Asesino de mierda

Después de dejarlo reposar durante un par de semanas para que se asiente la información y fluyan las palabras, me siento con ganas y con ansias de contar uno de esos días grises y aburridos de mi vida. Pese a que fue tan vulgar como cualquier otro, creo que lo dividiré en pequeñas historias que cuentan momentos específicos de ese día y las cosas que viví en el. Enlazaré todas las historias para que quien quiera puede leerlo de una forma continua.

Ese lunes madrugué a pesar de ser festivo porque iba al Pinkpop con Dani y su novia. Salí de casa pasadas las ocho y media para coger la guagua que me llevaría a la estación.. Por no ser laborable el servicio de transporte público seguía los horarios de los domingos y no quería perder el tren, así que añadí algo de tiempo en los previos. Fue una buena decisión porque la guagua apareció cuatro minutos antes de tiempo. Iba vacía, salvo por el conductor. Subí y me apoltroné en la parte de atrás. En la siguiente parada se subió un hombre que se sentó cerca de mi y después de avanzar un par de cientos de metros se para la guagua. Delante de nosotros había dos coches de la policía, una ambulancia y una multitud silenciosa de cabezas de queso. Me cambié de sitio para poder ver mejor y siguiendo las leyes de la atracción por la desgracia ajena vi que el objeto de tanto revuelo era una joven ciclista a la que había atropellado un coche. La chica yacía en el suelo mientras unos cuantos paramédicos y policías revoloteaban a su alrededor y le hacían preguntas. La bicicleta estaba en el suelo, completamente destrozada. La gente que miraba no decía nada, únicamente miraba a la chica. Era una joven rubia y posiblemente por debajo de los veinte años que seguramente iba hacia el trabajo porque ese día todas las grandes superficies, tiendas de muebles, de jardín y similares abrían para aprovechar las sinergía que produce el tener al resto del país de vacaciones y en disposición de comprar y tirar dinero.

De repente se oye un pequeño revuelo. La policía estaba quitando los coches que bloqueaban la carretera para que nuestra guagua pudiera seguir y al moverlos vimos que el coche que había atropellado a la chica estaba allí. Era uno de esos vehículos tuneados por algún gilipollas al que le han comido el tarro y que se gasta el dinero en tener un coche acorde con su monstruosa y amorfa personalidad. Hay que ser gilipollas profundo para tirar el dinero de esa forma pero bueno, cada tonto que juegue con su palo.

El revuelo se formó porque el conductor del vehículo y atropellador de chabalas era un negro con más pinta de musulmán que los talibanes que salen por la tele. La policía lo tenía tirado en el suelo con los brazos en cruz, dos polis aplastándolo contra el asfalto y tres más contemplando la operación. Le estaban haciendo el tratamiento completo de Al-Qaeda, el servicio integral y con extras. El tipo trataba de hablar pero como no lo dejaban moverse, cada vez que intentaba liberarse aumentaban la presión. La poli podía sentir el cariño y el apoyo de toda la gente que estaba allí. Se trataba de un maldito asesino y posiblemente terrorista descendiente de toda esa gentuza que está viniéndose a Europa y tratando de arruinar nuestra excelsa herencia cristiana, conseguida tras miles de años de batallas, guerras y pachangueo. Tenía la cámara y seguramente podría haber hecho una foto pero me temo que si me descubren haciéndolo a mí también me aplican el mismo tratamiento.

El hijoputa asesino de mierda seguía buscando la forma de zafarse y su cara se le había puesto roja del esfuerzo. Seguro que se dañó la mejilla que tenía contra el asfalto al forcejear. Alguno de los espectadores dijo algo que supongo fue una frase de ánimo para arengar a los polis y que lo liquiden allí mismo y los demás murmuraron con aprobación. Por la calle aparecieron un grupo de chiquillos negros corriendo a los que seguía una mujer que berreaba como una loca. Debía ser la madre de aquel tipo. A la señora la pararon en seco los policías y los niños trataban de hablar con el otro pero no lo hacían en holandés y no sé lo que decían.

Finalmente quitaron el bloqueo y nuestra guagua continuó su camino hacia la estación sin más contratiempos. Está claro que hay racismo en todos lados. Si la persona que atropella a la chica es rubia, o una anciana de esas con carita de santa o cualquier otra persona cuya herencia genética provenga del país el tratamiento de la policía habría sido distinto. El castigo quizás sea igual pero la forma de ejecutar el arresto seguro que no es la misma. El tipo aquel, con su mierda de coche podrá ser un gilipollas integral y todo lo que queráis y seguramente atropelló a la joven por saltarse una señal de ceda el paso y su color de piel y su aspecto lo convertía en un potencial terrorista al que había que dar una lección que no olvide. Esto lo podemos extrapolar fácilmente a cualquier sociedad y cambiando el color de piel seguro que sucede.

