Buscando un método efectivo para cribar

Esta debe ser la milésima ocasión en la que repito el mensaje pero como ninguno de los dioses que se promocionan en la era en la que nos ha tocado vivir existen, tendré que seguir haciéndolo hasta el fin de los tiempos. Estamos muy pero que muy necesitados de una criba profunda y radical en el ADN de la especie. En el pasado teníamos enfermedades y depredadores suficientes para erradicar los sujetos fallidos pero desde el fin de la Segunda Guerra Mundial entramos en un periodo de gracia y así vamos, con una cantidad ingente de material genético defectuoso.

Ayer cuando fui a trabajar, por razones que escapan a mi escaso entendimiento, el tren que habitualmente tomo no salió. Estaba en la estación, todos estábamos dentro pero en ningún momento arrancó y quince minutos más tarde todos los pasajeros y otros muchos acabamos dentro del siguiente tren, que fue el que nos llevó a Hilversum. En el tren lo de siempre, todo el mundo mirando a sus pantallas. Yo creo que ya se pueden diseñar aviones y trenes sin ventanas, de puro metal y con un puerto USB para que puedan recargar sus dispositivos ni mágicos ni maravillosos y seguramente, solo se quejarían dos o tres. Los dispositivos portátiles han sido lo peor que ha sucedido a la humanidad de lejos.

Prácticamente las dos terceras partes del tren se bajan conmigo en Hilversum Sportpark, estación al sur de la ciudad y cerca de un enorme campus industrial en el que trabajamos casi todos, aparte del mayor centro educativo de Holanda para las profesiones audiovisuales, esas relacionadas con el famoseo, la tele y demás. Al llegar el tren, salimos tantos que se forma una cola en las dos máquinas que hay para registrar la salida del tren. El sistema holandés funciona de tal manera que antes de subir al tren pasas tu tarjeta de transporte por una máquina, al salir en la estación la pasas por otra idéntica y ellos calculan el coste basándose en tu abono, la tarifa y demás. Las máquinas son las mismas que puedes ver en muchos autobuses por todo el mundo y aquí, al ser una estación pequeña, cuando somos una legión la cola es de vértigo. Yo fui de los primeros y fui al aparcamiento de bicicletas para buscar La Zarrapastrosa, algo que siempre me toma un rato porque mi memoria olvida inmediatamente el lugar en el que la aparqué y por eso, siempre la dejo en la misma zona para minimizar la búsqueda en un aparcamiento con cientos de bicis. Di con ella, liberé la cadena y me aproximé a la calle. El lugar en el que termina el andén está junto a un paso a nivel en una calle con montón de tráfico. Al acercarte desde el tren, primero está la acera para los peatones, después hay un carril bici separado de la carretera por el que pasan ciclistas continuamente y finalmente está la carretera. El parque industrial y las escuelas están del otro lado así que hay que cruzar. Una chama, material genético corrupto y que el Rey León ya habría devorado en tiempos pasados y mejores, iba con la vista fija en su pantalla mientras caminaba, totalmente desinteresada de lo que no estuviera en la pantalla, pulsando me gusta en todo lo que recibía como si su vida fuera en ello. Salió del andén, cruzó perpendicularmente la acera y sin mirar, se puso en el carril bici por el que venían dos bicicletas a gran velocidad. Al escuchar el grito de los ciclistas, en lugar de dar un salto hacia atrás, su estupidez infinita la llevó a saltar hacia adelante, directamente a la carretera y en ese instante pasaba un coche. El golpe reventó el parachoques del vehículo y el ruido fue brutal. Todo el mundo se quedó quieto y los tres o cuatro más cercanos corrieron hacia la pava tirada en el suelo como en posición fetal y con la mano que parecía querer agarrar el teléfono que estaba medio metro más adelante para poder pulsar me gusta unas cuantas veces más. No hubo suerte y sobrevivió así que dentro de unas semanas la veremos con muletas en el tren y me pregunto como hará para sujetar el teléfono con las dos manos y caminar con las muletas a la vez.

Tras el accidente, una parte considerable de la gente se quedó allí, mirando en silencio. Parece que los que lamentamos que sobreviviera y los que creemos que se lo tenía más que merecido no somos muchos y nuestro desinterés por esa rama podrida de la especie nos llevó a marcharnos del lugar sin más. Ayer, un día más tarde, todos salían del tren mirando a sus pantallas y solo porque tienen una suerte que no veas no disfrutamos de al menos un accidente diario en ese sitio. En los últimos doce meses he estado en el lugar de tres accidentes de este tipo, siempre con gente mirando el teléfono mientras caminan o van en bicicleta. Los quince años anteriores creo que vi dos o tres accidentes así que la proporción en esta nueva era de Internet parece mucho mayor. Esos engendros humanos despreciables que padecen los accidentes tienen mucha suerte que yo no trabaje programando los nuevos vehículos de conducción automática porque añadiría un bellísimo huevo de Pascua para ellos con el código para hacer que el coche, una vez ha detectado que golpeó a alguien, frene y recule para rematarlo, en caso de que sobreviva y que le siga pasando por encima hasta que el objeto humano se deje de mover.

6 opiniones en “Buscando un método efectivo para cribar”

  1. jajajaja Me imagino que si son cabezudos, gitanos rumanos, y truscolanes tendrás para ellos un pase adicional…jajaja
    Besos y salud

  2. Yo me pregunto eso mismo todos los días, como es que no se matan más, porque van totalmente ensimismados en el teléfono y pasan sin mirar semáforos, calles, etc., como si todo el mundo tuviera que dejarles paso porque sí. Está todo el mundo atontado con los teléfonos.

  3. Genín, está claro que un vehículo de conducción automática que circulase por truscoluña y cuyo código lo hubiese escrito yo sería un arma de destrucción masiva e iría tumbando truscolanes desde el punto de partida al de destino.

  4. Di siempre se ha dicho el refrán: truscolán bueno truscolán muerto y ya sabes que el refranero siempre tiene razón o me dirás que no es cierto que tiran más dos tetas que dos carretas

Comentarios cerrados.