El doblaje que lo dobla todo

Cuando los dioses te bendicen como a mi con el don de haber podido ver durante el año 2018 CIENTO VEINTISIETE películas hasta este instante, también te condenan con la maldición de CIENTO VEINTISIETE oportunidades para mamarte trailers y puedo jurar y juro que hoy en día, yo soy una de las personas que más trailers ven en el universo conocido y para tratar de cancelar esa nociva influencia en mi vida, suelo poner toda mi atención en hacer ejercicios con el Duolingo e ignorar la pantalla. Pese a esos esfuerzo, el trailer de Mamma Mia! Here We Go Again lo puedo haber visto tranquilamente cien veces, o más bien escuchado, tantas veces que se ha grabado en mi cerebro y conozco los diálogos en inglés al dedillo y por eso, en el vídeo que viene a continuación, está la secuencia conocida:

Cuando estuve en Gran Canaria de vacaciones, fui UNA SOLA VEZ al cine y pusieron el trailer español, el cual casi me destruye los tímpanos y seguro que murieron multitud de neuronas por la aberración del doblaje, que no quiero que os engañéis, el doblaje es malísimo SIEMPRE, SIEMPRE y SIEMPRE. A continuación tenemos el mismo trailer en español:

En el minuto 1:37, en la versión inglesa se oye, WICKED WITCH OF THE WEST, o la BRUJA TRUSCOLANA DEL OESTE y en la versión española esto se transforma enl a aberración: ESA MALDITA BRUJA. Esto es algo totalmente distinto.

Un pelín más tarde, en el minuto 1:50, Cher dice THAT’S THE BEST KIND OF PARTY LITTLE GIRL o ESA ES LA FIESTA MÁS MOLONA RETACO y en la versión española, el traductor se tuvo que confundir y se metió un tampón por culo y acabaron con YO NUNCA ME PIERDO UNA FIESTA NIÑA, lo cual demuestra por y para siempre que en el doblaje se manipulan las cosas y la versión doblada, es básicamente otra película.

Hay un tercer punto en el que cambiaron los diálogos y de nuevo está relacionado con Cher, con lo que igual en la versión doblada esta mujer hace otro papel, ya que todo lo que dice es diferente. En el minuto 2:33, Cher dice: GREAT-GRANDMOTHER, I´M LEAVING THAT OUT OF THE BIO, que podríamos traducir por BISABUELA, ESO NO APARECERÁ EN MI BIOGRAFÍA NI EN TRUSCOLUÑA, QUE NO ES NACIÓN y en la versión pachanguera doblada al español, la pava dice: BISABUELA, FATAL PARA EL CURRÍCULUM que ya manda güevos, que cambian las cosas más que en mi versión folclórica y chimpúnica.

En fin, que la próxima vez que alguno que esté a corta distancia de mi me diga que lo de los doblajes españoles es de gran calidad y dad y dad, que se prepare porque del escupitajo no lo salva ni su bisabuela.

Otra vez helado

VW en versión esfera

El sábado estuve en Amsterdam para ir al cine y entre películas pasé por el Kalvertoren, un pequeño centro comercial en la calle Kalverstraat que recientemente ha sido remodelado y ahora lo llaman Kalverpassage, pero vamos, que sigue siendo una colección de tiendas en las que gastar tu dinero. El cambio más drástico parece ser que ahora, el pasillo por el que se circulaba es el Art Passage y lo están decorando con arte moderno, ese que se hace para HELARTE y que tiembles con el súbito bajón de temperatura corporal. La pieza principal era una esfera hecha con un VW escarabajo, aquellas preciosidades de hace mil años y que aquí un artista indonesio destruye y convierte en una bola, en la que aún se puede reconocer el coche pero que da pena, ya que esto, más que arte, es un atentado contra un objeto que ya era bello.

Que llega el frío

Que llega el frío

Esta semana ha comenzado una secuencia de eventos meteorológicos que parece abocarnos a una semanilla de frío intenso, algo que mola mazo pero aún más interesante, nos lleva a batir dos récords , ya que tanto el uno como el dos de marzo existe la posibilidad que la temperatura sea la más baja de la historia desde que comenzaron las medidas hace más de cien años y además, es muy posible que el agua de los canales se hiele lo suficiente para que podamos patinar sobre los mismos y todos, todos, todos, sabemos que yo ADORO patinar sobre hielo y que me parece una injusticia tremenda que no me lleven representando a África, a todito el continente, a unos juegos límpidos de esos, aunque también es más cierto que yo ni muerto voy al país de los kabezudoskoreanosdemielda, gente que está en el podium de los seres inhumanos que desprecio en este planeta y que firmo desde ya mismo para su eliminación absoluta y si Dios tiene lo que hay que tener, cuando llegue a las puertas del cielo, le pregungaré que hicimos los humanos para merecernos a esa gentuza en la tierra. En las tiendas holandesas y como por arte de magia, ahora en todos los escaparates hay patines y muchas de ellas ya han colgado carteles diciendo que no les quedan porque cuando sucede que la probabilidad de patinar aumenta, aquí el que no los tiene corre a comprarlos y el que ya los tiene, como yo, los saca del desván y los engrasa y los mima para que estén preparados.

