Capítulo primero: El comienzo

Exoneración de responsabilidad: ya sois bastante mayores así que no me vengáis con boludeces si leyendo tropezáis con palabrotas, expresiones malsonantes, de contenido racista, sexista, clasista, chovinista, lerdista o de otro tipo. Si te sientes ofendido por cualquier chorrada que diga por aquí, te invito a que pulses el botón mágico que lo repara todo y que se encuentra situado en la parte superior derecha de esta ventana. Para hacerte más fácil su búsqueda te contaré un secreto: el botón tiene una EQUIS (X).

Todo comenzó cogiendo un tren. Tras eso, diecinueve largas horas de viaje hasta llegar a Nueva Orleans. Los saltos fueron los siguientes:
Hilversum ? Amsterdam Schiphol (Aeropuerto)
Amsterdam Schiphol ? London Heathrow
London Heathrow ? Washington Dulles Airport
Washington Dulles ? New Orleans Airport
Ya habéis leído la historia que escribí sobre
Mi primer vuelo fue con
British Midland y los dos siguientes con United Airlines. Hay una diferencia enorme entre las aerolíneas europeas y las norteamericanas. En primer lugar destaca lo empalagoso que es el personal de cabina de las compañías americanas, todo el tiempo de buen rollito y tal. En segundo lugar se notan las consecuencias del 11S: Los azafatos no son julandrones. Sí, habéis leído bien. Uno sale del avión de BMI con esos azafatos delicados y femeninos y se mete en el avión de United y se topa de frente con Mr. T y familia. Unos pedazos de armario, puritito macho, sirviendo bebidas y sonriendo a diestro y siniestro. Da mal rollo. Prefiero el estilo europeo. Cuando hay tantos gorilas paseándose por el avión es que la cosa está muy jodida por allí.
También se nota la seguridad. No es lo mismo volar a Gran Canaria que a las Américas. Cuando vuelo a casa les importa un carajo y paso por el aeropuerto sin pena ni gloria. Cuando cruzas el charco eres un posible terrorista internacional y mereces ser tratado como tal. Te obligan a quitarte los zapatos y a responder estúpidas preguntas. El tipo de la aduana me preguntó si alguien había tocado la batería de mi cámara de fotos, si alguien podía haber tocado la dichosa batería, si en algún momento me pude despistar y alguien manipuló la batería, si la batería había estado durante todo el tiempo bajo mi estricta supervisión y si alguien había hablado conmigo y tratado de manipular mi batería. No sé, creo que el policía de aduanas tenía cierta fijación con el tema. Yo con la mejor de mis sonrisas respondí siempre que no.
Se te queda una sensación extraña en el cuerpo. Al menos escapé del control del equipaje de mano. Me pusieron una pegatina roja en la tarjeta de embarque y listo. Los que no la tenían eran invitados a comprobar exhaustivamente su equipaje de mano. Básicamente vaciaban los trolleys y bolsos completamente y después revisaban todo lo que iba dentro, cosa a cosa, analizándolas meticulosamente. También les miraban la cartera y cualquier cosa que pudieran llevar en los bolsillos.
Ya cuando entras al avión vas más tocado que el culo de Yola Berrocal. Con mi proverbial suerte me tocó sentarme en la última fila en ventana. Al lado mío un hindú al que ignoré gloriosamente todo el vuelo. Hay que ver la manía que tiene la gente de querer hablar en los aviones. Es algo que me puede. Yo no me siento al lado de un desconocido para enterarme de su vida. Punto. Delante de mí iba el jefe de la manada de gorilas, un tío que no cabía en el asiento, que tenía músculos hasta en los pelos del culo y que estaba al loro de todo. Sin lugar a dudas el agente de incógnito que volaba con nosotros. Hay que ver como sudaba el hijoputa. Cada vez que levantaba ese pedazo de brazo que parecía un jamón serrano nos bañaba con su aroma. Sólo fueron siete horas, así que os podréis imaginar.
En Washington, punto de entrada a los Estados Unidos, tuvimos nuestro momento Lista de Schindler. Nos llevaron a un sótano y nos pusieron a hacer cola para pasar la aduana. Yo meándome todo y aquellos inútiles a paso de tortuga revisando los pasaportes de la gente y haciendo una nueva andanada de preguntas estúpidas. Como era de esperar, a todos los que tenían pasaportes de países no europeos se las hacían pasar canutas.
Tras ser admitido oficialmente en el país, nuevo avión y llegada a Nueva Orleans totalmente roto. Hubo un detalle que me llamó mucho la atención al llegar. Cuando uno va a recoger su equipaje sale de la zona de seguridad del aeropuerto. Las cintas de recogida de maletas están abiertas al público. Cualquiera puede entrar allí. Tanta coña marinera con la seguridad y al final de tu viaje cualquier mangante te birla la maleta sin que a nadie le importe un huevo.
Al llegar al hotel (Best Western New Orleans Airport) y abrir mi maleta, la sorpresa final:

El panfleto que colocaron encima de mis cosas confirma que mi equipaje había sido abierto por motivos de seguridad para comprobar su contenido.

En realidad trataban de proteger a todo el universo de la amenaza terrorista que supongo y lo hacen amparados por ?la ley??, que debe ser como se denomina ahora a la chulería y el fascismo del presidente americano.

Por suerte yo no le puse candados a mi maleta, porque la susodicha ?ley?? les permite reventarlos en el nombre de la paz y el bienestar mundial. Supongo que se debieron quedar fascinados con las latas de pimientos de piquillo que mi madre le mandaba a mi tío, la pimienta de cayena y las bolsas de caramelos Tirma.
Hasta aquí llegamos con los previos, en el próximo capítulo: Plantation Country (El país de las Plantaciones).

2 opiniones en “Capítulo primero: El comienzo”

  1. A ver, lo de los candados,¿te los pagan si te los rompen a la hora de inspeccionar o, simplemente te dicen que fué en otro momento?.

    Que me van a revisar hasta las mismísimas barbas ya es de imaginar, lo mejor que se puede hacer es no viajar a EE UU durante un tiempo, así se darán cuenta de los excesos y pararan, de lo contrario, irá en aumento.

    Por cierto, la próxima vez que veas un músculo en los pelos del c—, ¿podrías fotografiarlo?, me hace ilu… 😡

Comentarios cerrados.