Blood Father

Blood FatherEn el altar de los actores favoritos de todos los tiempos, yo tengo entre otros a Mel Gibson, el cual ha participado en varias películas que se cuentan entre mis favoritas y que cuando está en gracia, es una maravilla de actor. Todos sabemos que en los últimos años tuvo unas movidillas con una pava y acabó en el dique seco y parece que ya lo están sacando del mismo y volviéndolo a poner en circulación y gracias a esto llega a las pantallas la película Blood Father la cual creo que se estrena en España este fin de semana con el mismo título.

Un julay defiende a la japuta de su hija de un chulo malo como truscolán de mierda

Un chamo que ha jodido su vida a base de bien y que lucha por mantenerse sobrio y fuera de la cárcel mientras espera encontrar a su hija perdida, recibe una llamada de ella y a partir de ese momento entra en una carrera brutal por salvar la vida de su hija y quitarse de encima a un montón de chusma y gentuza de la mala, descubriendo además que alguno de sus amigos es en realidad un cabrón que lo usó y después lo desechó.

Reconozco que fui al cine pensando que este era el tostón de la semana y que entré en la sala con menos fe que un ateo. Una vez superado el horror de ver que Mel Gibson se está arrugando como cocodrilo a toda prisa y que se le ve más viejo que a las pirámides de Egipto, lo increíble es que es una historia de acción y violencia a punta pala, a toda velocidad y en la que casi no hay instantes para respirar. El director recuperó al más chiflado de los Mel Gibson, ese que gira los ojos como peonzas y que igual se lanza a matar que se hace un zapateao. Está fabuloso y seguramente su presencia es el noventa por ciento de las razones por las que la película funciona tan bien, te diviertes, te entretienes y disfrutas como un poligonero cualquiera solo que sin los tatuajes ni los piercings que ellos llevan. Su hija la interpreta Erin Moriarty, un poco sosilla. Uno de los malos es Diego Luna en un papel corto pero contundente y patético al mismo tiempo. Por si no ha quedado claro, es una montaña rusa de acción y diversión pilotada por un padre que hará todo lo que sea por salvar a su hija de la mierda en la que ella misma se metió.

Esto hay que ir a verlo con todos los miembros del Clan de los Orcos y gritar y aullar en el cine mientras te lo pasas bomba. Estoy convencido que muchos sub-intelectuales con GafaPasta se quitarán las gafas e irán al otro lado de la ciudad al cine a verla sin que los puedan reconocer.

08/10

4 opiniones en “Blood Father”

  1. Últimamente es que no puedo dejar de mirar sus orejas. Es verlo en pantalla y no poder apartar la vista de ellas. Me pone nerviosa.

Comentarios cerrados.