Méate con el artisteo

Méate con el artisteo

Cuando estuve hace unas semanas en Florencia, viaje del que aún no he hablado, en la Piazza della Signoria y justo delante del Palazzo Vecchio había algún tipo de arte moderno de ese que uno siempre duda entre calificarlo como mierda o elegir abominación. Al parecer esta cosa es del llamado-artista Urs Fischer, que puso enfrente a dicho palacio dos figuras humanas que están hechas de cera y que van ardiendo poco a poco. Se instalaron en septiembre y la foto es del cuatro de octubre. Si alguno necesita pruebas concretas de que a veces el-arte te deja helado, esta es una muy buena. A la izquierda había una nevera abierta y como con productos y sobre la misma otra figura de cera ardiendo. No recuerdo cual de las dos era la que se titulaba truscoluña no es nación y creo que el título de la otra era Puercagón, pronto estarás en el trullo. A la derecha de esta aberración estaba la copia del David de Miguel Ángel en el lugar en el que se colocó el original hasta que lo mudaron al museo (para que se conserve y no lo destrocen los vándalos truscolanes que todos sabemos la mierda de gentuza que son esos llamados independentistas). Si el genio italiano resucita y ve lo que han puesto al lado de su estatua, cae muerto nuevamente al instante.

Fuchingo en calle de Florencia

Fuchingo en calle de Florencia

En la variante canaria de mi madre y sus amigotas, un fuchingo es uno de esos coches sin carnet, esas especie de motocicletas con un chasis como si fueran la versión infantil de un coche de verdad. En Florencia, en pleno centro de la ciudad me crucé con uno de esos vehículos y me llamó un montón la atención por su diseño. Tiene dos puertas, una a cada lado pero una sola plaza, aunque detrás del conductor hay una pequeña zona de carga en la que se puede poner alguien en postura fetal o llevar un cadáver si quieres deshacerte del mismo. El cacharrillo este amarillo tiene tres ruedas, con dos delante y una detrás que imagino es la del motor. No tiene puerta trasera con lo que la carga se entra y saca por la puerta principal. Lo mejor de este coche sin carnet es que parece sacado directamente del universo de los Minions y me hubiese gustado ver al colega en carretera a todo trapo rozando los cuarenta kilómetros por hora, con sus gafas de sol chulescas y demás. El vehículo estaba junto a un restaurante cuyo nombre se puede ver en la puerta y supongo que lo usan para pedidos a domicilio y quizás hasta sea el coche de empresa de alguno de los que trabajan allí. Por detrás del coche y sin poderse ver en la foto había una china en una mesa que se pidió un café y aprovechó para echarse allí una siesta de esas de un par de horas. Los camareros la despertaban y la animaban para que se fuera pa’l coño pero como que se la sudaba, ella estaba allí tan a gustito, aunque uno de ellos se aburrió y le dio unos buenos meneos a la silla de la chama hasta que ella optó por irse.

Tricycle petado en Boracay

Tricycle petado en Boracay

Cada país del sureste de Asia tiene sus peculiares medios de transporte públicos creados alrededor de bicicletas y motos y por el mejor blog sin premios en castellano llevamos años viéndolos. En las Filipinas, si no quieres seguir una de las rutas de los jeepneys está la posibilidad de los tricycle o triciclos, motocicletas a las que se les ha añadido una mega-estructura para transportar hasta nueve julays. A menos que pagues una cantidad adicional, estos vehículos paran y recogen a todo el que lo pide y que va en la dirección en la que circula, se enteran más o menos de la ruta y se bajan donde les resulta más conveniente o en su destino, ya que el conductor es flexible en lo del recorrido. Si eres intelectualmente dotado seguro que encontrarás uno o varios micro-vídeos por aquí con mis viajes en estos cacharros, aunque en mi caso casi siempre ha sido solo con el conductor ya que los precios son tan ridículos que no los comparto y por uno o dos leuros me llevaban allí a donde quería. En Boracay les hice algunas fotos y en la imagen de hoy vemos un tricycle con ocho personas, petado y hasta con el equipaje de varias de ellas sobre el chasis. Hay un tipo especial, llamado motorella y que pese a que los he visto y me he montado, no recuerdo si les hice fotos, en los que la moto está en el centro de la estructura, que es bastante más cerrada que la que vemos hoy. Con algo de suerte veremos alguno de esos en las fotos de Camiguin. Hay otro tipo de transporte construido a partir de las motocicletas y llamado Habal-Habal, con un asiento mucho más largo y capacidad para cinco julays y a veces una estructura como de silla de camello montada sobre la motocicleta y que permite llevar hasta trece julays. Esta última la llaman skylab y aunque me he cruzado alguna, creo que no les he hecho fotos.

