Basilica di San Marco desde la Torre dell’Orologio

Desde la Torre dell’Orologio hay una vista preciosa de la Basilica di San Marco. Ya hablaremos de ese reloj, visita obligada para cualquiera que tenga dos dedos de frente y quiera realmente descubrir la ciudad y básicamente ninguneado por el noventa y cinco por ciento de los turistas. Desde esta perspectiva podemos ver cuatro de las cinco cúpulas de la basílica, las cuales se ven más grandes desde aquí y una vez estás dentro parecen más pequeñas. Esta basílica tiene muchos elementos expoliados de Constantinopla y merece la pena comentar que como no era la catedral, no estaba bajo el control del Obispo de Venecia y era el propio Dux quien elegía al presunto tocador de niños que quería trabajando allí. Sobre la entrada principal están los Caballos de San Marcos, una cuádriga triunfal saqueada de Constantinopla y que veremos mañana. En realidad son una copia de los mismos ya que los originales los han metido dentro y si quieres verlos, tienes que pagar por acceder al pequeño museo que hay en la parte superior de la basílica y que además permite salir al balcón (o terraza) que se ve en la imagen. En la iglesia no te dejan entrar con cámara de fotos o mochilas aunque vi un montón de gente saltándose la prohibición y los Orcos básicos que trabajaban allí no les decían nada. Hay una consigna gratuita que está en un callejón a la izquierda de la foto.

2 respuesta a “Basilica di San Marco desde la Torre dell’Orologio”

  1. Tienes razón, era el sitio donde menos cola había. Las vistas estaban muy bien…pero pasé un frío espantoso; y eso que hacía un buen día.

Comentarios cerrados.