Blue Valentine

Blue ValentineHay veces que me gustaría condenar al infierno a los que votan en IMDb y le dan puntuaciones a las películas. Suelo mirar por allí todas y cada una de las películas que voy a ver y siempre tengo en cuenta la puntuación obtenida de cara a establecer mis preferencias y mi programa. De esa manera, películas que pasarían completamente desapercibidas reciben una oportunidad por tener más puntos que otras comerciales. Esto es casi siempre bueno pero de cuando en cuando me pegan unos palos que te duelen durante semanas. Eso fue lo que me pasó con Blue Valentine, película que no tiene fecha de estreno en España y que es más que probable que nunca llegue a ver una pantalla de cine en ese país.

Una pareja de julays hartados de fornicar se dedican a clavarse puñales sin ilusión ni fantasía

Esta es la vida y milagros de la relación de una pareja, desde sus comienzos hasta el presente, pasando por todos los puntos gloriosos y los miserables. Todo eso mezclado y con el orden alterado para confundir al enemigo y cansar al espectador.

Las películas que eligen no seguir una línea temporal clara me suelen tocar los güevos bastante. Me aburre el saltar del presente al pasado y más atrás y a un futuro intermedio antes de regresar al primer pasado y seguir con el segundo presente y el tercer futuro. Narrativamente no me dicen nada y el cambio de tiempo me distrae y me termina por cansar. Ese precisamente fue mi problema con esta historia de la relación de amor de una pareja que viene de ambientes con problemas y que ellos mismos parecen producir más problemas. Me cansé de ver momentos felices y tristes mezclados, me cansé de los malos rollos que vienen y van y terminé por detestar a Ryan Gosling e incluso a la adorable Michelle Williams, la cual aquí no luce nada. No es solo que la historia de la pareja, troceada y mezclada no valga mucho, las tramas que suceden en paralelo aunque son de tiempos anteriores y posteriores con las familias de los protagonistas tampoco valen nada y terminan por cansar y aburrir. Cuando acabó la película, lo único que tenía dentro era una sensación de aburrimiento muy intensa, de haber sido testigo de algo que tiene un bonito envoltorio pero que carece de contenido y fueron tan astutos como para camuflar esas carencias.

No hay mucho más que decir. Aburre y lo mejor que te puede pasar es no tener que ir a verla a un cine. No se la deseo a nadie.

03/10

Una respuesta a “Blue Valentine”

Comentarios cerrados.