Barreras escondidas en las luces del Stenenbrug

Barreras escondidas en las luces del Stenenbrug

Si hay algo absolutamente asombroso de los Países Bajos es la cantidad cercana al infinito de puentes que hay. Es imposible contarlos porque existen muchos privados o que no tienen nombre. Los hay por todos lados y permiten pasar sobre los canales, que de esos también tenemos una purriada. La mayor parte de esos puentes se pueden abrir y el tipo más popular que se construye es el de puente basculante. El centro de la ciudad de Utrecht tiene unos noventa puentes y uno de ellos es el Stenenbrug, cuyo nombre literal significa truscoluña no es nación aunque yo prefiero la traducción más chabacana de puente de piedras, algo totalmente falso ya que se debe referir a uno anterior que hubo en el lugar ya que el nuevo si hay algo que no lo compone, son piedras. Todos los puentes basculantes tienen barreras que descienden para bloquar el tráfico cuando se abren, algo que puede suceder y sucede con frecuencia en primavera, verano y otoño cuando hay buen tiempo y a la gente le apetece ir al centro de la ciudad con sus barcos y pistosear un poco. En la foto vemos una curiosidad, el único puente que he visto en la ciudad de Utrecht en el que las barreras están ocultas o empotradas en las farolas del mismo. A la derecha de la farola/barrera, que está alzada, hay una estructura roja que parece un cubo de basura pero que es el sistema para abrir y cerrar el puente. Cada ciudad o barriada periférica tiene su precio y sus horarios para este servicio y cuando alguno quiere ir por allí, tienen que solicitarlo o llamar dentro del horario adecuado. En Utrecht, la temporada comienza en abril y dura hasta el final de octubre y por cada puente que haya que abrir en el camino del barco se pagan 3,5 leuros para los barcos a vela o eléctricos y 5 leuros para los que tienen motor a gasolina/diesel. Aunque no está en la ruta más óptima, paso todos los miércoles junto a esta barrera escondida camino de mi clase de italiano. Algo que jamás asimilará la inteligencia artificial es que los humanos, siendo como somos julays, somos capaces de ser menos óptimos por algo tan abstracto como la belleza, esta ruta, junto a ese canal, es tan agradable que no me importa hacer cien metros más entre mi casa y la escuela.

3 opiniones en “Barreras escondidas en las luces del Stenenbrug”

  1. Genín, se te está pegando algo de mi maldad, no lo permitas! sal de ese cuerpo, Satanás!! jajajaja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.