Baterías, portátiles y otras sandeces

Mi portátil HP Compaq nc6000 tiene una batería que es una mierda. Lo arrancas y te da dos horas antes de morirse. Para solucionar el problema lo que hago es irme a los servicios de Windows y pararlos todos (al menos todos los que me permite el sistema) y después me paso por el administrador de tareas y mato procesos a diestro y siniestro. Tras un par de minutos tengo un sistema ejecutándose en menos de cien megas de memoria y una batería que me durará un poco más de tres horas y media.

Algún amigo me dirá que tengo que optimizar mi PC (pimp my PC) pero eso no es posible cuando tu máquina está sometida a la tiranía de un dominio bastante restrictivo y en donde los administradores de red hacen y deshacen a gusto, que por algo pertenece a la empresa.

Yo siempre pensé que esto era normal y natural y que así es la vida y a joderse tocan, pero tras llegar a mi casa el hijo pródigo, mi Apple iBook con sus seis horas de batería sin hacer prácticamente nada veo que no, que la culpa es de los que fabrican hardware y software para el imperio maligno.

Estos días que paso en Sudáfrica separado de Internet y de mi adorado portátil lo añoro más que nunca. Una vez te acostumbras a un sistema amigable y servicial lo demás te parece una mierda.

Volviendo a mi portátil laboral (o al ordenador de sobremesa de mi casa, que está configurado de la misma forma), yo siempre pensé que era la única persona en el universo universal que colocaba la barra de tareas de Windows en la parte superior de la pantalla, pero mi amigo Kike también lo tiene igual. Hace años que está en esa zona de la pantalla. Normalmente leo de izquierda a derecha y de arriba abajo así que desde el punto de vista de un usuario, me parece más normal el colocarla en una posición superior, sobre cualquier otra cosa que esté en la pantalla. En mi trabajo además uso un segundo monitor que está situado sobre el portátil y de esa forma la barra separa ambas zonas y está a medio camino de ambas.

Un par de días después de que escribí esto al portátil le dio un jamacullo y quedó inservible durante los dos últimos días. Por suerte logré recuperarlo usando el maravilloso Mini PE

Y ya que estamos de confidencias sucias, hasta ayer tenía como fondo de escritorio una foto que tomé en el interior del viejo palacio real de Praga en la que se veía la sala de justas desde un extremo con una pareja tonteando en el centro y tres viejos noveleriando en un lado. Particularmente me encanta esa foto (creo que está en el álbum de Praga que podéis encontrar en el menú lateral). Mi nuevo fondo de escritorio es un grupo de jirafas comiendo y descansando en la sabana (o lo que quiera que sea esto). ¿cuál es el fondo de escritorio de vuestros equipos?

7 opiniones en “Baterías, portátiles y otras sandeces”

  1. Mi fondo de pantalla es una foto que saqué este verano de un atardecer entre las palmeras de Playa Bávaro en la República Dominicana. Lo que daría por volver a estar allí….

  2. yo lo tengo quitado, me parece un desperdicio de memoria y recursos,
    lo tengo en color solido, mas concretamente #000033

  3. Lo acabo de cambiar. Ahora tengo dos elefantes luchando que se ve más apropiado.

    bleuge: me la suda la memoria y los recursos. Si no puedo disfrutar con la tecnología de nada me sirve.
    emo: freek
    Dani y Aura: al menos dos personas normales leyendo esto.

Comentarios cerrados.