The Prodigy

No creo que haya un julay ya sea hijo de vecino o no que no sepa que yo no me pierdo una película de terror en cartelera, que ya me pueden poner vientos en contra de noventa kilómetros por hora y una alerta amarilla que me da igual, salgo antes de mi casa y sudo como un mulo para llegar al cine a tiempo porque eso es lo que haces si eres un devoto al género, aunque haya un gusanillo como las lombrices que está dentro de ti susurrándote que va a ser una mierda. Da igual. Por eso, la semana pasada fui a ver The Prodigy que también se ha estrenado en España con el mismo título y la traducción en el subtítulo de truscoluña no es nación.

El hijo de puta de una julay es más malo que Puerkagón y su zorra rumana y quiere montar una república independiente en su barrio en la que no haya chimpún.

Una madre, después de los dolores y haber empujado a su hijo fuera del chichi, como que cree que el chiquillo tiene cositas raritas, pero no de mariponsón sino más bien de hijoputonsón, que el chiquillo es como un bicho malo que hay que aplastar. La chama acaba convencida que su hijo está reposeido por un asesino y malaje que nació y se crió en truscoluña y que murió al mismo tiempo de nacer su hijo. Mientras, el chiquillo irá evolucionando y después de poner los lazos amarillos, le dará por matar, como a toda esa chusma y gentuza de lo peor.

Recordemos que en el libro de como hacer una peli de terror ya dicen que el ingrediente principal de este cine son muchos muertos y que mueran sufriendo y casualmente, eso es lo que no tenemos aquí. Básicamente, si has visto el trailer, has visto las mejores escenas de la película ya que hay muy poco más. El miedo es el elemento ausente, esto es más bien como un thriller para retrasados, con gilipolleces y boberías y un niño que cuando mira a la cámara, te juro que me daban ganas de arrearle un moquetazo y dejarlo sin dientes. La película dura hora y media y le sobran cuarenta minutos fácilmente, es que no paré de mirar el reloj para ver si salían los títulos de crédito, que esto no termina porque obviamente, quieren hacer una serie y ya sabéis quién no muere al final. Aparte del cretino del niño, los adultos ni sabían ni querían actuar, estaban allí por la promesa del cheque y según se lo dieron salieron por patas. Esta también debe ser la primera película en la historia del cine en la que en el segundo rato ya alguien explica perfectamente las razones que tiene el malo, con lo que desde allí hasta el final, somos conscientes de lo que hace y por qué lo hace, lo cual agranda nuestro aburrimiento.

Esto es el tipo de cine que ponen en Telajinco en los fines de semana y te pones a verla combinada con una siesta. Es una película de terror sin miedo y aburrida. Dudo que entretenga a los miembros del Clan de los Orcos y por descontado, no es cine para los sub-intelectuales con GafaPasta.

La LEGO película 2 – The Lego Movie 2: The Second Part

La memoria nos engaña continuamente y si me preguntas que cuando fui a ver La Lego película – The Lego Movie yo juraría por las bragas más sucias de Mafalda que fue el año pasado pero mirando en los ingentes archivos del mejor blog sin premios en castellano resulta que hace exactamente cinco años que la vi o eso que si eres más especial llamas un lustro. Creo que después de esa hubo dos más que no llegaron al mismo nivel de genialidad y se supone que ahora regresamos a la historia original con The Lego Movie 2: The Second Part, la cual se ha estrenado en España con el título de La LEGO película 2.

Un grupo de julays que no chingan se van de putas a la periferia o algo así.

Pretender que sepa de que iba la película se me antoja imposible así que diré que creo que después de unos años, el mundillo de los Lego es atacado por otros juguetes por piezas o así y lo destruyen todo mientras ellos reconstruyen y están bien jodidos o algo similar y después tendrán que ir hasta un lugar en el que hay un chiflado que quiere acabar con todos o similares.

Creo que este será un buen ejemplo para estudiar como se puede perder la magia de una historia entre la primera y la segunda parte. Todo lo que había fascinante en la primera parte está mayormente perdido y aquí tenemos como una serie infinita de escenas supuestamente cómicas o dramáticas que parecen haber sido escritas para que haya muchos cameos y para que el que hace de Batman chupe pantalla que no vea. La cosa es que la película funciona a ratos, tiene tramos divertidísimos y otros en los que comencé a dormirme de puro aburrimiento y eso es algo que no es bueno. En algún momento la historia se complica aún más con los personajes del mundo exterior, los supuestos humanos y ya tenemos que si aquello iba a mal, enfila directamente el destino de peor. Terminamos con una película que no es mala, tiene su gracia, pero que carece de la frescura y la originalidad de aquella en la que se inspiraron.

Probablemente valga para entretener a los cachorros de los miembros del Clan de los Orcos e incluso es posible que los hijos de los sub-intelectuales con GafaPasta también la disfruten, pero no estoy muy seguro si conseguirán el mismo efecto con los padres.

