Supertarta de un metro de diámetro en el Club de las 500

Supertarta de un metro de diámetro

En los Países Bajos, la regla es que alrededor del día de tu cumpleaños invites a los compañeros de la oficina a comer tarta o algún otro dulce. Hay incluso una compañía que fabrica tartas holandesas y vive de esto. En mi trabajo, algunos se alían para celebrar sus cumpleaños juntos y seguramente ahorrarse dos leuros. Una de esas alianzas produjo una tarta de un metro de diámetro que vimos por primera vez en abril del año 2005 en la anotación La madre de todas las tartas y hoy le damos la bienvenida al Club de las 500.

Retorciendo palabras en el Club de las 500

Retorciendo palabras

Gracias a Dios que se me curaron los ramalazos sub-intelectuales que me daban en un pasado muy lejano y que hacían que escribiera chorradas de todo tipo. Según llegué a la inmadurez no volvieron a darme. Hace doce años, cuando aún tenía el virus, me dio por hacer una serie exótica inspirada en las canciones de un álbum. Cada una de esas historias iba acompañada de una foto tuneada a destajo, como la de hoy, que vimos por primera vez en agosto del 2004 en la anotación Retorciendo palabras y hoy le damos la bienvenida al Club de las 500.

La novia va en barco a su boda en el Club de las 500

La novia va en barco a su boda

Continuamos en Giethoorn y en otra de las veces que estuve por allí fuimos testigos de las maniobras para acudir a la iglesia y casarse de una chama, por supuesto, yendo en barco ya que en Giethoorn ese es el principal medio de transporte. Hay otra foto perdida en el mejor blog sin premios en castellano en la que se puede ver que la barca la impulsaba el cura que iba a casar a la pava. La foto es de septiembre del año 2003, la vimos por aquí por primera vez en octubre del año 2009 en la anotación La novia va en barco a su boda y hoy le damos la bienvenida al Club de las 500.

El lago sin fondo en el Club de las 500

El lago sin fondo

Ya era hora de regresar al club en el que van entrando las fotos según criterios místicos y lo hacemos con una foto tomada en Giethoorn, pequeño lugar bastante libre de turistas y de difícil acceso y uno de los secretos peor guardados de los Países Bajos. La foto es ancestral y seguramente los dos chiquillos que aparecen en la misma hoy en día están en la universidad o trabajando y van a todos lados agarrados de sus pellejas. La imagen nos permite ver como en prácticamente todos lados, la profundidad de canales y lagos en Holanda es mínima. Esta foto es de septiembre del año 2002, la vimos por primera vez en octubre del 2009 en la anotación El lago sin fondo y hoy le damos la bienvenida al Club de las 500.