Altar en una de las torres de Po Nagar

Altar en una de las torres de Po Nagar

Hoy tenemos otro altar, creo que el de la torre pequeña que vimos hace un par de días. Las torres no tienen ventanas y eso se nota en la alegría y cosa buena de las paredes. El lugar es tétrico que no veas y para paliar esto decidieron contratar un estilista que se graduó en la misma escuela que Dolorsi, la que le hace las uñas a mi madre y que se pirra por un color brillante. Por mucho menos que esto el Tribunal Penal Internacional ha juzgado a julays por crímenes de guerra. No pienso comentar nada del dildo gigantesco que hay en la parte delantera. Puedo confirmar y confirmo que cuando entré a hacer la foto no había nadie enchufado al mismo. Por el tamaño gigantesco, yo diría que está pensado para mujeres koreanas, que después de jiñar esos kabezudos se tienen que quedar desencajadas por los bajos. A veces me despierto gritando por las noches con pesadillas en las que mi madre le compra a Dolorsi treinta y cinco tupperwares más y las dos lámparas amarillas-horrendas y mi madre las pone en mi dormitorio en Gran Canaria.

3 opiniones en “Altar en una de las torres de Po Nagar”

  1. sulaco, hazte ilusiones las que quieras, pero después de tanto tiempo, tú ya no tienes “tu habitación de Gran Canaria”. En la realidad es “el espacio ese que no puedo usar en condiciones porque tengo que conservar la cama del pesado de mi hijo sulaco”.

  2. Como se nota que no la conoces. Aquello es un santuario, un altar. Hasta los lamparones de los peotes siguen marcados en las paredes. Tengo hasta la ropa que dejé en el año 2000 esperando por si cambio de idea y vuelvo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *