Caos calmo

Caos calmoEstando en Gran Canaria y puesto que había visto prácticamente todo lo que estaba en ese momento en la cartelera española, descubrí una película de nombre extraño y de la que nunca había oído hablar. Una de las tardes en las que me apetecía ver algo de cine me arriesgué y fui a ver Caos calmo, película italiana que al parecer se estrenará en Holanda casi a finales de agosto y que seguro que llegará al circuito de filmotecas y cines alternativos. Lo único negativo de haberla visto en España es esa maldita manía que hay en doblarlo absolutamente todo al español y estropear el trabajo de los actores.

Un julay sandunguero se traba por culpa de la parienta

Comenzamos la historia con dos hermanos que juegan a las paletas en la playa. Un par de chochas piden auxilio porque las corrientes las están ahogando y las rescatan sin que a nadie parezca importarle que hayan sido ellos. Al volver a su casa se encuentran conque la mujer de uno de ellos ha muerto de un jamacullo y el hombre queda viudo y con hija pequeña. A partir de ahí entra en un estado de pasmo casi completo y se pasará los días en la puerta del colegio de su hija, sin hacer nada, viendo la vida pasar y recibiendo las visitas de sus amigos. Su corazón, herido, se irá curando en aquel lugar de calma casi absoluta.

Hay algo en esta película que recuerda al teatro. En realidad pasamos gran parte de la historia observando al protagonista y oyéndolo hablar, a veces solo, a veces con otros, pero siempre en el mismo escenario. En ese lugar tranquilo, un parque en donde suceden prácticamente las mismas cosas todos los días, tratará de decidir lo que hacer con su vida y buscará la forma de superar el dolor por la pérdida de su mujer. Irá conociendo a los vecinos, a la gente que viene y va por la calle y que encuentran en él a una persona siempre dispuesta a escuchar, aconsejar y ayudar. ?l debería ser quien reciba el consuelo pero los demás abusan de su calma, de su paciencia y de su buena predisposición. Allí, entre amigos, descubrirá el hilo del que tiene que tirar para recuperar la chispa de la vida.

Nanni Moretti esta que se sale en el papel de este hombre que ha perdido a su esposa. Pese a lo dramático del tema, la historia es de esas que te alegran el día y te hacen ver que en cualquier vaso con agua, siempre hay dos visiones del mismo y es mejor mirar el lado lleno y olvidarnos del otro.
8artuditos