10 opiniones en “Asesino de mierda”

  1. Hace unos días, esperando en la parada de autobús, ví cómo un policía arrestó a un hombre de rasgos árabes y le insultó: “moro de mierda…”. Todos los que estábamos en la parada lo oímos, y muchos dijeron cosas del estilo de “tendría que haberle partido la cabeza con la porra” o “que se vayan a su país”…

  2. continúo (he apretado al intro demasiado pronto): ninguno de los que estábamos en la parada del bus sabíamos realmente el delito que había cometido ese hombre, porque él y el policía venían de otra calle y se dirigían hacia el coche patrulla que estaba cerca de donde estaba la parada. Aún así la gente lo prejuzgó por ser árabe y se ensañaron con sus comentarios

  3. ¿No es posible que el se resistiera al arrestro y por eso le daban ese trato? Incluso quizas les saco un arma blanca. Se me hace muy dificil pensar que un policia ponga a un detenido contra el suelo delante de numeroso publico sin un buen motivo como una contestacion agresiva o similar.

  4. No creo que se resistiera y si lo hizo, después de atropellar a una persona es estúpido. En este país las bicicletas tienen ABSOLUTAMENTE todos los derechos en la carretera y él lo sabe.
    Y allí todo el mundo estaba a favor de apalearlo si era necesario. La policia holandesa es de las más expeditivas de Europa. Son unos tíos super-chachis pero como les toques los huevos, les sale el Darth Vader que todos llevamos dentro.

  5. Esto me recuerda una vez que estábamos hablando unos amigos, y en esas esse nos acerca una señora que tenía aspecto de sufrir un estreñimiento de 3 años y nos suelta: ?Como podéis defender a esos árabes que ocultan el rostro de sus hijas bajo un velo. Arj, si todavía no se han civilizado!??
    Poco a poco me imagino su ideal de civilización: un marido de 2000 $ mensuales, un piso de 4 habitaciones, cocina y dependencias, y cine el domingo

  6. sulac, igual el colega llevaba drogas encima… un lunes festivo a esa hora lo mismo venia de una fiesta e iba puesto hasta arriba…

    No puedes prejuzgar tu tampoco el comportamiento de la policia, porque igual fue ejemplar…

  7. Es curioso, vemos una escena que a todos nos repugna y buscamos la razón para justificarla ya que sabemos que, de aceptarla sin más, estamos comentiendo un delito moral y jurídico.
    ¿Por qué diablos hemos llegado a esta situación?. Me limito a España y, más específicamente, a Canarias. Desde hace ya unos años, empezamos a ver llegar a nuestras islas emigrantes hijos de antiguos canarios inmigrantes. Al principio, era el mismo Gobierno de Canarias quien patrocinaba la vuelta de los antiguos inmigrantes con sus familias. Ahora, son unos “hijos de putas sudacas” que vienen a quitarnos el puesto de trabajo a los locales. Qué curioso, ya nos olvidamos que están volviendo aquellos que, en su día, vieron como sus padres eran recibidos con los brazos abiertos en sus países de origen.
    Ahora vienen los africanos, a ver a quién nos quieren hacer creer que llegan en esos callucos desde distancias que inviertes más de 5 días de navegación sin apoyo ninguno.
    Primero, cuando venían desde Marruecos y destino Provincia de Las Palmas (Lanzarote, Fuerteventura y, en menor medida, Gran Canaria), el Gobierno Autónomo no movió un dedo pero, ahora, que llegan a Tenerife, La Gomera y El Hierro, tiene que intervenir la Comunidad Europea.
    Se llegan a acuerdos, primero con Mauritania, ofreciendo dinero para que reciban a sus inmigrantes ilegales y luego, cuando el resto de países ve el negocio, monta bases de cayucos para dar salida a unos pocos muertos de hambre y exigir a Europa que les den dinero. En definitiva, nos están extorsionando.
    ¿Cuándo acabará esto?, ésta es la verdadera situación que motiva a estos comportamientos racistas.

  8. Los “hijos de puta sudacas”se sienten españoles ó sudacas? Tienen pasaporte español? Pregunto esto porque es la primera vez que escucho que a los emigrantes retornados se les llama así (ó a sus hijos).

    El problema es que Canarias está muy mal situada geográficamente y estais como los irlandeses, que reciben toda la lluvia acumulada del Atlántico en exclusiva. Creo que Europa puede prescindir del dinero que se paga para que vuelvan a su país de procedencia, es otra forma de subvencionar esos países que ya nos hemos ocupado de castigar en otros tiempos. Si la economía cojeara no tendríamos esos problemillas. Aquí en Holanda ocurre lo mismo, como siempre, el que sufre el problema es al que le cuesta llegar a final de mes, los otros dictan las leyes y se beben el whisky con hielo el sabado tarde-noche, y el domingo, y el lunes…..

  9. Creo que se lo están tomando a la tremenda. Yo vi algo y escribí sobre ello. Seguro que en otros lugares suceden cosas peores y puede que el tío estuvera drogado o borracho o no y lo haya hecho porque es uno de esos cabrones que conducen en modo rally.

  10. Ya lo último, es que buscan descendientes de esos inmigrantes en América para que se alisten en el ejército español, ya que, en la misma madre patria, no hay voluntarios para cubrir las plazas que precisan.
    Mantienen la doble nacionalidad ya que, por el momento, no se les exige que renuncien a ninguna. La gran mayoría de los inmigrantes en España lo son con pasaporte europeo.

Comentarios cerrados.