Baldaquino en la Basílica de San Pedro

Cuando entras en la Basílica de San Pedro el baldaquino de bronce que diseñó Bernini en el siglo XVII destaca bajo la inmensa cúpula. Ahí donde lo veis tiene 29 metros de alto y he leído que el bronce que usaron para construirlo lo quitaron del Panteón Agripa de Roma. Bajo el baldaquino está la tumba de San Pedro. Todo el interior de la basílica es un despliegue de lujo que quema los ojos y nos da una idea del poder que ha tenido la iglesia a lo largo de los siglos.