Carol

No teniendo demasiados filtros a la hora de ir al cine, el otro día fui a ver una película con un trailer muy soso y que ya asustaba. Aún así, eso no me detuvo y me planté como un campeón en la filmoteca, con mis GafaPasta sin cristales para que no me acusen los sub-intelectuales y salvo por lo de tomarme un vaso de vino como hacen ellos o un té estirando el dedo meñique hacia el cielo como si así el agua caliente con hierbas secas supiese mejor, entré a ver Carol, película que creo que se estrenará en España a comienzos de febrero con el mismo título.

A una julay bollera le pica el chichi que no veas

Una tortillera se encoña de una piba y no parará hasta que froten los potorros. En el camino, su matrimonio se irá al traste, estará a punto de perder la custodia de su hija y todo el mundo la verá como a una enferma. En el caso de la joven, no se sabe muy bien si lo que busca es la guita o realmente es amor.

Ser lesbiana en los cincuenta en Estados Unidos no debía ser fácil y probablemente eso es lo que nos quieren contar con la película. El problema para mí es que el guión es lento y repetitivo y pierdo el interés prácticamente desde el principio. Les toma prácticamente hora y media en restregar potorros y hasta ese momento, no se puede decir que haya pasado nada en pantalla. La falta de acción, la complacencia del director a la hora de derrochar minutos sin contarnos nada, la manera en la que las dos mujeres se rondan pero nunca se mojan, aburre. Da igual que Cate Blanchett sea una buena actriz. El ritmo y el triste montaje la hunden y ni siquiera ella salva la película. La joven hembra del dúo está interpretada por Rooney Mara en una actuación mediocre y sin ganas. Está allí por el cheque y en ningún momento te llegas a creer que esté enamorada de la otra mujer, de su novio o de cualquier otra persona. Es como un maniquí que mueven entre escenas, sobra totalmente. Al parecer hay gente que encuentra cierta belleza en esta película pero puedo confirmar y confirmo que yo no soy uno de ellos. Me aburrí como una ostra.

Esto puede provocar la muerte cerebral a miembros del Clan de los Orcos a los que se les obligue a verla. Probablemente encandilará a los más pedantes de los sub-intelectuales de GafaPasta ya que no pasa nada y dura dos horas

Una respuesta a “Carol”

Comentarios cerrados.