Canon EOS 6D

Iba a comenzar con la frase allá por los ochentas pero después de revisar mi colección de fotos me temo que es más exacto decir que allá por el veintiséis de septiembre del año 2008, o sea, hace más de cinco años, me compraba mi Canon EOS 50D, la cual me ha acompañado en todo tipo de aventuras y por todo el mundo. Mi plan original era cambiar de cámara dos o tres años más tarde pero los planes de Canon iban por otro camino y la cámara que yo quería no ha terminado de llegar. Se trataba de la Canon EOS 7D Mark II, la cual parece estar afectada por el síndrome del parto de la mula y aunque la gente habla de ella año tras año, sigue sin aparecer y es un objeto mitológico. Cansado de esperar, hace cosa de un mes hablaba con el Moreno y este me decía que por qué no daba el salto al Full Frame o sensor de formato completo. Yo de siempre he sido reluctante a este paso porque amo y adoro mi objetivo gran angular y para hacerlo tenía que deshacerme de algunos de mis objetivos. Después de leer críticas sobre la cámara y comprobar que en tamaño y peso es prácticamente idéntica a la que tenía, decidí migrar a ese formato y al mismo tiempo, vender algunos de los objetivos que uso muy poco. Esto coincidió con el periodo del año en el que tengo planeadas un montón de escapadas y aunque está en mi lista, nunca tengo tiempo de ponerme a preparar las cosas que quiero vender.

La semana pasada miraba precios en las tiendas holandesas, buscaba precios en Alemania por ver si merecía la pena y como aquí era un poco más barato, encargaba la cámara en una tienda del país y al día siguiente llegaba a mi casa. Por desgracia yo no estaba allí para recibirla y la tenía que ir a buscarla a la oficina de correos y volar hasta mi keli para la tradicional ceremonia de la apertura de la caja.

Mi cámara Canon EOS 6D

Mi cámara Canon EOS 6D, originally uploaded by sulaco_rm.

El instante en el que vi la caja me llevó atrás en el tiempo, al año 2008, ya que en todos los años que han pasado parece que Canon sigue fiel a sus cajas y hay muy poca diferencia entre aquella y esta. El tamaño también es similar. Un detallito interesante es la pegatina que dice que incluye el Adobe Lightroom, que me hacía suponer una versión de prueba de estas de treinta días.

Al abrir la caja, Lightroom era lo primero a la vista y sorprendentemente, es una licencia completa y auténtica. Un bonito detalle, aunque bien pensado, con la pasta que me he dejado en el cacharro, me podían haber descontado el precio del programa y quitarlo de la misma y yo estaría igual de contento. Los manuales vienen en todo tipo de idiomas bárbaros de la zona así que ni me molesté en abrir ese paquete y he descargado los correspondientes a mi lengua materna, los cuales es muy posible que no lea.

Después de retirar los manuales y los programas esperaba encontrarme con la cámara pero no hubo suerte. Estaba escondida tras el plástico de burbujas. A la izquierda el cargador, la batería y la correa que no usaré y que ni me molesté en sacar. A esas alturas la tensión ya la tenía disparada y aligeré el proceso así que nos ahorramos la foto de la cámara en su envoltorio de burbujas.

Mi Canon EOS 6D

Mi Canon EOS 6D, originally uploaded by sulaco_rm.

Finalmente apareció la cámara. Salvo por la ausencia del flash, su aspecto es muy parecido al de la EOS 50D, la cual estaba usando para hacer las fotos. En este punto llegó mi dispositivo mágico y maravilloso y el iPhone retrató el momento en el que la cámara que pronto abandonará mi casa y la que ha llegado para substituirla se encontraban.

Tras esta foto el objetivo saltó de la cámara antigua a la nueva y por supuesto ya no hay más fotos, dado que pretender que siga centrado tomando imágenes de este momento es como pretender que Peter Jackson haga una película del Señor de los Julandrillos de menos de dos horas. Simplemente imposible. Aún no he tenido demasiado tiempo para jugar con la cámara pero este fin de semana tendré una buena oportunidad con mi amigo el Rubio en Alemania. Por ahora la he usado para hacer fotos de un evento en mi trabajo y me gustó mucho como reacciona y el hecho de poder conectarme a ella via WiFi con el iPhone y controlarla remotamente desde el mismo. También tiene un GPS con lo que la geolocalización de las imágenes, particularmente cuando voy de viaje, será mucho más fácil, ya que hasta ahora es algo que suelo hacer a mano y me hace perder un montón de tiempo. Como aún sigo procesando las imágenes del año 2009, salvo por las fotos de comida y las series que decida adelantar, es probable que el cambio tarde años en notarse. Ahora tengo que vender las cosas que no quiero y comprarme un Gran Angular para complementar el 24-70mm f2.8 que se ha convertido de golpe y porrazo en el objetivo principal de la cámara. El control del ruido es mucho mejor en esta iteración y con suerte las fotos en interiores serán mucho mejores. Por ahora, lo que más me está impactando es la falta del multiplicador, ese 1.6x que tenía la EOS 50D y que desaparece con el sensor de formato completo.

4 respuesta a “Canon EOS 6D”

  1. Es una cámara fantástica. Yo estuve pensando en comprarla hace un par de meses y al final la deseché por el asunto «peso». Creo recordar que, sin objetivo, pesaba casi 790 gramos. Demasiado para mis cervicales… Y me decidí por la Fujifilm X-pro1. Y estoy contento, en general, con ella.

    Pues nada, «salud para disfrutarla», como se decía antes. Y ya la disfrutaremos los demás, viendo tus fotos.
    Un saludo, Sulaco.

  2. Felicidades, ahora a disfrutar del juguete nuevo. Lo malo del salto a full frame es el cambio de objetivos , vamos que al final te dejas una pasta. Ya contarás como va ese cambio, eso si te tendrás que ir a objetivos pata negra todos ellos.

  3. ¡Qué mona la cámara!… ¡Dan ganas de achucharla!… jajaja…

    Espero que te proporcione todo lo que espera de ella. Y que como dice Genín: La disfrutes con mucha salud.

Comentarios cerrados.