Bienvenidos a Marwen – Welcome to Marwen

Uno de los directores norteamericanos que más arriesgan y exploran nuevos métodos y formas es Robert Zemeckis y aunque en muchas ocasiones estos experimentos no cuajan, siempre lo he respetado y voy a ver sus películas porque si acierta en la diana, sé que hará un producto de una calidad excelente. Ya habíamos visto imágenes pintadas sobre el cine hecho por actores y ahora le ha dado una nueva vuelta de tuerca con una historia en la que además de lo real, tenemos todo un mundo de fantasía muy peculiar. La película se titula Welcome to Marwen y parece ser que llega a España en marzo de este año con el título de Bienvenidos a Marwen.

Un julay rarito y quizás julandrón tiene unas movidas rarísimas y como muy de Raticulín

Un chamo ha creado en su jardín una especie de aldea belga en la Segunda Guerra Mundial en la que pone muñecas y monta escenas con nazis y hace fotos de la coña. El tipo es rarito tirando a rarísimo con unos ramalazos de frikismo que no veas y además, como que le mola ponerse zapatos de tacón. Durante la historia, lo vemos como un bicho rarísimo y resulta que está así por un tremendo palizón que le dieron cinco machangos al salir de un bar porque lo veían como mariquita o maricón-cón-cón. El tipo se encoña de la vecina de enfrente, que lo ve como algo exótico y demás pero que cuando se huele que le quiere comer el potorro se asusta y todo porque el chamo es raro. A todas estas, en su mundo imaginario, los nazis atacan una y otra vez su aldea para matar su alter-ego y cinco muñecas lo defienden mientras que una sexta que tiene es como un malaje truscolán que no veas y no me extrañaría nada que esté relacionada en su código genético con aquellos bichos malos que eran Chuckie y PuerKagón.

Creo que el experimento no acabó de funcionar conmigo. Lo de la parte de la historia en el mundo real, con el friki que se pone zapatos de tacón y que es como acarajotado por los daños cerebrales que le donaron generosamente un grupo de josdeputa, esa parte me gustó mucho y es una historia muy buena protagonizada por el siempre excelente Steve Carell pero en cuanto entramos en el mundo de la animación con las muñecas que parecen tener las caras de los actores, en ese mundillo la película para mi pierde todo su gancho y es rara y en muchas ocasiones estúpida, seguramente porque las historias que cuenta son estúpidas. No me habría molestado si esto es una escena en algún sueño para explicarnos algo pero al ser un tema recurrente y un mundo al que estamos saltando prácticamente la mitad del tiempo, termina haciéndose cansino. Como si dijéramos, que tenemos dos películas en una y una de ellas me gustó mucho y la otra la aborrecí con saña. Obviamente, todo esto está basado en una historia real pero vamos, que a mi eso me la suda enormemente.

Si eres un miembro del Clan de los Orcos y por error entras a verla pensando que es una película de guerra, no me extrañaría nada que sufras una crisis de muerte cerebral intensa porque tu única neurona lo pasará fatal. Tampoco creo que atraiga a demasiados sub-intelectuales con GafaPasta. Se quedo a medio camino de todo.

Una respuesta a “Bienvenidos a Marwen – Welcome to Marwen”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.