An American Haunting – Maleficio

AnTodos conocemos el mantra ese que suena cuando descubro que hay algo que huele a terror en la cartelera. Una vocecilla me canta al oído y me engatusa poco a poco hasta que sin darme cuenta acabo en el multicine más cercano y entro a ver la película. En esta ocasión se trata de An American Haunting que se transformó por obra y gracia de un traductor que jamás debió aprobar la carrera en Maleficio.

La historia transcurre en el siglo XIX (equis-palito-equis) cuando una familia de julays de campo se pelean con la puta de la vecina y por culpa de eso su hija se pone a echar esputos verdes, a gritar palabrotas y a tratar de comer los nabos de todos los machos del pueblo mientras su padre la trata de exorcizar de alguna forma o manera. La niña es más entretenida que una televisión y los vecinos vienen a la casa a verla porque hace todo tipo de cosas. Al final triunfa el amor verdadero, la niña se atraganta con un rabo de vecino y con las arcadas escupe el espíritu nonato de Carmen de Mairena que era lo que la estaba haciendo sufrir tanto.

Buenos actores, una buena idea, dinero suficiente, unos decorados preciosos y así y todo la cagan y consiguen hacer una película sosa y aburrida como pocas. La tensión brilla por su ausencia, el terror jamás se dejó ver, las escenas que debían estrujar nuestros huevos se suceden sin el más mínimo interés. La tramilla de amor que va por debajo no cuela, el alcoholismo de los protagonistas no te alegra la vida y con tanto mal rollo uno sale del cine pensando que hemos perdido hora y media de nuestra vida que podríamos haber usado para ir de compras, cascárnosla o buscar gamusinos en el jardín.

La culpa del desastre la tiene por supuesto el director, un tipo que trató de repetir todos los clichés del cine de terror desde la invención del celuloide y acabó por joder la película. Cada escena que ves queda arruinada después de diez segundos que es lo que tardas en reconocer la película que ha copiado y lo que sucederá a continuación. Se las quiso pasar de listo y terminó estampado en su propia mediocridad. Me pregunto que coño pensaban los tipos que invirtieron su dinero cuando vieron el resultado de tremenda basura.

Si te aburres, si vives en una ciudad con un único cine y esta es la única opción o si quieres joder a alguien bien jodido entonces esta es tu película. Si no, espera a que la den en la tele y aprovecha tu tiempo para hacer cosas más interesantes.
gallifantegallifante

Technorati Tags: , ,