Antes, durante y después de cierto día

El uno de enero, a las seis menos catorce hora canaria, mientras otros dormían la borrachera o seguían de juerga yo estaba en el aeropuerto de Gran Canaria esperando a que saliera mi avión. En un momento de ofuscación mental se me ocurrió hacer un pantallazo con lo que hay en la zona principal de mi teléfono el primer día del año. Aquí están las cosas que realmente uso y que quiero tener muy a mano.

iPhone 1/1/2013
iPhone 1/1/2013, originally uploaded by sulaco_rm.

Ahí tenemos los clásicos: el iMessage y el güasaaa para interaccionar con amigos y conocidos, el Trein para moverme por Holanda, Rabobank para todo lo relacionado con mi banco, ese que fascina a las cajeras del Merkamamona cuando les doy la Rabocard y me miran y yo les sonrío despectivamente confirmándoles que solo te dan esta tarjeta cuando el cipote es la parte más prominente de tu anatomía. También en esta pantalla tenemos la aplicación para comprar las entradas de cine en el Pathé y Wunderlist, la única cosa que me permite estar permanentemente conectado a todas mis listas, como la de la compra, la de las cosas que cocino, el cine que veo, lo que necesito para viajar o para ir a patinar. Yo si nadie hubiese inventado las listas lo habría tenido que hacer. Netvibes es lo que separa a un ser humano de las bestias. Unos permiten que GooglEvil viole su privacidad y lo sepa todo sobre ellos y otros buscamos alternativas. Por último Dropbox que es en donde pongo todos los documentos que necesito en los escasos viajes que hago cada año. Veremos cuántos de estos programas pasan el corte y siguen ahí el año próximo.

Como he estado liado con los resumenes y otras tonterías no he podido comentar nada sobre lo que sucedió antes, durante y después del día que recibimos el Telegrama desde Nunca Jamás ??. Mi amiga la Chinita me dejó mi regalo de cumpleaños a comienzos de diciembre porque se iba para Indonesia a recorrer una parte del país durante un mes y sabe que yo puedo ser muy rastrero con estos temas. Como sabe que mis gustos son más bien bastos y mi paladar no tolera el vino, me compró una caja que parece el libro ese de Vamos a contar mentiras que nos obligaban a leer en las clases de religión. Es de cervezas Grimbergen:

Grimbergen
Grimbergen, originally uploaded by sulaco_rm.

En su interior, cuatro variantes fabricadas bajo esta marca y un vaso para beberlas. Tenemos la Blond, Dubbel, Tripel y la Optimo Bruno. Huelga decir que la Chinita ganó varios puntos de karma por su acertado gusto y por su afinada puntería a la hora de saber lo que me gusta, algo que los que se empañan en regalarme películas que no me gustan o libros que no leo deberían aprender para evitar futuras miradas asesinas de mi parte:

Caja de cerveza Grimbergen
Caja de cerveza Grimbergen, originally uploaded by sulaco_rm.

La Chinita no fue la única que aplicó la lógica a la hora de comprarme un regalo y otro de mis amigos me presentó la siguiente ofrenda:

Regalo de cervezas
Regalo de cervezas, originally uploaded by sulaco_rm.

Tenemos una cajita de madera especial para llevar unas cuantas cervezas contigo y en su interior una selección de cervezas especiales. Lo dicho, que hay gente que sí que parece saber lo que hay que regalar y no te tienes que gastar un montón de dinero para triunfar. Como yo no creo demasiado en el azar y prefiero determinar mi propia suerte, cuando mi amigo el Rubio me dijo que celebraría mi cumpleaños en su casa opté por prepararme mi propia tarta y así saber con una certeza absoluta que sería mi favorita. Me hice una Tarta Guinness de chocolate que lucía espléndida y estaba de morirse de gusto:

Tarta Guinness de chocolate
Tarta Guinness de chocolate, originally uploaded by sulaco_rm.

Me entró el frenesí en la cocina y ya aproveché para pasar unas horas más por allí y también preparar otras cosillas que llevé conmigo a casa del Rubio:

Pasteles de nata y cruasanes
Pasteles de nata y cruasanes, originally uploaded by sulaco_rm.

Se trató por supuesto de unos pasteles de nata y de cruasanes. La receta de los primeros ya la tengo bastante probada pero aún no he dado con los recipientes perfectos o la cantidad exacta de masa de hojaldre que se necesita. En este caso estaba probando a hacerlos en flaneras pero no me gustó el resultado. Eso sí, de sabor estaban bestiales. Con los cruasanes me sucede algo parecido, he probado varias recetas y por ejemplo ésta en particular no me convenció por no usar huevo para recubrirlos y porque salen demasiado pequeños.

Estando en casa del Rubio hice unos chocolate cupcakes que supongo que se traducirá como pastelitos de chocolate ya que definitivamente no son magdalenas, junto con los niños. Nos divertimos cocinando juntos y por supuesto devorándolos. La receta la sacamos de una aplicación con un recetario que apple regalaba durante los 12 Días navideños.

Chocolate cupcake
Chocolate cupcake, originally uploaded by sulaco_rm.

Y para ir cerrando este paseo fotográfico por la comida que rodeó un evento de mi vida, mi amigo el Rubio eligió cocinarme un estofado con cerveza belga, un plato que toma incontables horas para preparar ya que está al fuego una ingente cantidad de tiempo absorbiendo el sabor de la cerveza y ablandando la carne. Su mujer lo acompañó preparando unas coles de Bruselas con beicon que estaban riquísimas y el Rubio hizo unas papas fritas como solo se saben hacer por aquí arriba, con tres sesiones en la freidora a diferentes temperaturas para conseguir la textura y el sabor perfecto para las papas:

Yo añadí un queso de Gran Canaria con pimentón, jamón pata negra y fuet para completar la comida. El Rubio tenía unas cuantas cervezas especiales para la ocasión pero claro, el alcoholismo social es terrible y llega un momento en el que la capacidad de hacerle fotos a las cosas se pierde en el camino y por eso no hay constancia de la efímera existencia de esas cervezas. Acabamos pasadas las tres de la mañana y la resaca del día siguiente fue legendaria en el sentido de que ambos dábamos positivo seguramente hasta las diez de la noche del día siguiente si nos hacían un control y al menos en mi caso, tenía la sensación esa de estar en el punto feliz al que te lleva el alcohol una vez has cruzado la línea de la prudencia y la moderación. Pese a todo esto, el lunes seguía en mi número feliz para el peso perfecto, el sesenta y cuatro

2 opiniones en “Antes, durante y después de cierto día”

  1. ¡Qué hambre me ha dado!… Y eso que he acabado de cenar hace poco; pero todo tiene una pinta espléndida.
    Y siento contrariarte, pero si no existieran las listas…las habría inventado yo. A mí, a listas, no hay quien me gane; hago tal cantidad de ellas, diariamente, que podría empapelar una casa de 200 metros cuadrados, cada semana.

Comentarios cerrados.