Casi cuatro días de batería

Cuando se produjo la Gran Traición ese suceso innombrable que dejó temblando a mi amigo el Rubio y por el que seguramente me está torturando y obligando a correr dos veces por semana, algo que odio con una intensidad inusitada, ya entonces decidí que lo más importante para mí era el tamaño y la batería. No dejes que los julays te engañen que si la Loles ya dice que cuanto más grande y más gorda, más hermosa, la sabiduría popular no puede equivocarse y por supuesto, este refrán se puede aplicar perfectamente a los teléfonos. Que mi teléfono es grande y gordo dan fe todas las pavas que me cruzo por la calle y que me gritan ¡Ole, Ole y Oleeeeeeeeeeeeee! porque si lo llevo en el bolsillo, el paquetón es como un brik de leche de un litro. La grandeza se debe a ese pedazo de pantalla enorme para verte mejor, que decía la abuelita delincuente de Caperucita Roja cuando le daba por ir a verla para pedirle unos leuros. Ahora hasta puedo usar el teléfono para leer cosas y ver lo viejas y estropeadas que están mis amigas cuando me mandan fotos y me asusto al ver los detalles escabrosos. La gordura, la gordura es lo que permite esto:

Toma pedazo de batería

Por más que le joda a cierta comentarista que yo me sé, a mi amigo el Rubio y al resto de enmanzanados, la última carga de mi teléfono me dará para OCHENTA Y OCHO horas o casi cuatro días y si no llego a ir de barbacoa el sábado habría durado más, ya que la gráfica muestra que el primer día la caidita era mortal y eso es porque estuve en Gorkum, que es un lugar en el medio de la nada en el que la cobertura GSMística no debe ser muy buena y el teléfono se esfuerza más, igual que sucede cuando estoy en Hilversum, en donde me da que la antena está en la azotea de mi edificio y por eso tengo la peor cobertura del universo por conocer. Esto de cargar el teléfono un par de veces a la semana es un gustazo que no tiene precio, ni siquiera con tarjeta de crédito. A más de uno le sorprenderá lo poco que miro la pantalla del teléfono, algo que se verifica en la zona inferior, en el lugar que dice Pantalla encendida en el que más o menos se cuantifica mi desidia y la razón por la que puedo tardar días para responder un mensaje. El uso principal del teléfono es y será escuchar audiolibros y hacer mis deberes del Duolingo.

7 respuesta a “Casi cuatro días de batería”

  1. No que me lo copian y después me reprochan que no cubra las esperanzas de otros. Esto es un secreto mejor guardado que el de la prima truscolana de mi madre

  2. Precisamente por eso te dura tanto la batería, porque como la mierda esa de teléfono no sirve ni para tomar por el culo, no lo usas como el otro. Por cierto, cuando quieres ver las fotos de tus amigas las estropeadas, cuanto tiempo tarda en abrirlas??? psé. Droidorotas. Lo siento, pero te pongas como te pongas, a mi no me llevas al lado oscuro.

  3. no tarda nada en abrirlas y hago el mismo uso que le daba al otro: Duolingo + audiobooks con bluetooth + Podcasts con bluetooth en el trabajo + correo + whatsapp. En este además estoy usando Fit, el programa que detecta el ejercicio físico y hace unas gráficas espectaculares y pese a eso, la batería dura mogollón. POr supuesto que no quiero que nadie se pase al reverso zarrapastroso. Ya somos bastantes y si los chinos venden mucho, se lo creerán y subirán los precios.

Comentarios cerrados.