Cama para dar descargas eléctricas a los prisioneros en Tuol Sleng

Algunos de los despachos de los profesores del colegio se convirtieron en salas de tortura y la foto de hoy muestra uno de ellos. Una cama en la que amarraban a los prisioneros y los mojaban antes de darles continuas descargas eléctricas. En la prisión de Tuol Sleng el objetivo final siempre era matar al prisionero, una vez confesaba y le extraían toda la información posible, que usualmente eran más nombres de gente a la que capturaban y traían. Cuando llegaban, fotografiaban a los presos y los obligaban a dar datos biográficos que se remontaban a su infancia. Les daban cuatro cucharadas de una especie de arroz con leche y sopa aguada dos veces al día. El reglamente de esta prisión era muy extenso e impedía incluso hablar entre presos así que todo el mundo permanecía en silencio. La mayor parte de los presos morían o los mataban antes de los primeros tres meses. El sistema de torturas incluía palizas, descargas eléctricas en alguna de las camas como la de la foto de hoy, hierros incandescentes y un completo juego de herramientas de tortura con las que cortarlos, mutilarlos o asfixiarlos. Al menos cien presos fueron desangrados hasta morir y a varios se les usó como cobayas extrayéndoles órganos sin anestesia. A los presos más persistentes se les desollaba en vida. Cuando un preso ya no suministraba información se le mataba, primero en el lugar y lo enterraban por allí pero cuando se les acabó el espacio los llevaban al centro de exterminio de Choeung Ek y allí los mataban.

En la pared de la habitación de la foto se puede ver una foto de un preso atado a esa cama mientras lo torturaban.

2 opiniones en “Cama para dar descargas eléctricas a los prisioneros en Tuol Sleng”

  1. Lo amplio que puede llegar a ser el concepto de HUMANIDAD… y la falta de ella que tienen algunos seres humanoides…. pena de abortos espontáneos….

Comentarios cerrados.