Mil cuatrocientos días de constancia en el Duolingo

Nadie, ni mi más rancio enemigo apostaba hace prácticamente una vida que el Duolingo se convertiría en mi entretenimiento favorito cuando uso el transporte público y nadie, nadie, nadie daba un duro por mi constancia. Espero que todos esos disfruten revolcándose en su disgusto porque a la chita callando, hoy he llegado a los MIL CUATROCIENTOS días de constancia usando ese programa por web, en el Androitotorota o en el AiPad. Esa cantidad de días equivale a más de CUARENTA Y CINCO meses, o exactamente DOSCIENTAS semanas y estoy a las puertas de superar los CUATRO años, algo que llegará en sesenta días. El anterior hito histórico fue en junio cuando llegué a los Mil trescientos días de constancia en el duolingo.

En esta ocasión, el luctuoso evento me pilló haciendo ejercicios de neerlandés para ingleses en el tren. A falta de nuevas iteraciones entre los idiomas que practico, sigo enganchado a los siguientes cursos: italiano para españoles, italiano para ingleses, inglés para italianos, neerlandés para ingleses e inglés para neerlandeses. Le sigo poniendo velas negrísimas a Santa Rita para que publiquen el español para italianos al que me engancharé desde que aparezca. Podría investigar la rama portuguesa del italiano pero por ahora, tengo bastante con lo que hago y no quiero forzar mi única neurona y obligarla a hacer horas extras.

1400 días de constancia en el Duolingo

3 AFC Ajax – Standard Liège 0

Hace casi tres semanas comentaba en la anotación 2 AFC Ajax – SK Sturm Graz 0 que casualmente y como quien no quiere la cosa había ido a un partido de clasificación para las ligas europeas, que obviamente ganó el AJAX. Ya por aquellos días avisaba que teníamos entradas para el siguiente partido aunque no sabíamos cual sería el contendiente. Al final resultó que el equipo se enfrentaba al Standard Luik, equipo belga, país famoso por los criminales que acoge, mayormente sinvergüenzas con putitas romanas que roban todo lo que pueden y más y gentuza similar. De nuevo tenían dos partidos y en el de ida el Ajax empató a dos goles, con lo que en cierta manera partían con ventaja en el partido de vuelta. Como compramos un paquete de entradas combinadas, sabíamos hasta el asiento que nos tocaba. Esta vez, en lugar de papear en la calle, invité al colega a venir a mi casa y como quien no quiere la cosa, preparé unas Quesadillas con carne de vaca, que es comida para chamos, de esa que se hace en un momento, es adictiva y te deja petado:

Quesadillas con carne de vaca

El día anterior un colega de la oficina me dio un montón de manzanas de su jardín y le prometí que las procesaría y crearía con ellas mi fabulosa e increíble tarta clásica de manzana holandesa, receta que lleva en mi familia desde que yo la metí entre las mías y que bordo tan bien que es normal y habitual que los que la comen, lloren de alegría por tremendo privilegio:

Tarta clásica de manzana holandesa

Me quedé con el trozo que falta en la foto anterior y ese fue el postre de la cena y en la oficina, dividieron la tarta en diez porciones y me llegaron diez felicitaciones por tremendo homenaje y ya tengo comprometidos un kilo de manzanas caseras cada semana para las próximas dos o tres semanas, que me regalarán para que yo haga mi magia habitual.

Después de cenar pillamos carretera y manta y nos fuimos al estadio y cuando íbamos caminando desde el coche, que mi amigo es culocochista como los comentaristas y se niega a usar el transporte público, la guagua que lleva a los jugadores del Ajax llegaba al estadio y vivimos ese tremendo y estremecedor momento que queda reflejado en el siguiente vídeo (no voy a explicar los avanzados procesos que hay que realizar para poder verlo porque doy por sentado que aquí todo el mundo tiene al menos un dedo de frente):

