Carancho

CaranchoLa primera de las películas que vi en el Latin American Film Festival de Utrecht este año fue un drama romántico argentino al que llegué de pura casualidad ya que comenzaba a una buena hora y podía verla después de trabajar. Como sucede siempre con las películas de las que nunca has oído hablar, entré al cine con la única expectativa de pasar un buen rato y disfrutar con una buena historia pero la película se queda un poco corta. Se llama Carancho y en España se estrenó en septiembre del año pasado, así que salvo que la den por la tele o la alquiléis, no creo que esté en cartelera.

Un julay que trabaja denunciando a las aseguradoras de coches por accidentes conoce a una chama que intenta salvar una vida mientras él intenta agarrar un cliente

En Argentina hay un montón de accidentes de tráfico y a su alrededor se ha creado una industria. Al lugar del suceso no solo acuden las ambulancias para atender a los heridos, también acuden unos pasantes que quieren conseguir como clientes a las personas que sufren el accidente para montar denuncias contra las aseguradoras y ganar dinero. Eso es lo que hace el protagonista de la película, un hombre que empieza a cansarse de este mundo siniestro y en el que se estafa también a los clientes. En uno de esos accidentes conoce a una chica y se enamora de ella y la perseguirá hasta conseguir que le corresponda e intentará cambiar y mejorar solo que su pasado y su presente se ponen en su camino y acabarán arrinconados en una situación algo estrambótica que parece no tener una solución sencilla.

Ricardo Darín es un pedazo de actor que con su aplomo brilla en la pantalla pero si no hay un buen guión detrás de él y el resto del elenco no está a la altura, no puede salvar la película. Su historia de amor carece de gancho y se podrían suprimir todas esas escenas sin que la historia lo note y ahí está el mayor de los problemas que tuve con la peli, su falta de coherencia, lo floja que parecía por momentos y como subía y bajaba sin tener demasiada consistencia.

Cuando la película podría haber terminado el director y guionista Pablo Trapero tuvo que sufrir algún tipo de embolia cerebral porque se le fue el baifo totalmente y comenzó a cagar a conciencia todo aquello que había construido con un final que no viene a cuento, que no explica nada, que no se entiende y que fulmina todo el crédito que podían haber adquirido.

Esta es una que podéis ignorar y no os habréis perdido nada.

05/10

2 opiniones en “Carancho”

  1. Esta peli la vi en Argentina, en julio del año pasado. La verdad es que tampoco me gusto, me gusto ir con mi hermana al cine a verla en una ciudad donde nunca pensamos que algun dia estariamos juntas 🙂
    Por cierto, que vi a un carancho en ushuaia cuando estuve en el fin del mundo, en argentina finalmente es la forma como llaman a los abogados. Un besito.

Comentarios cerrados.