Altes Museum

Altes Museum

Altes Museum, originally uploaded by sulaco_rm.

El Altes Museum es un edificio del arquitecto Friedrich Schinkel y tiene el orgullo de ser el primer edificio diseñado para ser un museo en el mundo. Comparte plaza con el Berliner Dom y en esta visita estaba rodeado de grúas por algún tipo de obras que están haciendo allí. Por la noche lo iluminaron de una forma horrible para el festival de luces, parecía un puticlub de carretera de esos que puedes ver en las afueras de Madrid, Málaga o Valencia.

Si quieres ver otras fotos del viaje a Berlín las puedes encontrar en el álbum de fotos de Berlín y si quieres leer el relato de dicho viaje, comienza en Diario de Berlín, el prólogo

8 opiniones en “Altes Museum”

  1. Si alguien está pensando que el Museo del Prado se construyó antes que el Altes Museum, tiene razón. Pero se hizo para Gabinete de Historia Natural (una Academia, para entendernos), no para museo.

    Está situado al final de Unter den Linden (que empieza en la puerta de Brandeburgo), después de pasar el Spreekanal, por un puente que también es de Schinkel. Estaba justo en frente del Palcio Real, dejando entre los dos la explanada del Lustgarten.

    Con esta situación, Schinkel puso especialmente énfasis en la fachada principal, con ese orden gigante de 18 columnas jónicas (preciosas, dicho sea de paso) entre dos antas.

    La fachada principal es un stoa, que eran los edificios que colocaban los griegos en el agorá como mercado y otros menesteres. (De ahí viene la palabra estoico). A Schinkel le debió parecer bien esa imagen de edificio público en una plaza. En ella no se ve que el museo tiene dos plantas, aunque se intuye por la escalera monumental que aparece detrás de las columnas. En realidad aparecía, porque ahora la han cerrado con vidrio y le han puesto unos neones que hace que no se vea.

    En las fachadas laterales y posterior supo cambiar magistralmente la escala gracias a las antas que se convierten en pilares y que repite en las cuatro esquinas del edificio. Estos pilares dan el tamaño y proporción al cornisamento que recorre todo el edificio, y alojan, mediante un sutil artificio, las bajantes de la cubierta.

    Del volumen general asoma un paralelepípedo que esconde detrás un recinto cupulado, como se ve en la planta, que articula junto a la escalera y los dos patios la disposición de las salas.

    El inmeso vaso de granito que está frente a la escalinata principal también es suyo.

    No sé si se nota, pero me gusta.

    Las grúas probablemente sean de las obras del Neues Museum, que está justo detrás.

  2. Un montón de información interesante. Las grúas eran un cáncer empotrado en la parte superior del edificio. He quitado un montón de ellas. La iluminación nocturna es horripilante, con un montón de focos de colores haciendo un arco iris. Es de lo más vulgar.

    También a la derecha, junto al Berliner Dom hay obras masivas. Están derrumbando la mierda de edificio que hicieron los comunistas para volver a construir el palacio real, que ahora tendrá otra utilidad.

  3. No como aquí. España ha construido en los últimos años casi tanto como el resto de la Unión Europea junta.

    Las obras en Berlín han sido, aunque no sólo, obras de reconstrucción, para acabar de cicatrizar las heridas de la Guerra y poner un poco de orden en el desaguisado oriental. Se han hecho viviendas y oficinas también, pero no tantas como aquí. De hecho, el mercado inmobiliario está prácticamente parado. Habían previsto crecer, después de la unión, unas diez veces más de lo que realmente ha sucedidio.

  4. Corsaria: te aseguro que allí especulación del ladrillo la justa. Vives por la mitad y en un piso con el triple de metros cuadrados y en pleno centro.

  5. De eso doy fé. Sé de alguien que ha comprado un piso (pequeñito), hace dos meses, muy cerca de Ku-damm por 66.000 ??.

  6. Joder, esa zona de la ciudad es la que más me gusta, con las tiendas. Pensé que sería muchísimo más caras. En Nueva York, un Estudio de estos de ministra española sale por un huevo y parte de otro y encima con gastos de comunidad de más de quinientos dólares mensuales.

  7. Aclaración: Berlín no es en absoluto representativa de la situación inmobiliaria en el resto de Alemania; las viviendas son muy económicas, sin comparación con cualquier otra gran capital europea -Londres, París, etc. Las viviendas en cualquier ciudad mediana de la antigua República Federal son mucho más caras que en Berlín y con precios desde luego comparables a los españoles, y en general superiores. Y ya sé que el nivel de vida es también superior.

Comentarios cerrados.