Battery Hearn

Battery Hearn

Para defender Manila los gringos instalaron en la isla de Corregidor varias baterías fijas, lo cual no sirvió para nada y los japoneses los echaron de allí en un pis-pás. En la visita a la isla te llevan a ver la Battery Hearn una soberbia pieza de artillería costera del tipo M1895 12-inch. De las trece que han llegado hasta nuestros días en el universo conocido y por conocer, ONCE están en la isla de Corregidor. Con esta batería se podían pegar unos pepinazos con proyectiles de más de cuatrocientos cincuenta kilos y se usaban más de ciento veinte kilos de pólvora para mandarlos hasta casi veintisiete kilómetros. Este cacharro podía disparar uno de esos regalitos cada cincuenta y cinco segundos con un montón de julays a su alrededor transportando el proyectil y la pólvora. Aunque los gringos la desabilitaron cuando sabían que perdían la isla, los japos la repararon y también la usaron para defenderse de los ataques de los gringos.

Una respuesta a “Battery Hearn”

Comentarios cerrados.