La semana pasada en Distorsiones

La semana comenzó Desde Marte con desamor o como las reglas no escritas se incumplen por el colectivo que más se queja cuando los demás hacemos lo mismo. Esta fue la semana en la que todos declaramos nuestras lealtades y yo soy del equipo del Turco. Esta semana también se ha aclarado el futuro de mi visita a Asia de este año y Será Indonesia y Malasia con el foco exclusivo en el buceo en lugares idílicos.

Sigo liado con Aquel drama de ayer y de hoy y ya he dejado solo mil fotos en mi flickr y ahora me toca recuperar las nueve mil que tuve que borrar y que están repartidas por aquí dentro. Antes del fin de semana reflexionaba sobre la Honestidad, algo que en la sociedad en la que todos debemos ser correctos, cada vez se ve menos.

En Viena, comenzamos viendo el Kunsthistorisches Museum Wien y después entramos para ver el Interior del Kunsthistorisches Museum Wien y enfrente tenemos el Naturhistorisches Museum Wien y Maria Theresien Denkmal. Nos quedamos mirando el Burgtor.

Fue una semana relativamente lenta en cuanto a Cine ya que solo fui a ver tres películas pese a haber planeado cuatro, pero la idea de una hora de baño intensivo con agua a cinco o seis grados no me atraía nada y ayer fue un día en el que en ningún momento de la tarde dejó de llover. Por suerte tenía algo en la despensa y comenté cuatro, comenzando con Green Book, que está bien pero tampoco es como para emocionarnos hasta las lágrimas, seguimos con la comedia Familia al instante – Instant Family que me gustó bastante, tropecé con el clásico Superman, que con el tiempo ha quedado bastante deslucido y acabamos con la tonta comedia Time Freak.

Y así transcurrió la semana.

Time Freak

Esta semana el pre-estreno sorpresa nos tenía guardada una especie de comedia romanticona pero como para la niñería, una película que parecía más bien concebida para repetirla una y otra vez en el canal Disney, con protagonistas jovencitos y boberías del tamaño de rascacielos. Como no llovía y me apetecía ir al cine y además, la semana se presentaba de secano en lo relativo a nuevas pelis, terminé yendo a ver Time Freak, película que no parece tener fecha de estreno en España, lo cual no me extraña, ya que lo raro es que vaya a llegar a los cines holandeses y supongo que si algún día se deciden, la titularían truscoluña no es nación y ¡QUE VIVA ES-PA-ÑA!

A un julay lo deja su hembra y se lo toma fatal y se dedica a viajar en el tiempo con su amigo bosmongolo para recuperar aquel chochito perdido

Comenzamos con un adolescente o algo así al que deja la novia una y otra vez en una cena y así descubrimos que al parecer el chaval, a fuerza de tomar preparados lácteos como la leche fresca pero que no necesitan de nevera, es tan listo, tan listo que ha construido una máquina para llevarlo atrás en el tiempo y reposeer su cuerpo o algo así y tratar de enmendar los errores que lo llevaron a romper con su novia. Lo acompaña su amigo tonto, que solo quiere follar y que ya le ha dicho que si no encuentra pava, que él no le hará ascos a su culito sin pelo mientras el otro no abra la boca para no romper la ilusión. O algo así.

Esto es una comedia tonta para adolescentes rodada con actores que dejaron la adolescencia atrás hace muchísimo tiempo pero que gracias a que no cambian de aspecto, pueden dar el pego, al menos en el caso de los dos chavales porque lo que es la novia, esa se ve ya más quemada que las calderas del infierno. El tal Asa Butterfield aquí no termina de funcionar porque pese al aspecto de chaval, se nota que ni él se cree sobrino ni jarto de güisky lo que tiene que contar, que son polladas superlativas. Se dedicará a ir por diferentes momentos de su vida, puntos que según él eran críticos en su relación y tratar de arreglarlos pero es que le falta química con la pava, es que se le ve mucho más cercano con su amiguito. El pobre desgraciado además es de esos barbilampiños que con veintipico tacos, debe tener un total inferior a los diez pelos de barba y esa falta de pelo lo convierte en un bicho raro. El que hacía de amigo iba de payasete y aportaba poco a la historia, solo quería chingar y las tías cuando lo veían siempre ponían continentes de por medio. Acaba como que entretiene pero no le vi sentido alguno a ponerla en el cine, esto parece más bien pensado para la televisión, es algo de consumo sin más.

Si eres un miembro del Clan de los Orcos, dudo que te mole pero igual la pillas en casa y con tal de poner algo de ruido y así no oír lo que te dice tu loba, te la empapas sin prestar atención. Si eres un sub-intelectual con GafaPasta, un poquito de por favor que esto no es para ti.