Casi nada

Hoy es uno de esos días en los que quiero escribir algo pero no se me ocurre nada. Estoy de alguna manera bloqueado. Llevo ya más de una hora intentando decidir la ruta que quiero seguir y no se me ocurre nada así que desisto. Mientras esperaba la inspiración he cortado con el Google Chrome y he vuelto al Firefox, solo que a la versión 4, que aún sigue en estado beta. Llevo cerca de un año saltando de un navegador al otro, sin rumbo fijo, igual que con el motor de búsquedas por defecto, que tan pronto es google como bing, el cual me parece más eficaz en la actualidad.

Antes de que acabe la semana habré visto Harry Potter 7.1 al menos cinco veces y todavía hay gente que me pregunta si es buena, como si uno fuera por puro masoquismo al cine y disfrutara sufriendo. En los pocos días que lleva en cartelera y con la mayor parte de mis amigos ya comentándola porque la han visto, parece que hay dos bandos: los que leyeron los libros previamente y los otros. Para los que disfrutamos la experiencia conociéndola de antemano la película parece funcionar mucho mejor, somos capaces de apreciar la miríada de detalles que han dejado en casi todas las escenas para que los encontremos. Para los otros esos detalles no significan nada y se quejan que la película navega en el drama y le falta acción. Tendrían que haberse leído el libro para saber que la acción está concentrada en un par de puntos muy determinados, pero su alergia lectora se lo impide.

Definitivamente, no es mi día. Voy a aprovechar para regar mis cuatro limoneros, cuatro pequeñas maravillas que he visto nacer y ahora estoy ayudando a crecer. Para eso y para ver el catálogo de ropa de mis tiendas favoritas y comprar algo por Internet, que desde que descubrí lo de comprar ropa por la red, el mundo me parece infinitamente más hermoso y práctico.

4 opiniones en “Casi nada”

  1. Hago algo superespecial. Los he visto nacer y ahora que son pequeños los tengo en unas macetas preciosas de colores vivos sobre la mesa y vivirán conmigo dentro de la casa durante el invierno. Les he puesto nombre a todos ellos y les he dado mis apellidos. El más grande debe tener unos quince centímetros y el resto unos seis o siete.

    Cuando vayan creciendo los transplantaré a macetas grandes que pasarán el invierno dentro de la casa. Procuraré que ninguno sea demasiado grande. Y es probable que de en adopción a dos de ellos y yo me quede con los otros pero como a estas alturas aún no se sabe si todos van a sobrevivir, he optado por el exceso al defecto.

  2. Y puestos a preguntar, ¿alguien conoce una buena aplicación para leer el contenido sindicado en el PC? ¿O alguna alternativa a Google Reader? Después que me acostumbré a las aplicaciones dle iPhone y del iPad, la de Google me parece una mierda de página y me enerva.

Comentarios cerrados.