Camino de Budapest

Yo se lo digo y se lo repito a merilléin siempre que la veo: A mí o me miró una tuerta o una gitana me echó una maldición porque es que no paro, me muevo más que la compresa de una coja paraolímpica corriendo la maratón. La semana pasada, además de visitar amigos y hacer mil y casi dos mil cosas, el viernes me quedé trabajando desde mi casa. No solo eso, a las siete en punto estaba conectado a la red de la compañía y enviaba correos a destajo, encarrilaba asuntos y descartaba otros y para cuando mi jefa llegó a la oficina yo había dejado atrás al Correcaminos y le sacaba ya por lo menos doscientos metros de distancia. Este frenesí productivo continuó durante toda la mañana, salpicado solo por instantes de asueto para tomarme un cafelito y chatear con los compañeros de trabajo. A las dos de la tarde ya tenía todo atado y bien atado como decía aquel viejo que salía en los billetes y que seguro que tenía sangre de iReal de los Borborones porque cuando hablaba parecía retrasado. A las dos y media cogía mi mochila, me montaba en la Mili, o quizás era Vanili y cruzaba la ciudad de Utrecht como un relámpago para ir a la estación central. Dejaba mi montura en el aparcamiento vigilado, me compraba un billete y cogía el tren de las y cincuenta y tres para Eindhoven. Una vez dentro del vehículo, busqué un periódico para abanicarme y reducir la temperatura porque tenía un recalentón del quince. Desde la estación me subí a la línea 401 y en un rato llegaba al aeropuerto de Eindhoven, uno que ahora están ampliando porque se ha quedado pequeño para Ryanair, WizzAir y Transavia, tres compañías de esas con las que volar no sale por un huevo y parte del otro. A mi espalda iba mi mochila Forclaz de 40 litros rectificada y que supera los más estrictos controles de Ryanair o cualquier otra aerolínea de vuelos baratos y dentro de ella iba mi nueva Lowepro slingshot 102AW, el iPad, un par de mudas de ropa y un par de boberías más. Igual no lo sabes pero en este aeropuerto pesan todo el equipaje que lleva la gente y si te pasas de los diez kilos que permiten las aerolíneas, te mandan directo al mostrador de facturación y no te dejan pasar. Tampoco puedes entrar si tienes más de un bolso de equipaje de mano, algo que hasta mi madre aprendió a respetar cuando la placaron una de las veces que vino a Holanda pese a que yo se lo había dicho y repetido por pasiva y por activa y hasta por subjuntivo, imperativo e indicativo.

En el control de seguridad vieron algo chungo en mi chaqueta que los mosqueó y repitieron el regado de rayos equis y-griega y zeta a la misma solo para descubrir que era mi cartera, mis llaves y todo lo que llevaba en los bolsillos, ya que en lugar de ponerlos en la cesta me lleno los bolsillos de la chaqueta y gano tiempo. Estaba yo ocupado en esta operación cuando dan un anuncio por megafonía y dicen que mi vuelo a Budapest, capital de Hungría, llevaba dos horas de retraso por demora del vuelo que tenía que llevarnos. Me cagué en mi mala suerte y me senté a esperar. Al instante me llegó un eSeMeSe de Ryanair disculpándose del retraso e incrementando la hora de partida a las dos horas y media. Otro vuelo de WizzAir que iba en la misma dirección acumulaba un retraso de hora y media así que supuse que era algo en el otro aeropuerto. Con dos aviones retrasados y un aeropuerto pequeñito ya que aquí primero se hacen las cosas pequeñas y prácticas y cuando se quedan pequeñas se amplían y no como en los países de gran calidad de vida, que primero se hacen los mil y un aeropuertos y después resulta que no hacen falta, pues con un aeropuerto así tener el culo en una silla era crítico ya que pronto no quedaba un asiento libre. Pasé las dos horas media jugando, navegando, escuchando un audiobook y chateando con los amigos y pasado ese tiempo y con el aeropuerto más vacío aproveché para comerme un bocadillo y cenar algo, ya que tenía claro que no llegaría a tiempo para unirme a mi tío y su esposa e ir a cenar con ellos. Al final nuestro avión salió con tres horas de retraso y esta es la primerísima vez que tengo retraso con Ryanair, compañía que sigue siendo de las más seguras del universo y que todavía no ha tenido un accidente, algo que no pueden decir otras aerolíneas de bandera. También es la única que me ha vendido un billete de ida y vuelta desde Eindhoven a Budapest por cuarenta y dos leuros, incluyendo todas las tasas habidas y por haber, un precio increíble y que te deja una sonrisa en la cara.