En mi oficina, he usado unas dosis de manipulación y tengo a dos oteadores de hielo, aunque ellos no saben que hay otro y cada uno cree que es mi elegido. Ambos, una vez al día, han de pararse en un lago o reserva de agua y comprobar el grosor del hielo que se está formando ya que ambas zonas están en mi lista de lugares a los que ir a patinar y ya tengo montado mi equipo laboral para, a la hora del almuerzo, irnos todos a volar sobre el hielo durante una hora. Por las tardes, un holandés al que le di un repaso hace unos años ya me ha retado, quiere la revancha, quiere demostrar que uno que nació junto al hielo siempre será mejor que un africano que está mejor equipado para correr y subir a una palmera en caso de emergencia. La mitad de la carrera se gana con la guerra parapsicológica y yo tengo conexión más que directa con Raticulín así que estoy ninguneando sus mensajes y los del resto de amigos en el grupo y eso lo está volviendo loco. No sabrá hasta un rato antes si voy a patinar con él y con ese vivir sin vivir en sí, seguro que vuelve a perder la carrera y no se lo perdona ni en esta ni en alguna futura vida.

Hoja de ruta del 2018

Y siguiendo con las tradiciones de los primeros días de cada año, hoy tenemos la que ciertamente no será mi hoja de ruta del año ya que tiendo a cambiar de idea cada pocos parpadeos y siempre digo esto y hago aquello. De todos modos, es un buen ejercicio para poner en palabras las ideas que flotan por mi cabeza y muchas veces ajusto la dirección de mi vida como consecuencia de aquello que terminó saliendo a la superficie por aquí. Esta tradición es ancestral, no diré que como Virtuditas, pero casi, ya que ha sido una constante desde que el mejor blog sin premios en castellano cumplió su primer año. Repito que lo que ponga por aquí es una idea y como tal, es probable que desaparezca o se altere o quizás hasta que la lleve a cabo. Esta es la decimocuarta edición y las anteriores fueron en el año 2005, 2006, 2007, 2008, 2009, 2010, 2011, 2012, 2013, 2014, 2015, 2016 y 2017

Quien nos iba a decir que entramos en el décimoquinto año de ese lugare en el que Nada es lo que parece y seguro que lo celebramos algún día de estos. Esta bitácora está en la adolescencia, en la edad del pavo y ha llegado a la misma con la tranquilidad de ser el lugar perfecto para escapar de los acusadores y acosadores que llenan las redes sociales y en donde un comentario en el momento inorportuno o una verdad que se te escapa pueden resultar la muerte social. Por suerte somos pocos y parece que todos nos movemos mejor por terrenos en los que uno no tenga un límite en el número de caracteres o has de reconocer que te gusta cualquier bobería con la que te bombardean.

En octubre y por culpa de una lesión dejé de correr tres veces por semana y en el 2018 recuperaré la costumbre ya que además de ser bueno para la salud y complementar todos los kilómetros que hago andando y en bicicleta, sirve para mantenerme norésico-bulímiko y para que conste en acta, he comenzado el año con sesenta y cinco kilos y seiscientos gramos y hoy mismo estoy doscientos gramos más flaco, lo cual no quiere decir que no cocine y hoy ha sido un día en el que he cocinado una cantidad ingente de cosas deliciosas para alimentar a las alimñanas mañana, que es cierto día muy pero que muy especial. Como sigo buscando y encontrando nuevas recetas, seguro que añadiré cosillas a mi pequeño libro de recetas de cocina, el cual ya no es tan pequeño.

Sigo esperando que me echen, como todos y cada uno de los años desde el 2002 y también sigo diciendo que buscaré un trabajo nuevo y al final no lo hago. He sobrevivido a dos reorganizaciones menores en el año 2017 y espero que la grande que está por venir arrase y me lleve por delante. Al menos he hecho mi trabajo de campo y la polaka que dirige el departamento de recursos inHumanos no me puede ver.

