Birdman o (La inesperada virtud de la ignorancia) – Birdman

Una de las películas que más atención está atrayendo este año y que tiene muchas posibilidades de barrer en los Oscars ha llegado a la cartelera por la puerta de atrás, de tapadillo, sin que en ningún momento pusiesen el trailer de la misma en las semanas o meses anteriores y limitando su presencia en las salas a las filmotecas. Por eso, hasta que no vi el vídeo de Michael Keaton recogiendo el premio prácticamente ni sabía que esta peli existía y para poder ir a verla tuve que organizarme una sesión alternativa en Amsterdam ya que no la están poniendo en los multicines de Utrecht. La película se titula Birdman y en España se estrenó hace un par de semanas con el título Birdman o (La inesperada virtud de la ignorancia).

Un julay chinga sin chingar en sí y trata de ser lo que quizás no sea

Un tipo que es un estrellón de renombre por una trilogía de películas con una especie de personaje super-héroe llamado Birdman, se niega a hacer la cuarta parte y quiere probar suerte en el teatro en Nueva York y organiza una obra que además de interpretar dirige. En los días previos al estreno, las cosas se tuercen una y otra vez y nadie sabe con certeza si la obra sobrevivirá al día del estreno.

Aunque hay elementos cómicos, esta película gira fundamentalmente en torno al drama. Seguimos todo el tiempo a un tipo que no se sabe muy bien si es un ser extraordinario o está sencillamente chiflado y lo vemos como organiza una obra en la que muchas veces parece no creer y que da la sensación de que terminará en un desastre. Entre medias, contrata en el último momento a un actor para interpretar uno de los papeles principales y el chamo le sale respondón, le señala las cosas patéticas que hay a su alrededor y después de cortar con su novia, busca chingar a la hija del director, algo que cuando lo descubre lo pone de los nervios.

En este mundo del teatro se mezcla todo el tiempo la actuación con lo que sucede tras el telón. Estamos en todo momento entrando y saliendo del mundo teatral y se ve tan auténtico que es en esas partes, cuando están actuando con un público, cuando me aburro. Yo no lo puedo evitar pero la razón por la que no voy nunca al teatro a menos que sea un musical (y aún así, he ido dos veces en mi vida) es porque no me atrae nada el ver a alguien gritando o hablando sin dirigirse a las personas que están en la escena sino que lo hace siendo consciente de los cientos (o miles) de ojos que lo observan. Eso me desconecta siempre de la historia y aquí también sucede. Por suerte, también tenemos un montón de movidas en los camerinos y en la calle muy interesantes, con una manera de contar la historia bastante atrevida, con la cámara y la música muchas veces siguiendo a los actores o formando parte de la escena. Michael Keaton está muy bien y consigue entretener y hacer creíble su papel y estoy prácticamente convencido que está loco como una cabra. Edward Norton le roba escenas una y otra vez con su inexpresiva pachorra y con algunos momentos muy divertidos, sobre todo uno en el que se le desata cierto miembro. Emma Stone consigue que la cámara la adore y nos vuelve a regalar otro de esos papeles en los que su dulzura y cierto barniz sexual nos mantienen todo el tiempo pendientes de ella.

La película tiene sus más y sus menos. Para mi, comenzó muy floja y después fue ganando en interés, aunque igualmente podrían haber cortado un cuarto de hora sin que se note mucho. La escena final desconcierta y particularmente creo que sin ella habría acabado mejor. Aún así, una buenísima historia, muy bien contada, entretenida y con un buen elenco que se lo curra con ganas.

A esto no entran ni muertos los miembros del Clan de los Orcos porque no sobrevivirían a tanto diálogo. Es de visionado obligatorio para los sub-intelectuales de GafaPasta y para todos aquellos a los que les guste el buen cine.

2 respuesta a “Birdman o (La inesperada virtud de la ignorancia) – Birdman”

  1. La vi anoche. Me encantó. Justo, de camino al cine, llegó el correo anunciando esta entrada. Por supuesto, pasé de leerla para que no me jodieras el argumento, del que no tenía ni idea. Como dije, simplemente me encantó la película.

Comentarios cerrados.