Atardecer en el pais del agua

El sol se aleja lentamente en el horizonte mientras disfrutamos de una deliciosa tarde de primavera en el corazón de Holanda, rodeados de agua e infinitos campos de hierba que descansan en polders, en lugares que hace unos cientos de años estaban cubiertos por las aguas y ahora la persistencia y dedicación de los holandeses han producido el milagro y pese a encontrarnos a casi dos metros por debajo del nivel del mar, estampa en tierra y no en el agua