El Ajax llega al estadio

Antes de entrar nos pasamos por un Decathlon que hay en un lado del estadio porque esas tiendas son amigables con los hombres y no apropiadas para las #CHOCHINAZIS, las pavas esas que pretenden reescribir la historia del universo. Cuando entramos, los jugadores ya estaban calentándose en el césped:

Jugadores calentándose antes del partido

Como siempre, vivimos con pasión la ceremonia de las banderas pero para ahorrar tiempo, hoy el vídeo es solo de un trocito de la misma en un estadio que estaba completamente petado y pese a las peticiones de los barcos de negreros, no podíamos aceptar a los futuros terroristas que vienen del más allá:

Ceremonia de las banderas

En la primera mitad se vivieron momentos estremecedores que se desarrollaron y acabaron con el primer gol del Ajax, resultado temporal del que dejo constancia por aquí:

1 AFC Ajax - Standard Liège 0

Un ratito más tarde, llegó el segundo gol y el delirio máximo:

2 AFC Ajax - Standard Liège 0

Y con ese resultado tan favorable llegamos al final de la primera parte. En el primer minuto de la segunda llegamos al resultado final:

IMG_20180814_213445_818

y después de ese último cambio en el marcador, el resultado se mantuvo estable y el resto del partido fue más bien aburrido tirando a masque-que-no-veas. Hay varios documentos estremecedores de esa segunda parte:

3 AFC Ajax - Standard Liège 0

En el vídeo anterior se puede ver una de las jugadillas y en el siguiente creo que tenemos el único córner que hubo en la segunda parte a favor del Ajax:

Tirando un córner en el partido Ajax - Standard Liège

Y como en ocasiones anteriores, al terminar el partido los jugadores dieron el paseíllo triunfal al campo de césped y al llegar a nuestra zona los retraté, mientras tiraban al público los balones que regala una de las empresas patrocinadores. Junto a la portería es la zona TERMINATOR con todos los seres humanos modificados genéticamente y equipados con sillas de ruedas:

Paseíllo de los jugadores del Ajax

Después salimos, volvimos al coche y sobre las once y media regresé a mi casa.

La ida y la vuelta a Gran Canaria en julio

La terrible ola de calor que no nos da tregua y que lleva sobre los Países Bajos desde tiempos inmemoriales ha terminado afectando todas nuestras vidas y por eso, aunque hoy se cumplen casi tres semanas desde que regresé de Gran Canaria, no he hablado de ese viaje, bueno, no solo es el calor tan horrendo que me impide sentarme a escribir, es también que como no estaba seguro si la diñó tú-sabes-quién, pues estaba esperando por si me ahorraba hacer los vídeos, que es muy latoso. Aprovechando un viernes tranquilo en la oficina por fin me he puesto y he logrado sacar adelante una anotación gráfica que va a resultar épica y legendaria y que demuestra por trillonésima vez que este es el mejor blog sin premios en castellano y un lugar en donde la calidad brilla por su presencia tanto como por su ausencia. Los vídeos los he preparado las dos noches anteriores en mi casa y me faltaba componerlo todo en una única anotación que dominará a todas las demás. Mis vacaciones veraniegas en Gran Canaria comenzaron con una alegría porque la aerolínea elegida para el viaje es Transavia, la cual parece que no está metida en los fregados de Ryanair o en la desfachatez y la desvergüenza de Vueling. Volaba desde Amsterdam, de sábado a domingo y opté por gastarme unos veinte leuros más en el billete para tener la ida y la vuelta en horario cristiano, es decir, mi avión salía de Amsterdam a las dos y media de la tarde y me permitía ir al aeropuerto por la mañana sin problmeas. Elegí ir en guagua a la estación de tren de Utrecht porque con las obras alrededor de la misma, no me arriesgo a dejar la bici toda la semana. En el aeropuerto, pasé el control de inseguridad sin problemas y después busqué mi avión. Salimos en hora y para complacer a ese-que-no-mento, pillé asiento de ventana pero del lado izquierdo del avión. Desde mi ventana, lo que se veía es un avión de Vueling que seguramente estaba retrasado desde que crucificaron a Jesucristo y los pasajeros ya los habían momificado:

