Año Uña

Después de una primera experiencia horrible, estábamos temblando por lo que nos podía deparar el festival de cine latinoamericano de Utrecht. Nuestra segunda película era un experimento bastante radical, que navega por océanos a los que difícilmente se les puede considerar de cine. Íbamos a ver Año uña, de Jonás Cuarón. Esperábamos el comienzo abanicándonos y jurando que si la película era mala, nos marchábamos inmediatamente porque con un tostón al día hay más que suficiente y esa era nuestra segunda película. Antes de empezar la proyección, Jonás Cuarón nos introdujo a la misma y casi nos vamos ahí mismo. La historia eran unas miles de fotografías tomadas a lo largo de un periodo de tiempo y reordenadas para crear una historia. ?l mismo reconoció que esto era un experimento.

Un julay mexicano se encoña de una gringa

El primer minuto recibes un shock por ver imágenes estáticas y escuchar unas voces que van diciendo lo que pasa en ese momento o lo que piensan los protagonistas de las fotos. Después te olvidas de la falta de movimiento y tu cerebro es el que rellena los espacios y crea la continuidad visual. La historia es simple y al mismo tiempo muy hermosa. Un chico se enamora de una joven americana que se baja a México a practicar su español y en un arranque de locura, se va a Nueva York para pasar un día con ella. Entre medias, tenemos varias historias secundarias que complementan este tema. Los diálogos son en muchas ocasiones hilarantes y la verdad que sales del cine con la sensación de haber visto una muy buena peli.

Aquí no tenemos complejos efectos especiales, sofisticados giros argumentales o soberbias actuaciones por parte de un sólido grupo de actores y actrices. Solo tenemos imágenes fijas que se van proyectando como diapositivas y las voces por detrás que nos guían a lo largo de la historia.

No me atrevo a recomendarla a menos que te guste el cine de autor y seas capaz de disfrutar con experimentos extraños.
8artuditos

2 opiniones en “Año Uña”

  1. Yo la recomiendo 100%,  y me parece adecuada para toda la gente les guste o no el cine de autor, lo que más me impactó de la peli es precisamente lo que dices, la capacidad de lograr en el espectador el recrear los espacios vacíos por falta de movimiento, y que finalmente se vuelve a probar que un guión bueno es la mayor parte. A mi me pareció una historia además contada tan simple y con buen humor que se lleva por los cachos a más de una con presupuestos enormes. Este chamo Cuarón tiene talento y viene a demostrar que Hijo de Gato…. Besitos para ti.

Comentarios cerrados.