Este año arranca con muy poco planeado en el capítulo de viajes y lo primerísimo será contar los últimos tres viajes del año anterior ya que aún no he dicho ni mostrado nada de mi último paso por Roma (o sus alrededores) ni por Lisboa (o sus alrededores) ni del regreso navideño a Gran Canaria también parando en Lisboa. Cuando me saque de encima todos los resúmenes habrá una sobredosis de anotaciones viajeras con multitud de fotos y vídeos. Mi primer viaje será como siempre a Málaga , al final de enero y en marzo pasaré por Gran Canaria. Es posible aunque no seguro que busque algo para febrero y después tendré que decidir a qué lugar de Asia iré este año. Hoy estaba mirando las Maldivas y aprovechar y bucear por allí pero no me convence. También tengo la idea de irme a Tailandia y bucear y tomar el sol por allí, o a Malasia o incluso a algún lugar en Indonesia, aunque digo eso y después me piro para Vietnam o cualquier otro sitio. Es casi seguro que no iré a las Filipinas porque quiero descansar un añito de aquel destino que me encanta. Como el Turco está por aquí no es probable que vaya a Estambul. Este año igual me arriesgo con los destinos accesibles de Francia aunque repito que como país no me convence. Es más que posible que pase por algún lugar de Italia de nuevo y si lo cuadro, iré a Bilbao y hasta haría un esfuerzo por ir a Vigo, ciudad en la que está trabajando varios días a la semana mi amigo Sergio. Seguramente combinaría esto con un día en Oporto, ciudad que me ha gustado desde siempre. También Helsinki y Tallin están muy alto en mi lista de lugares por los que quiero pasar.

Con el cine pronosticar el futuro es más fácil ya que se trata de llegar al sexto año consecutivo superando las doscientas películas. Los meses con al menos dieciocho películas no son raros con lo que no debería haber muchos problemas.

Por las mañanas seguirá la ancestral tradición de series de fotos y este año veremos gran parte o todos los lugares que he visitado en las islas Filipinas y quizás alterne algún destino europeo o poner más fotos de Roma o Lisboa y de cuando en cuando visitaremos fotos conocidas y que entran en el club de las 500. Los lunes tendremos casi siempre el Resumen semanal, con su parte fotográfica dedicada a la comida y por supuesto, seguirá la serie eterna de fotos de Bicicletas e incluso alguna nueva de Cervezas, aunque reconozco que estoy bebiendo muy poco alcohol últimamente.

Nos seguiremos riendo de truscoluña y los truscolanes, esas bestias repelentes y repugnantes que por culpa de nuestra bondad tan grande nunca exterminamos como debimos haber hecho antes de que se inventara Internet. Habrán cosas de mi vida en la categoría de Reality sucks. Repito la promesa que nunca cumplo y tampoco escribiré la legendaria trilogía Láctea, esa obra maestra de la zafiedad que cambiará la percepción que ninguno tiene de mi y que consta de tres episodios titulados Leche machanga, carne de machorra y leche mangorra.

El día uno de enero estaba convencido que el dos comenzaría a escribir un libro y por descontado no lo he hecho ya que sería romper una de las cosas que quiero hacer y que llevo poniendo aquí en todas y cada una de las ediciones. Y no será por falta de ideas, que la historia de la niña esa que de camino a mujer tiene una edad del pavo muy mala y en vez de salirle los granos en la cara le sale uno nada más en los bajos a la altura del guirre y se le estira y le crece con la forma de un cipote y cuando sus amigas lo descubren no se cansan de follar con ella y los orgasmos provocan poluciones, solo que en lugar de lefa ella suelta una pús blanca en cantidades industriales y las amigas hasta practican las mamadas y las culiadas con ella que termina recibiendo el apodo de la SACACORCHOS en el instituto porque desvirga a toda quisqui y así como quien no quiere la cosa se le pasa esa edad, se le quita el grano y del empute tan grande que se cogen sus amigas le dejan de hablar y la chama se deprime y se redime cuando el Cuca, el chamo más feo del instituto se la empeta hasta los pelos de los güevos y le da candela como la que ella daba y descubre lo que se estaba perdiendo. O algo así.

Dos o tres veces el año pasado estuve por retomar el Porcas de Distorsiones y ayer pensaba que debería desatarme al completo y hacerlo, al menos una vez al mes. No sé si sucederá. Lo que sí es seguro es que cada día haré mi ración de ejercicios en el Duolingo y los grandes hitos históricos que supere serán anunciados por aquí.

En resumen, MÁS DE LO MISMO, con dos anotaciones diarias salvo por circunstancias ajenas a vuestras voluntades y todo eso y seguramente algo más en Distorsiones.