Avión vueling en Amsterdam

Es lo que tiene arriesgarte a volar con las líneas aéreas agitanadas, que te dan por culo a base de bien. El viaje fue perfecto y hay un vídeo espectacular que contiene el despegue y el aterrizaje. En la primera parte, el despegue, fuimos de nuevo a la Polderbaan, en el quinto coño y esta vez iba del otro lado del avión (hace poco estaba sentado en la parte derecha) con lo que ya hemos visto la ruta desde ambos lados. El despegue es precioso, sin nubes y el aterrizaje en Gran Canaria es épico y al estar en la parte izquierda del avión se puede ver la isla perfectamente. Este vídeo, que no me extrañaría nada que nominen a muchísimos Oscars, está acompañado de la canción From Now On del musical El gran showman – The Greatest Showman. Como siempre, si el vídeo no está debajo del párrafo, lo podéis ver AQUÍ:

De lo que sucedió en Gran Canaria diré poco porque es información encriptada y para la que es necesario ensuciarse pero que sepáis que un día fui a bucear y habrán vídeos del fondo del agua del mar. Saltamos ocho días hacia el futuro de este pasado y llegamos al día en el que regresaba, que era domingo y de nuevo y gracias a aquellos veinte leuros de más, pillé el vuelo de las once de las diez y media de la mañana en lugar del de la noche que llega a Amsterdam de madrugada. Pasé el control de inseguridad del aeropuerto con mi mochila petada de comida y embarcamos en hora. NO solo hice un vídeo, en paralelo, gracias a que tengo un Androitotorota de doscientos leuros, hice fotos mientras grababa el vídeo, ya que mi Androitotorota permite esa proeza tan grande y de nuevo, me senté en el lado izquierdo del avión y tenemos UN MONTÓN de fotos espectaculares con diferentes lugares de la costa noreste de Gran Canaria. En primer lugar vemos la playa de Salinetas:

Playa de Salinetas

Desde allí nuestro avión siguió volando y se puede ver en la siguiente foto de nuevo la playa de Salinetas y a su derecha la Playa de Melenara, lugar al que suelo pasear por las tardes desde la Garita y en donde quedo mucho con los amigos para cenar:

Playas de Salinetas y de Melenara

Al lado de Melenara está el muelle de Taliarte y allí la facultad del Ciencias del Mar tiene un edificio grande y hasta laboratorios con unas piscinas en las que recuperan tortugas y otras bestias marinas, aunque puedo jurar y juro que no se realizan labores de protección de los asquerosos truscolanes, bestias que se merecen la muerte. En la siguiente foto vemos el muelle:

Muelle de Taliarte

Finalmente, cuando el avión comenzaba a alejarse de la isla redonda, de Gran Canaria, tenemos una foto de las playa del Hombre y de la Garita, ambas de fabulosa arena negra y entre ellas, la urbanización de Hoya Pozuelo en donde tiene la keli mi madre. En la playa de la Garita he pasado miles de horas de mi vida al sol:

Playas del Hombre y de la Garita

Todas las fotos anteriores las hice mientras grababa el vídeo del despegue que está al final de esta anotación y en el que he añadido mensajes encriptados con los nombres de las playas y que seguro que el único que mira los vídeos los verá. Seguimos hacia el norte, a una velocidad mayor de la esperada por los vientos en la colita que tanto gustito nos daban y gracias a la malvada ola de caló, no había nubes y el aterrizaje fue épico e hice un montón de fotos antes de comenzar a grabar el vídeo. Las fotos que vienen a continuación cubren los últimos quince minutos del vuelo. No hice fotos sobre Bélgica por el asco tan grande que me da ese país desde que es nido y refugio de josdeputas-terroristas, traidores, dictadorzuelos y golpistas. La primera imagen ya es territorio neerlandés, al norte de la ciudad de Brujas y es el estuario del río Escalda, el cual lleva hasta el puerto de Amberes. La ciudad en el lado derecho del río es Flesinga:

