo a la parienta y esta cree que se la está pegando con otras. O sea, lo normal en estos casos, con todas las historias relacionadas de alguna manera. El idioma no me supuso una barrera y pude comprender bastante dado que las imágenes ayudan y aunque muchas bromas se me escaparon la película me ha encantado. El plantel de actores y actrices está compuesto por lo mejor del cine y la televisión holandesa. Todos son famosos, todos son extremadamente conocidos y salvo un servidor que vive en su universo paralelo, todo el país está yendo al cine a ver la película por ver a alguno de ellos. Me quedo con Carice van Houten a la que quizás visteis en Zwartboek – El libro negro, una actriz preciosa y divertidísima.

Conviene recalcar que en el último año y medio las grandes películas holandesas han sido o dramones del copón o comedias con los inmigrantes turcos y marroquíes de por medio y en las que se explotan los dos o tres tópicos de siempre, su intransigencia, su altanería, su desprecio por la cultura occidental y su tendencia al crimen. En la última de esas películas el público dejó de acudir a los cines, la gente se cansó de ver lo mismo una y otra vez, me recordaba a esas películas que se hacen en España de la Guerra Civil y que los directores no se cansan de repetir una y otra vez. Por eso, la llegada de esta comedia sin turcos ni moros, sin polladas inmigratorias ha despertado a la gente y los ha llevado al cine en manadas porque eso es lo que querían ver, comedia romántica sin pretensiones, divertida, ligera, alegre, que te haga salir del cine tarareando el tema principal que cantan los de Bl0f y que por supuesto ya me he comprado.

No creo que esta película llegue a estrenarse en España así que no tendréis que preocupaos por verla pero si algún día tenéis la oportunidad, recordad que es una buena historia, divertida y agradecida.
gallifantegallifantegallifantegallifanteblancoblanco