Beschuit met muisjes

Hay multitud de formas de celebrar la vida y anunciar el milagro que supone la llegada de un hijo a un hogar. Si careces de masa cerebral y la estupidez intrínseca que engorda en tu interior te ha lanzado de lleno a las redes del dosputocerolismo, es más que probable que mandes un tuiterolo a los tuiterotas borregos que te siguen y les comuniques la buena nueva o que pongas un mensaje en tu caraculolibro para que los retardados que también te siguen por ahí berreen con gusto y se enteren. De verdad que te deseo todo lo mejor ?? siempre, como decía el marico hechichero de ginebra cuando comentaba en alguna de las bitácoras amigas y antes de que sus comentarios fueran borrados. Que sepas que tu avanzado estado social merece que te incluya en mis oraciones en el hipotético caso de seguir creyendo en algún Dios, algo que tristemente ya no hago después de ver como sus franquicias en la Tierra se dedicaban a los crímenes más viles.

Si por el contrario, disfrutas de la vida y del mundo real, cuando nace tu hijo lo quieres gritar para que todo el mundo se entere y en los Países Bajos eso se hace con estilo y cachondeo. La foto de hoy la tomé en la ciudad de Hilversum y anuncia la llegada de una hija a ese hogar. Fijaos en el tamaño de la mano comparada con la puerta de entrada al domicilio que está detrás. La mano parece que está ahí para estamparte la noticia en la cara pero en realidad muestra otra tradición neerlandesa. Se trata del Beschuit met muisjes, un pan bizcochado y redondo untado con mantequilla y sobre el que se ponen unas bolitas hechas con semillas de anís recubiertas de azúcar y que si son de color rosado indican el nacimiento de una hija y si son azules de un niño. La familia invita al beschuit met muisjes a los que visitan la casa y lo mismo sucede en el trabajo en donde el orgulloso padre invitará a sus colegas para informarles de la buena nueva. Esta tradición viene del siglo XVII (diecisiete, si Dios te castigó con el sistema educativo actual) y hay una única fábrica que hace estas bolitas y que surte a todos los supermercados del país. Esta es una forma antigua y hermosa de celebrar la llegada de alguien a la familia, sin bitios ni caritas de por medio pero con abrazos, besos y el estrechar de manos que serán tradicionales, pero no se pueden sustituir por las boberías tecnológicas actuales.

Hasta un intelectual que haya leído en alguna ocasión un libro se habrá dado cuenta pero como no quiero dañar mis ojos viendo la pregunta en los comentarios y tener que responderla, la frase Hoera, een meisje significa literalmente ¡Hurra, una niña!

Por si llegaste aquí sin hacer los deberes y no te has leído todas y cada una de las anotaciones, tienes otras fotos con formas similares de celebrar la llegada de un hijo en Bienvenido a casa, Ha sido niña, Comunicando la buena noticia y Ha llegado una niña a casa

4 opiniones en “Beschuit met muisjes”

  1. que horterada, como casi todos los anteriores… y no me creo que lo celebren con muchos abrazos y besos, le echarán la galletita desde lejos no vaya a ser que haya contacto físico!

Comentarios cerrados.