Aplicaciones en mi iPhone

Las aplicaciones en mi iPhone

Las aplicaciones en mi iPhone, originally uploaded by sulaco_rm.

Las tres claves que distinguen el iPhone de cualquier otro artilugio que haya poseído hasta el día de hoy son la interfaz, la reunificación de cacharros en uno y las aplicaciones. Se ha hablado un montón sobre la interfaz, lleva un año en la calle y todavía ninguno de los contendientes ha conseguido sacar algo que le haga al menos un poco de sombra. Es sencillamente fantástica y en combinación con iTunes un equipo imparable.

El segundo aspecto que resalta es el poder volver a salir de casa llevando un solo dispositivo, con el que navego por Internet, hago llamadas, mando mensajes, juego, escucho música y podcast y cuando encuentro alguna cosa interesante, la fotografío. Es un alivio el dejar atrás otros tres aparatos y tener la libertad de saber que todo va contigo, tu agenda, tus correos, música y demás.

Lo tercero son las aplicaciones. Yo he tenido un teléfono con Windows Mobile en el que añadir una aplicación nueva era una pesadilla que no querías vivir, tanto porque sudabas tinta para encontrarla y cuando lo hacías venía el trauma de lograr que llegara sana y salva al teléfono. He tenido un Sony Ericsson que permitía muy poco y siempre con muchas limitaciones y ahora llegamos al iPhone y la sencilla visión del mundo de apple. Voy a iTunes, lugar bien conocido tras años de uso y allí busco mis aplicaciones sin grandes problemas, las elijo, confirmo y llegan al iPhone en la siguiente sincronización sin más problemas. También puedo hacerlo directamente, a través de Internet y desde el teléfono, pero siempre he sido de natural gandul y prefiero la vía de iTunes. Aún no he comprado ninguna porque no he sentido ninguna necesidad imperiosa. Todo lo que quiero está en versión gratuita y por ahora es suficiente.

En la imagen vemos un pantallazo de mis aplicaciones, las cuales paso a explicar:

  • La primera en realidad no lo es, es un botón con la bitácora para llegar a ella más fácilmente. Se generan desde Safari en un instante y pueden ser muy útiles para los sitios que visitas siempre.
  • La segunda aplicación es Buienradar.nl y es más que probable que jamás hayas oído hablar de este sitio a menos que vivas en Holanda. Esta aplicación básicamente es una copia de su web y en ella tienes, en tiempo real, el mapa de las nubes sobre los Países Bajos hecho por radar, con animaciones y la posibilidad de ver la previsión del tiempo para las próximas tres horas con una precisión terrorífica. ¿Para qué lo usamos? Sencillo, este es el país de las bicis así que miras el buienradar y sabes si lloverá mientras vas camino del trabajo o si deberías salir cinco minutos antes o después. No podría vivir sin esto.
  • DizzyBeeFree es un juego chorra que aprovecha los sensores de posición del iPhone. Muy divertido para un par de minutos mientras vas en el tren y quieres jugar a algo sencillo.
  • Arcade, otro juego de esos simples, aunque no termina de convencerme e imagino que pronto lo quitaré.
  • BreakClassic, una especie de Arkanoid evolucionado, entretenido y genial en la forma en la que han creado una zona para que uses el dedo para mover tu jugador.
  • AirMe. Una aplicación que me permite hacer fotos y subirlas a flickr. La imagen que hice hace una semana en Kamerik fue colocada en flickr con esta pequeña herramienta muy práctica.
  • Labyrinth LE, un juego de esos de mover la bola procurando que no caiga en ninguna de las trampas y que también usa todas las funciones de los sensores. Ya me he aburrido y supongo que lo quitaré pronto porque en la versión gratuita no tiene muchos niveles.
  • WordPress, la versión para iPhone de la parte de administración del motor de la bitácora, ideal para escribir anotaciones desde el teléfono y publicarlas de una forma sencilla y profesional.
  • JawBreaker, otro de esos tipos de juego que siempre me enganchan y de los que no me canso.
  • Aurora Feint, la auténtica pasada, una virguería visual, acojonante que sea gratis porque tiene un acabado increíble y un alto nivel de adicción.
  • Moonlight Mahjong Lite, el Mahjong de toda la vida pero en 3D y ahora para tus dedos.

Aparte de estas aplicaciones, conviene dejar constancia de los truquillos que he descubierto y que me hacen la vida más fácil:

  • ¡El micrófono de los auriculares tiene botón! Tuve que leerme los hints and tips de la página del iPhone para descubrirlo. Quieres escuchar música, pulsas el botón una vez y tu iPhone se enciende como iPod, pulsas otra vez y se pone en pausa, pulsas dos veces y saltas a la siguiente canción, te llega una llamada, pulsas una vez y la respondes, dos y la mandas al buzón de voz, esto es lo más.
  • Pulsando dos veces la barra de espacio al escribir pones un punto seguido de un espacio y el iPhone activa la tecla de mayúsculas. No veas lo cómodo que es escribir SMSs con esto.
  • Pulsar dos veces la tecla HOME activa un menú especial para controlar el iPod.
  • Si pulsas a la vez la tecla HOME y la de encender tomas un pantallazo de tu iPhone, tenéis un ejemplo en la imagen que preside esta anotación. Practico si quieres tener constancia visual de algo.

Y fuera de esto, no solo no me arrepiento de haberlo comprado sino que cada vez me cuesta más comprender por qué las otras compañías no han hecho anteriormente algo tan sencillo y eficiente.