El avión todavía estaba corriendo por la pista mientras frenaba y nosotros ya hacíamos lo propio y nos colocábamos delante del lugar en el que aparcaba, actuando de extras y espectadores de los viajeros que llegaban, que al salir nos veían allí, mirándolos y reprochándoles la tardanza. Una pelleja de esas que son más malas que Angela Channing se puso a hacerse fotos en la escalera del avión y la gente lo más suave que la llamó fue puta, aunque predominaban los Orca Gótica e Hija de ZaPatazos. La tripulación limpió el avión mientras le ponían un cuarto de tanque de gasolina y según nos dijeron que se podía subir, batimos todos los récords del mundo y del universo y en menos que canta la Pantoja el marinero de bruces estábamos todos dentro, sentados y esperando el despegue. Cerca de dos horas más tarde sobrevolábamos Budapest y desde el aire se veía la forma sinuosa del Danubio a su paso. Aterrizamos y salí de los primeros, corriendo a la parada de taxi en donde por un precio fijo de como máximo veintiún leuros (o más o menos el equivalente al billete de ida por avión) me llevaron a mi hotel, un EasyHotel, una nueva experiencia en lo del viaje económico. Unos veinticinco minutos más tarde me dejaba el taxista en la puerta y solo me costó veinte leuros, con lo que me ahorré uno. El hotel es como las aerolíneas de bajo costo, todo se paga aparte, pero como yo solo necesitaba posada, es decir, cama y baño, me parecía fantástico y los treinta y un leuros por noche eran de leyenda. La habitación estaba muy bien, limpita y muy nueva. Ese día, al haber llegado casi a las once, opté por no quedar con mi tío y su esposa y lo dejamos para primera hora de la mañana.

Mi plan original era contar el relato de una tacada pero como ha sucedido y sucedió que me enrollé como una persiana de Ikea, lo dejamos para otro día y así puedo perder el tiempo con otras cosillas ??

El relato continúa en Pateando por Budapest

13 opiniones en “Camino de Budapest”

  1. ¿No te has enterado de todos los problemas que está teniendo Ryanair?… Parece que eso de que es una de las más seguras…se está poniendo en cuestión. De momento, en menos de una semana, ya ha tenido 3 aterrizajes de emergencia (uno en el Prat, otro en Lanzarote y otro en Mallorca).
    Por cierto: Tengo ganas de leer la continuación de éste post. Me gustaría saber tus impresiones de Budapest.

  2. Huitten, igual tú no te has enterado pero es una campaña orquestada desde Españislavia y la única explicación es que deben querer que los Orcos dejen de volar y que dejen de llegar turistas al país. Hasta ahora, esa compañía no ha tenido un solo accidente con víctimas y cada día hay 294 aviones en el aire, con lo que si sumas los 59 de pastuñueling y los 103 de Orkiveria, aún les saca 132 de ventaja y aún no he visto una sola noticia en la prensa española de incidentes de pastuñueling y eso que el 29 de agosto uno aterrizó y rozó la cola en Berlín, el 1 de septiembre en otro encontraron un cuchillo en la cabina, el 29 de agosto recordarás, porque lo destapó HOLANDA, que uno dejó de responder a la torre de control y se le hizo aterrizar en Schiphol con cazas escoltándolo, el 23 de agosto otro en Menorca abortó el despegue cuando ya corría por pista, el 8 de julio otro en Holanda tuvo que aterrizar con una emergencia médica, el mismo día otro tuvo problemas hidráulicos en Pisa y podría seguir, pero para qué. Al parecer el gobierno españislavo no cree que estos sean incidentes relevantes y la prensa del régimen tampoco los menciona.
    Si hablamos de Orkiveria, el 1 de septiembre le falló el motor a uno de su nueva aerolínea Express en Madrid, el 30 de agosto otro en Montevideo tuvo problemas eléctricos, el 26 de junio se le paró el motor en vuelo a otro cerca de Madrid y así podemos seguir hasta el infinito y más allá …

    Así que como ves, no todo es oro y da vergüenza la manera en la que sesgan la información. Yo solo tengo miedo cuando vuelo con Orkiveria, miedo a no llegar por las huelgas de pilotos, personal de cabina, de tierra o del coño de su puta madre, miedo a que el trasto se caiga cuando ves como los paneles del techo se desprenden (vivido personalmente en un vuelo a Madrid) o cuando te quedas con el reposamanos de tu asiento en la mano (otro vuelo de ellos) o cuando viajaba cada lunes por la mañana a Lanzarote y al avión le fallaban los motores SIEMPRE en vuelo. Ese mismo avión (o aviones, porque eran varios), Orkiveria los intentó vender a aerolíneas africanas y la Unión Europea se lo prohibió y tuvieron que mandarlos al desguace. De eso sí que no se habla porque es irrelevante …

    Igual escribo la continuación del viaje a vudapies mañana. Hoy tengo juerga.

  3. Nota mental: al partenaire que tengo en casa mejor no le dejo leer ni el post ni sus comentarios posteriores si quiero volver a conseguir meterlo en un avión. Si ya es difícil normalmente, como lea esto ni drogándolo como a M.A. Barracus.

