Bailando, me paso el día bailando en el club de las 500

Creo que hace ya unos cuatro años que no me paso por el Amsterdam Gay Parade, ya sea porque ese fin de semana estoy en algún otro lugar del mundo o porque lo he visto varias veces y he hecho la cantidad suficiente de fotos como para que no me resulte interesante. Este año me enteré del fin de semana en el que se celebraba cuando al llegar a Amsterdam para ir al cine y pasar por Rembrandtplein me lo encontré decorado como un puticlú de carretera y en la puerta del bar de las machorras un montón de camioneras más feas que PoZí restregaban piporros al ritmo de canciones de los Village People. En el año 2005 sí que estuve haciendo fotos en la cabalgata y hice esta foto, la cual, pese a haberla elegido para ponerla en la bitácora, parece que nunca lo llegué a hacer. Como la foto formaba parte del grupo, parece que ha ido a rebufo de las otras juntando visitas y así ha llegado al umbral necesario para que hoy le demos la bienvenida al Club de las 500.

2 opiniones en “Bailando, me paso el día bailando en el club de las 500”

  1. Todas las veces que he ido a Ámsterdam, me encuentro con cosas de ése estilo (aunque no sea el día especial de nada). Tiene su gracia. Al menos, ayuda a desmentir ése bulo de que los holandeses son tan fríos.

Comentarios cerrados.