Caballeros, princesas y otras bestias – Your Highness

Caballeros, princesas y otras bestias - Your HighnessMuy de vez en cuando mi Ángel de la Guarda intercede y me obliga a cambiar la ruta. Planeo mis visitas al cine con antelación, las añado a mi agenda, me pongo recordatorios y hasta reservo asiento. El fin de semana pasado, mi plan original era ir al cine el domingo con el Niño a ver un par de películas y en una de ellas se nos unirían su madre, su hermana y una amiga de la misma a la que el Niño le quiere poner la pierna encima con algo más si se tercia … Bueno, ese era el plan original pero el sábado, las unidades pequeñas número 1 y 2 de mi amigo el Rubio me pidieron que las llevara el domingo por la mañana a ver los Pitufos y no me pude negar, así que terminé por cancelar mi presencia en el evento en Amsterdam. Tras ver la peli con el Rubio, decidí quedarme en el cine y hacerme una sesión doble ya que nuestros caminos se separaban y tras mirar lo que comenzaba en los siguientes treinta minutos, vi que lo único que no había visto era una película llamada
Your Highness de la que recordaba vagamente que el trailer me la había dejado muy floja y que ni siquiera estaba en todos los cines. Decidí darle una oportunidad y entré para toparme con uno de los descubrimientos de este año. En España se estrenó a principios de julio y el traductor debía ir meado hasta las cejas con substancias tóxicas y se sacó de la manga el título más estúpido que he visto en mucho tiempo y que resulta ser Caballeros, princesas y otras bestias. Dudo mucho que siga en cartelera por allí.

Un julay más cabrón que cualquier candidato al senado por el partido socialista de la Gomera ha de ayudar a su hermano en una gesta para rescatar a su novia de las manos de un mago más malo que el cuasi-expresidente ZaPatazos, el mismo que hundió España y fundó la Alianza de las inCivilizaciones, además de criar dos Orcas góticas

El segundo hijo de un rey es un gandul que no veas, que se hace pasar por víctima y que envidia a su hermano, el Príncipe Fabious, un chamo guaperas y muy eficiente que ve como su novia es raptada delante suyo el día de su boda y sale en una gesta para rescatarla, acompañado del otro gandul y de sus compinches habituales, los cuales lo traicionan a la mínima y con tanto drama hará que por fin, el segundo hijo demuestre que hay algo más que grasa dentro de él.

En algunos momentos esta película recuerda al cine de los Monty Phyton, solo que quizás sea más irreverente y ordinaria. En los primeros dos minutos pensé que la había cagado hasta el fondo y aquello iba a ser un pallufo legendario pero tras esa impresión errónea, comencé a reírme y no pude parar hasta que salí de la sala. Es un humor grosero y que conecta perfectamente con mi forma de entender el asunto, con referencias constantes a los aparatos genitales y a esa substancia que todos generamos y que lanzamos por detrás. El guión es sencillamente fantástico y no da tregua a los espectadores, si es que te gusta esa forma de cachondeo, que de todo hay en la viña del Señor y hubo gente que se marchó del cine. Merece la pena destacar a James Franco, que hace de príncipe guaperas y perfecto pero medio acarajotado y que teniéndolo todo, solo desea aquello que le falta, que no es otra cosa que el cariño y la complicidad de su hermano. A su lado, Danny McBride es todo un descubrimiento y juntos, son un dúo cómico brutal. La tercera en discordia es Natalie Portman, que hace un papel raro, como de Princesa Amigdalas pero sin sables de luz y con un buen par de cojones bien puestos. La más floja del elenco es Zooey Deschanel, a la que le tocó el papel de trozo de carne con ojos follable.

Si te va el cachondeo y eres cínico hasta el tuétano y disfrutas del humor grosero, esta es una joya que recordarás mucho tiempo y con la que te reirás un montón. Para pusilánimes y similares, esto es algo totalmente prescindible. A menos que tu círculo de confianza dentro del Clan de los Orcos esté compuesto de gente tan básica como tú, ni se te ocurra avisarlos y menos aún a la parienta que esta sí que no te la perdona.

Una respuesta a “Caballeros, princesas y otras bestias – Your Highness”

Comentarios cerrados.