  4. Pues sí, para volar hay que ser sordo y ciego y no enterarse de nada o simplemente, esperar que tu ángel de la guarda haga el trabajo.

  5. ¡Dios!… No sé cómo voy a hacer para seguir volando sin pensar en todo lo que acabas de contar… Ya nunca me ha gustado meterme en un avión; pero después de leer esto, cada vez que tenga que volver a hacerlo, me voy a acordar de ti y de tus informaciones.
    Que tengas buena juerga…y cuenta pronto lo del viajecito; me encantan los detalles de los viajes. Mejor dicho: me apasiona, todo lo que tenga que ver con ésa palabra tan maravillosa (“Viaje”…)

  6. Piensa que de todas las líneas aéreas de bajo costo que hay en Europa, ninguna de ellas ha sufrido un accidente y creo que todas mantienen flotas de aviones nuevos y no los dejan envejecer. Las líneas aéreas tradicionales prefieren alargar el uso de esos aparatos como el chicle y todas tienen su historial de accidentes así que resulta más seguro viajar con los que van de baratos que los otros.

    Por poner un ejemplo, la línea aérea de bandera española ha tenido doce accidentes con purriadas de víctimas a lo largo de su historia y dos más en los que no murió nadie pero en los que el avión fue declarado inservible.

  7. Ya que estamos dispuestos a contar aquello que os ocultan, encontré en las noticias de yahoo lo siguiente:

    Los datos reflejan cómo en lo que respecta a vuelos que despegan o aterrizan en España (sin contar todos los vuelos registrados fuera del espacio aéreo español), Ryanair ha vivido 11 incidencias en 2012, mientras en Iberia se elevan a 13. Vueling tiene 7 registrados en su haber, a la vez que Easyjet cuenta solo con 2

    O dicho de otra manera, Iberia es infinitamente más insegura que Ryanair dado el tamaño de su flota y lo mismo se puede decir de la línea aérea con sede en Truscoluña.

  8. Bueno, yo suelo volar con vueling (normalmente); y la verdad es que nunca he tenido ningún problema (salvo algún retraso). Iberia hace muchísimo tiempo que no comparte nada conmigo. Y de las otras (Easyjet y Ryanair), no tengo buenas impresiones; cada vez que viajo con ellos, hay alguna cosilla que me pone de los nervios; aunque hasta ahora (y toco madera) ninguna ha sido cuestión de seguridad.
    De todas las compañías aéreas (del mundo mundial…) con las que he viajado, las que más me han gustado son Czech Airlines y British Airways; con ésas dos, me he sentido muy bien. No sé si ésas tienen muchas incidencias…pero son muy cómodas. Y en BA, una vez que nos dejaron en tierra por overbooking, nos metieron en un hotel de 5 estrellas, nos dieron una cena exquisita, nos dieron un dinero (ése mismo día y en metálico) que fue más de lo que habíamos pagado en total por la ida y la vuelta, y nos metieron en otro avión que salía al día siguiente a la hora que nos convino a nosotros.
    En fin, que esto de la aerolíneas es un pelín complicado.

  9. huitten, el terror más absoluto está aquí. Méate de puro miedo, que estas son de las vuestras y no esa que la ministra o lo que quiera que sea fue a Irlanda a protestar.

  10. ¡Por favor!… Estoy enfrascada, desde hace 5 días, en la programación de 2 nuevas odiseas; es decir: 2 viajecitos (de aquí a final de año). Y después de leer lo que me indicas…no me estoy meando de puro miedo, sino que acabo de entrar en un atasco físico y emocional que me ha dejado paralizada. ¿Me centro en el famoso “destino escrito”…o me dedico al “pito pito”?… ¿Alguna sugerencia para salir de ésta contrariedad?…jajaja.

  11. Y siguiendo con el tema, el viernes un vuelo de I-vería tuvo un fallo hidráulico cerca de las Palmas, algo que por supuesto no mereció mención en la prensa ya que no es aerolínea de bajo costo. El día anterior otro avión de la empresa que los compró, la bripatánica eirgüeys chocó contra un grupo de pájaros con ambos motores. Digo yo que por justicia, estos también deberían ser portada de los periódicos o ¿es que el chucho no muerde la mano que le da de comer?

  12. Para aquellos de vosotros que viajáis de puro lujo y os reís de los pobres que volamos tan tranquilamente en Ryanair, deciros que el sábado un avión de Buelin tuvo problemas hidráulicos cerca de Barcelona y ayer mismamente uno de I-vería se tragó un pajarraco con sus motores cerca de Madrid. Por supuesto eso no lo leeréis en la prensa vendida ya que ellos solo critican a la primera compañía Europeda, pero que sepáis que pagar más no significa volar más seguro.

Comentarios cerrados.