Hell Fest

Hell FestCuando descubrí que el estreno sorpresa de la semana iba a ser una película de terror me emocioné más que Virtuditas en un concesionario de automóviles pero esa misma emoción se me evaporó cuando vi el trailer de la película y sobre las ocho y media de la noche, cuando tenía que salir en bici para ir al cine, mi tremendo cabezón buscaba todo tipo de excusas para cancelar el viaje y quedarme al calorcito de mi keli. Finalmente opté por ir y así hoy puedo acuchillar y destrozar la película Hell Fest, la cual al parecer ya se estrenó en España a finales de septiembre con este mismo título.

Una julay más zorra que la Veneno se va al parque de atracciones con sus dos amigas pendonas los machos que se las empetan a sufrir

Un joven se la quiere empetar a una pava o algo así y en vez de decirle que se ponga de rodillas y le coma la banana como mandan los cánones, paga unas entradas VIP para ir a un parque temático en noche de Halloween o así y disfrutar del evento con la pava que se quiere chingar y sus dos zorramigas, una de ellas con macho adosado y la otra que resulta que es más bollera que un dónut. Una vez en el parque un friki o así empieza a seguir el grupo y después, de uno en uno, todos irán desapareciendo o así.

Decir que esto pertenece al género del cine de terror es un insulto a dicho género. Tienes que ser retrasado y acarajotado para que esto te de miedo. Es una especie de mierda pinchada en un palo que te restriegan por la cara si te dejas. Las escenas se ven venir desde antes de llegar a la Vía Láctea, las polladas de los diálogos producen unos chirridos estremecedores en los tímpanos y la atracción sexual de la protagonista es nula o seguramente en negativo, es que es más probable que esa acabe en la cama con un tampón que con aquel gilipollas. A la amiga negra hasta yo me ofrezco a matarla y llenarle la boca de hormigón armado para que no la vuelva abrir nunca jamás y de la bollera prefiero no hablar porque es que me pongo enfermo de las ganas que tengo de reventarle la boca a hostias a esa tonta. A uno de l os machos, creo que el que iba con la negra, a ese propongo que lo dejen en una plaza en Arabia Saudita solo recubierto con beicon para que esa chusma y gentuza miserable se encargue de él. El malo es peripatético, pésimo, malo, malo, malo, tanto porque con la máscara esa no tiene expresividad como porque es que no da un puto palo al agua, que si ese trabaja en un matadero acabamos todos de vegetarianos para poder comer algo. Con este equipo, esta mierda naufraga y llega al final más peripatético que recuerdo. Se puede calificar de horrible y probablemente me quede corto.

Si eres un miembro del Clan de los Orcos y esto te gustó, no te olvides de volver a ponerte el cerebro cuando llegues a casa, subnormal. Si eres un sub-intelectual con GafaPasta, esto está tan lejos de tus gustos cinematográficos que no te tienes ni que preocupar.

02/10

Kin

KinLa fritanga se está convirtiendo en un género cinematográfico, eso de coger diez historias que han funcionado, o cinco y fusionarlas y hacer algo que es parecido pero que no es igual se está convirtiendo en cotidiano. Hoy tenemos un buen ejemplo del tema con una película de la que jamás hoy hablar hasta que apareció en cartelera y titulada Kin. Al parecer se estrena en España con el mismo título casi al final de noviembre.

Un julay pre-adolescente se encuentra un arma y se convierte en matón o algo así mientras protege a su hermano delincuente pero sin ilusión ni fantasía

Un criminal sale de la cárcel y vuelve a casa de su padre y no le dice que tiene un pedazo de deuda del copón que adquirió en la cárcel y o paga o los matan a todos. A todas estas, su padre tiene un hijo negro adoptado que encuentra un arma extraterrestre y no veas como la usa para atacar a todo quisqui, con lo que demuestra que en la familia llevan lo del crímen muy interiorizado. Después se pasan por un puticlú en donde el niño se encoña de una puta que se va con ellos y como que se pone a vivir con ellos mientras los extraterrestres, la pasma y todos los demás los atacan con una mala saña que no veas y el niño sigue matando pero sin ilusión ni fantasía.

Tenemos una cutre-película de ciencia ficción que aporta al niño como el portador del arma extraterrestre y al hermano criminal o algo así. Tenemos que los extraterrestres quieren recuperar el arma, los delincuentes quieren matar al hermano, el padre, es tonto del culo, el hermano, es tonto del culo, él es tonto del culo y además, NEGRO, que igual no se ha mirado en un espejo y no lo sabe y claro, lo normal es que tu hermano te meta en un puticlú cuando tienes trece años, que te dejen entrar sin problemas porque no perderán la licencia y que la puta se vaya contigo porque después de tomar un montón de copas contigo le molas mazo o algo así. Hay dos estrellones ya apagados entre los secundarios y los protagonistas son gente totalmente desconocida que o actúa mal o directamente no actúa. La historia es estúpida y a veces te ríes de lo malas que son las escenas pero en ningún momento piensas que estás viendo algo bueno. El final es hiper-peri-patético, se montaron una coña que se puede catalogar como bazofia y que no venía para nada a cuento. Esto es, básicamente, un telefilm.

Si eres un miembro del Clan de los Orcos, hay momentos en los que te sentirás identificado, como cuando van al puticlú, pero como no enseñan nada de chicha y las putas parecen seguir los consejos de alguna monja para su vestuario, pues más bien como que te aburrirás. Si eres un sub-intelectual con GafaPasta, es que no deberías ni estar leyendo esto.