La aberración de la caravantoren

Caravantoren vista desde la calle

Hace un par de semanas me acercaba al cine que está en el noroeste de la ciudad de Utrecht un domingo por la mañana con mi bicicleta y cuando llego al aparcamiento me encuentro frente a mi el mamotreto de la foto anterior. Lo primerito y lo segundito que pensé fue que ya se nos llenó el villorrio de gitanos o peor aún, de comemieldas truscolanos, esos que se inventan países y hacen referéndum con papeletas que solo tienen una respuesta. Con la de espacio que hay en el lugar, la única explicación para el apilamiento de las caravanas es que querían defenderse mejor y por eso las ponían así.

Resultó que en realidad esto es arte o más bien helarte, ese tan especial y difícil de comprender y en este caso un chamo se imagina que con la superpoblación, llegaremos a un punto en el que en lugar de fabricar edificios, apilaremos caravanas creando torres y para ello, como el neerlandés permite hacer una palabra a partir de otras, pues surgieron las caravantoren. Esto de la creación de conceptos con palabras arrejuntadas a mí me desquicia y hace poco leía en el periódico acerca de algo llamado spoorboomduiken que en español se pronuncia como truscoluña no es nación. Ese pedazo de palabra en realidad son tres. Tenemos spoor, que entre sus muchos significados para mi es el de vía de tren, tenemos boom que es árbol y tenemos duiken que me la se porque yo soy uno de los grandes expertos africanos en el tema del buceo en pecios japoneses de la Segunda Guerra Mundial y ese es el infinitivo del verbo bucear. Así que la palabra era algo como vía de tren con árbol adjunto y algún tipo de buceo. Le pregunté a un colega de la oficina porque me daba pereza irme al buscador ese y resultó que spoorboom es lo que en español llamamos barrera de paso a nivel y que spoorboomduiken es la acción de pasar por debajo de la barrera cuando está baja porque viene un tren y cruzar las vías (y con suerte morir en el intento para limpiar el ADN de la raza). Resulta que cada día en algún punto del país hay retrasos porque en tres o cuatro lugares se dan este tipo de situaciones así que en los más populares para este deporte han puesto cámaras y están metiendo unas multas de ciento cuarenta leuros más nueve de gastos de administración, aunque quieren subir la multa a doscientos leuros. La compañía ferroviaria lo que busca es que pongan la multa en diez mil leuros para así incentivar el deporte y que sea de altísimo riesgo, al menos para tu bolsillo. Como lo graban en vídeo, cuando lo niegas como cualquier judas truscolano, te pondrán el punto en la boquita con el vídeo.

Caravantoren desde la azotea del Cinemec

Volviendo a lo de las fotos, tres días más tarde regresé al cine con más tiempo, subí a la azotea, mirador con una de las mejores vistas de la ciudad de Utrecht y le hice la segunda foto a esta aberración artística. Aunque resulte difícil de creer, esa cosa horrenda y la hierba que vemos en la foto están sobre la autopista A2, la más grande (en número de carriles) de Holanda y que a su paso por la ciudad de Utrecht han enterrado y rescondido para que no parta la ciudad.