13 opiniones en “Aplicaciones en mi iPhone”

  1. Yo es que el uno-para-todo no lo termino de ver. Agenda y teléfono, en uno sí. Pero lo de la cámara… Buf. Como que no. Las pruebas que he hecho con el móvil siempre dejan mucho que desear. Más cuando las condiciones de luz no son buenas.

    Dado que no tengo muy claro que al final lo pille, el iPhone, dada la cantidad de cosas experiencias negativas sobre Movistar que estoy leyendo, he estado pensando en pillarme el iPod Touch. Bueno, ya veré. Lo que es cierto es que siempre intentaré llevar mi cámara digital conmigo, indistintamente del iPhone o el iPod o todos los cachibaches que lleve encima.

  2. Saulo, la Canon no va siempre conmigo y hay multitud de cosas que descubro y quiero fotografiar en el instante y para eso uso el teléfono. En su tiempo tuve una Olympus pequeña pero la dejaba atrás cuando no llevaba la mochila, me olvidaba de cargar las pilas o simplemente, no daba la talla porque sus imágenes, comparadas a las de las cámaras de móviles no tenían demasiada diferencia de calidad. Y el destino de esas fotos es la bitácora, en un tamaño muy reducido y sirven para ilustrar algo muy determinado.

    Cuando salgo con la cámara, esa es otra historia, va en un mochilón enorme para poder llevar el 18-85mm, el 70-200mm, el 90mm de macro, el 8mm de Fish Eye, los extensores de 1.4 y 2.0, los anillos de macro (los tres), el flash, las memorias de repuesto, la batería de repuesto, el trípode, el equipo de limpieza y entonces estamos hablando de kilos y kilos de peso. Eso solo sucede cuando voy a hacer fotos con ese propósito explícito.

  3. Estoy de acuerdo que la camara del Iphone es mejorable, pero suficiente, creo yo, para fotos “casual de andar por casa”. Sigo sin plantearme adquirir un Iphone de momento, pero en navidades podría caer.

  4. Yo intento llevar siempre conmigo la D50 con el objetivo de serie, que aunque de plástico es muy bueno, que cubre de los 18 a los 55. Suficiente para la mayoría de los casos y, al ser de puro plástico, no llega a los 400 gr más de peso del equipaje completo que llevo cada día. Para todo lo demás y con todo el equipo, la D200. Eso sí, no siempre la llevo conmigo y tiro del teléfono del móvil en aquellas ocasiones en que me arrepiento profundamente de no tener la D50 conmigo.

  5. Tú estás loco. ¿Una bici en Las Palmas? O te dejas los pulmones subiendo cuestas o te los llenan de humo del chungo. Para moverme por el mundo en bici primero tendría que cambiar el lugar del mundo en el que voy a hacerlo.

    Una mochila, es lo que llevo siempre.

  6. mmmm… Hace años hice una division del ser humano entre los que llevamos mochila y los que no. Esto fue debido a que varias veces me lo decian mis amigos en Las Palmas (en Inglaterra casi todo el mundo lleva mochila aunque lleven coche o salgan de marcha.

    Los usos son multiples. En Holanda flipe: no solo puedes entrar en el super con ella sino que ademas puedes poner la compra dentro; al llegar a la caja, sacas las cosas, las pagas y te las llevas ahorrando bolsas de plastico. Tambien es util para saber si te cabe todo antes de pasar por caja.

    En España dificilmente veremos esto…sigh

  7. M, en mi mochila va el pantalón chubasquero para la bici, el chubasquero, un par de bolsas para el supermercado, el aparato de seguridad para poder mirar mi cuenta bancaria por Internet, pastillas, el flis del asma, un paraguas, las luces de la bici y algunas chorradas más. En los únicos supermercados en los que te revisan la mochila es en los Lidl porque suelen acudir muchos terroristas musulmanes de esos.

    saulo, arrastro la mochila a todos lados, diariamente, pero paso de echar dentro el lastre de la cámara.

  8. TEMAZO:
    ¿Habéis comparado las condiciones del contrato para conseguir el iPhone en España y en Holanda (según nos cuenta sulaco?
    Conclusion:
    En españa nos roba todo el que se lo propone.
    Estoy INDIGNADO

  9. Marco, el uso continuado de mayúsculas termina por enervarme y su abuso está penado en esta bitácora. He editado tu comentario para ajustarlo a las estrictas normas del Libro de falta de Estilo de Distorsiones.

  10. ok
    por favor, el nombre ponmelo tambien en minúsculas, que si no parece que me doy importancia…
    por lo demás, sigo INDIGNADO:
    el contrato, 15 euros/mes para uno de 8 gigas. Esto incluye datos a una velocidad penosa, no llega a 3k ni de coña. Nada de llamadas, mensajes ni otra cosa que se le parezca(¿zonas wifi?). Este contrato con clausula de 2 años mas un desembolso no menor de 200 euros a la recepcion
    un ROBO

  11. Hombre, llevando todo lo que llevas en la mochila, entiendo que no estés dispuesto a cargar, también, con la cámara. Pero deberías, entonces, hacerte con una algo más versátil y de mejor calidad que la cutre que te trae cualquier móvil, por muy Carl Zeiss que sea. ¿Tal vez una Canon G5?

  12. saulo, la Olympus que compré, en un año y pico, no llegó ni a las ciento cincuenta fotos. Básicamente permanecía en la mochila sin uso alguno, demasiado grande para llevar en el bolsillo, demasiado pequeña para ofrecer calidad. Ahora me conformo con la del móvil, la cual sirve solo para capturar instantes que terminarán en la bitácora, con tamaño máximo de 500 pixels y para eso es más que suficiente cualquier cutre-cámara de móvil.

Comentarios cerrados.