04/10

La ley del menor – The Children Act

The Children ActPor aquello de sacarle el mayor partido a mi visita a Amsterdam de hace un par de semanas, fui también a ver la película que voy a comentar hoy porque me cuadraban los horarios, ya que creo que la van a poner dentro de un mes o así al menos un día en Utrecht y podía haberme esperado pero es que no había nada más que no hubiese visto y que pudiese combinar sin pasar horas esperando en la ciudad. Se trata de The Children Act y en España se estrena en noviembre con el título de La ley del menor.

Una julay se mete en un berenjenal por culpa de un puto testigo de Jehová mientras su marido se la empeta a otra

Una tipa que está obsesionada con su trabajo de jueza famosa que sale en la tele y que juzga los casos más chingosos relativos a menores, no se da cuenta que a base de ignorar al macho que en un pasado muy lejano se la empetaba, el colega buscó coño por otro lado que comer pero es como bosmongolo del coño y después de engañarla (y hasta antes) se lo cuenta, con lo que la tía lo juzga y lo castiga a coger puerta mientras resuelve el caso de un joven testigo de Jehová que prefiere morir a recibir una transfusión y que al ella obligarlo, el chaval se encoña de ella y la sigue a todas partes para ver si la pilla desprevenida y la monta, solo que al final las cosas no salen como todos o ninguno quieren.

En principio esto es uno de esos dramas judiciales que tanto molan al populacho, con grandes decisiones morales que tomar y demás, lo que pasa es que de alguna manera, se distraen demasiado y acaban con una especie de telefilm que está bien y entretiene, pero que es pasable sin más. Por más que Emma Thompson sea una buena actriz, ni siquiera ella puede remontar cuando el guión tiene lagunas muy profundas que frenan el ritmo o se desvía por caminos absolutamente no interesantes. De lo peor de la película es la movida con su marido, interpretado por un aburridísimo Stanley Tucci que era como un ñanga y definitivamente, ella se tenía que haber puesto un pepino de los más gordos entre las dos piernas y culear al marido para castigarlo por putón verbenero. El chaval con el drama lo hace muy bien Fionn Whitehead, aunque le sobran también minutos de lloriquear y lamentarse por su desgracia tan grande por ser testigo de Jehová y quiero que tanto él como su familia sepan que si tocan el timbre de mi casa, que yo no les voy a abrir porque me la suda su secta y prefiero ir al infierno con todos mis amigos. La película tiene un giro dramático para acabarla, uno que yo recé y recé para que llegara quince minutos antes pero bueno, nunca es tarde si la dicha de salir por patas del cine es buena.

Esto no es para nada cine para los miembros del Clan de los Orcos y yo diría que tampoco tiene la calidad que buscan los sub-intelectuales con GafaPasta. Se quedó en poco más que un telefilm que igual ponen en Antena Triste un domingo por la tarde y lo podéis ver con un ojo abierto y el otro bien cerrado.

06/10

Dogman

DogmanLa última vez que fui al cine en Amsterdam, hace justo dos semanas, la excusa era la película que voy a comentar ya que es italiana y solo la están poniendo en un cine allí. Este año, en lo relativo al cine italiano que se estrena en Holanda, está siendo fabuloso y por eso no quería dejar de ver Dogman, película que inicialmente pensé que jamás saldría de las fronteras italianas pero estoy muy pero que muy equivocado y hasta llegará a España al principio de noviembre con el mismo título y si le mola a la gente, harán la versión española calcando planos y después le pondrán un puñado de migas en la mano de algún agradecido periodista y dirán que la versión española es infinitamente superior a la italiana y el que lo haga, no caerá muerto fulminado por un rayo porque Dios nos ha abandonado.

Un julay tan feo como tizio es además acorajotado y se jode la vida por hacerle las gracias al sobrino del Güaca

Un pollaboba con pinta de gremlin vive en una barriada periférica cerca del mar y tiene una peluquería de perros. En el barrio, el criminal de la zona, lo usa en ocasiones para sus fechorías y cuando no, pues le pega una jalada y en una de esas, lo embauca en un robo en un butroneo al local pegado al suyo y acaba en la cárcel, en donde le dan lo que no está escrito. Cuando sale el criminal del barrio lo ningunea y lo ignora y el chamo acaba traumatizado pa’l coño o algo así y buscando venganza, aunque se le va la mano con la misma.

Esto es un drama con crimen y venganza y hasta castigo y podría haber sido una obra maestra pero es que en algunos momentos, el protagonista toma unas decisiones que no se pueden justificar de ninguna manera, que hasta un lerdo no lo haría. Son esas pequeñas cagadas, que hay varias, las que acaban desluciendo la historia, que por lo demás es fascinante y nos introduce a un tipo, un pobre desgraciado que vive vendiendo drogas en su peluquería de perros y del que todo el mundo se ríe y que lo que quiere es ser feliz sin más. La película tiene un momento en el que cae en un bache de aburrimiento, no termina de avanzar, repiten el mismo tipo de escenas demasiadas veces y cuando por fin salen del mismo y el chamo va a la cárcel, esa parte que podría haber sido super-hiper-mega interesante se la saltan por completo. La parte de la venganza me pareció excesiva porque mezcla realidad con fantasía o delirios y no cuaja. Decir que el actor principal, el desconocido Marcello Fonte, es muy bueno y tiene una de esas caras asimétricas que dan carácter, además de ser un taponcillo.

Esto es cine de filmoteca con lo que los miembros del Clan de los Orcos harán muy bien no acercándose a ningún cine en el que la estén dando. Sí que puede molar a algunos de los sub-intelectuales con GafaPasta, sobre todo los más innovadores. Está bien pero le faltó algún ajuste para que todo encaje perfectamente.

07/10