Camisetas internacionales

La semana pasada me sucedió algo curioso. Creo que ya he comentado por aquí que tengo una colección monstruosamente grande de camisetas, con más de cincuenta. Es uno de mis OCD. Desde que me independicé siempre he sentido la necesidad de tener decenas de camisetas, sobre todo por lo gandul que soy para hacer la colada y el hecho de que no me gusta ponerme ropa sucia.

Bueno, por azares de mi sistema de ordenado de ropa, el pasado lunes le tocó el turno a una camiseta de Ámsterdam. Yo ni me había dado cuenta, pero parece que la gente se fija mucho en estas cosas y en el trabajo empezaron a picarme porque llevaba una camiseta ?de turista?? y para más INRI, de la más infame de las ciudades holandesas, aquella que muchos han repudiado por considerarla un lugar para extranjeros y en el que la carne nacional no tiene cabida. Me estuvieron tocando las arriolas todo el día, así que decidí intervenir divinamente en mi sistema de ordenado de ropa y el martes me presenté con una de Washington DC. Para que fue aquello. Si el día anterior se me reprobaba mi vena turística, el martes se ensañaban por mi afinidad al imperio. Lo dejé ir y el miércoles aparecí con una camiseta de Irlanda. A estas alturas ya parece ser que la noticia de la semana es que tengo un montón de las susodichas y que me las pongo solo una vez antes de ponerlas en la cola de lavado. Aparece mi jefe con la más tonta de sus sonrisas para decirme que yo debo lavar un montón, visto que me cambio de camiseta cada día. Realmente me dejó preocupado. Ahora estoy un poco aprensivo en la oficina y me da miedo estar al lado de esta gente tan limpia. No dejo de pensar en la de días que debe haber pasado desde que se pusieron la camiseta … y me pregunto si los criterios son los mismos con calcetines y ropa interior.

El jueves, con una audiencia en aumento, opté por Nueva Orleáns, con una camiseta super chachi que me compré allí del mismo color de las latas de cerveza Heineken y que parodia el logo de dicha cerveza. Es una pena que sólo me compré una, porque me encanta. En inglés dice: New Orleáns – A drinking town with a party problem.

Acabé la semana laboral con una camiseta del camino de Santiago. En un fondo azul tiene una flecha enorme en color amarillo que apunta hacia la izquierda y debajo de la misma se lee ?camino de Santiago??. Como la llevaba con una rebequilla, creaba diversos motivos. El primero que la vio se partió el culo de risa y me dijo que parecía que estaba haciendo la señal del pajarito (enseñando el dedo Corazón). Otro me dijo que parecía un tremendo pollón con dos pedazo de huevos como gruños. Terminé por quitarme la rebeca porque las sombras que producía sobre la flecha inducían a este tipo de comentarios.

Esta semana he decidido volver al sistema aleatorio y que les den a todos.

8 opiniones en “Camisetas internacionales”

  1. Yo también adoro las camisetas. Mi preferida es una que en el pecho pone CHRISTINA SUCKS y en la espalda AND BRITNEY SWALLOWS. Creo que la más antigua que conservo (y me pongo en ocasiones señaladas, tratándola con sumo cuidado después) es una de la gira de Iggy Pop del 93. Tenía otras, pero a los ojos de una madre eran carne de bayeta.
    A ver si los otros posteadores se animan a comentar sus gustos. Creo que Rodolfo tiene una con autógrafo de Almodovar… no? XD

  2. Mi favorita es una de ‘Peluquería Antonio’ que es absolutamente impactante. Y durante años usé una del Coyote de las Looney Tunes que por detrás decía algo como: ¿Qué coño estás mirando? La pobre pasó a mejor vida hace tiempo. Aunque nada comparable con un pullover que me compré hace por lo menos 8 años en Cortefiel y que todavía uso, pese a las críticas de una de mis amigas, que siempre que lo ve me pone a caldo. Las mangas han duplicado su tamaño, de llevarlo atado a la cintura. Inicialmente era marrón, pero del paso del tiempo se ha quedado en verde diarrea.

  3. Por alusiones:
    A mí me parece muy bien esto de las camisetas, pero mi problema es otro. Resulta que estoy notando que mis camisas salen de la lavadora con olor a sudor, a pesar de haber utilizado un buen detergente y de que sólo me pongo cada camisa una vez y no soy especialmente sudoroso. Cuando más noto la peste es al planchar la zona axilar, cuando una nube tóxica despega de la camisa y llega a mi nariz. He leído por ahí que el bicarbonato puede ayudar, mezclándolo con el detergente. Estoy hasta las pelotas.

    En cuanto al jersey de Sulaco que se ha dado de sí por ponerlo alrededor de la cintura, tengo que decir que el jersey en la cintura es el truco más viejo que existe para ocultar empalmamientos inoportunos.

  4. Juas, Yo el problema de los sobacos aún no lo tengo, aunque el transexual de mi oficina daba un cante el lunes pasado que no veas y Yo, sencillo donde los haya, le pregunté si había cambiado de perfume. Le he creado tal trauma que lleva desde entonces sin entrar en mi despacho….
    Y que conste que el jersey iba en la cintura por ser el medio de transporte más adecuado cuando vives en las Canarias, que lo usaba muy poco.

  5. Yo no lo entiendo. Soy un maniático de los olores y de la higiene y estoy jodido. Al principio pensé que la culpa era del detergente DIA, por lo que compré el más caro que vi. El problema sigue.
    Quizás la dieta o el minoxidil está cambiando el tipo de sudor que desprende mi espectacular anatomía. No lo sé.
    Otra cosa, ¿esta chica FONDONA es canaria?http://mujer.terra.es/muj/articulo/html/mu29741.htm

  6. Consultorio semanal de Miss Franciss

    Queridos contertulios, creo que tras la desaparición de El equipo G todos vosotros necesitáis unas pequeñas directrices para solventar vuestros problemas del día a día. Ya sabéis, una consulta por semana.
    Rodolfo, no caigas en la trampa de los detergentes. Básicamente TODOS parten de unos tres tipos de formulación. Lo demás son “añadidos” como fosfatos y otros componentes que sirven para ablandar aguas duras y hacer bulto en el paquete (EL DE DETERGENTE).
    Si tu problema es el olor de la transpiración, come verduras hojosas de color verde oscuro (lechuga, espinacas, acelgas…) y no comas demasiado de estos productos: ajo, curry, cebolla, cayena, lácteos.
    Atentamente Miss Elena F.

  7. Y a saber que desodorante estás usando, porque para que quede marcado, no sólo es culpa del detergente, sino de la interacción con las coñas químicas que te estás poniendo en el sobaquillo. A mí no me gustan las verduras esas que nombra Til y no tengo problemas transpiratorios …

Comentarios cerrados.