Estuario del río Escalda y ciudad de Flesinga

El avión continuó bordeando los Países Bajos y la siguiente foto es de una de las mayores obras de ingeniería de la humanidad, el Delta Park Neeltje Jans, la barrera que protege a los Países Bajos del mar del norte y que se puede abrir y cerrar a voluntad. La excursión que hice a ese lugar con mis padres es una de las que más hemos disfrutado y un recuerdo que está grabado en mi memoria para siempre:

Delta Park Neeltje Jans

Un poco más al norte tenemos otra vista espectacular, el Haringvliet, esos brazos de tierra, como flecos, que se forman en el estuario del río Rin, que por esa zona le da a la costa un aspecto precioso:

Vista del Haringvliet

Siguiendo el vuelo, llegamos a la entrada desde el mar del Norte al puerto de Rotterdam, puerto de más de cuarenta kilómetros de largo, el más grande de Europa y que nace de otro de los ramales del río Rin en su estuario. En el lado derecho de esa mega-entrada a Rotterdam está Hoek van Holland, literalmente la esquina de Holanda:

Entrada al puerto de Rotterdam desde el mar del Norte

Algo más al norte pasamos por encima de la playa de la ciudad de la Haya, Scheveningen, nombre imposible de pronunciar para los cristianos. En la foto se puede ver De Pier, esa estructura que se adentra en el mar y que entre otras dos cosas, tiene una noria y un pabellón. A esa playa se llega en tranvía desde la Haya y en el camino y cerca de la misma está Madurodam, el parque ese de Holanda en miniatura que tanto gusta a los turistas:

De Pier y Scheveningen

Ya estábamos llegando al aeropuerto y el último trocito del país que fotografié (o que he elegido para esta excelsa selección) es la ciudad (o villorrio) de Katwijk aan Zee, lugar en el que no he estado pero al que le tengo una manía tremenda por dos motivos. Uno, que el antiguo director de recursos INhumanos de mi empresa, un jodelagranputa del copón, tenía de apellido el nombre de la ciudad y segundo, que el significado de Katwijk es poblacho de gatos y yo odio y me dan asco y alergia esas bestias repugnantes, con lo que jamás pondré el pie en una ciudad que debe tener una infestación de alimañas similar a la truscolana:

Katwijk aan Zee

Después de eso aterrizamos. En el vídeo, que vemos lo que hay después de Katwijk hasta el aeropuerto, también tenemos el despegue de Gran Canaria. Es fabuloso y fantástico a la par que maravilloso y solo se merecía una canción, así que usé el clásico I Wanna Dance With Somebody (Who Loves Me) de la divina y recordada jacosa Whitney Houston. Esta es una de esas canciones que solo y y dos más reconocemos que es maravillosa pero que cuando la gente la escucha al salir de marcha, se ponen como motos, es que parecen familia de la niña del exorcista y pierden la vergüenza bailando con esta música. El vídeo, si no lo véis por ahí debajo, está AQUÍ:

Y tras aterrizar, pillé el tren a Utrecht la guagua a mi keli y concluyó mi visita a Gran Canaria veraniega.

2 AFC Ajax – SK Sturm Graz 0

El mejor blog sin premios en castellano es una amalgama de morralla de la mala y de la peor que da unos giros totalmente inconsistentes y en el que hoy se puede hablar de esto y mañana de aquello. Uno de esos temas que parecen no pegar ni con cola pero que acaban por aquí son partidos internacionales del AFC Ajax, a los que acudía mucho en el pasado pero que llevábamos exactamente tres años sin ir porque el equipo ha pasado por una fase malísima y vendieron todo lo bueno que tenían. El regreso de los hijos pródigos también se ha debido a que nos hicieron una oferta que nadie con un milílitro de sangre agitanada puede rechazar, dos partidos en los que de antemano no se conocían los equipos a los que nos enfrentábamos por la módica cantidad de veintisiete leuros, trece leuros y pico por partido. En algún momento de nuestras vidas recién pasadas supimos que el primer contrincante o enemigo sería el SK Sturm Graz de Austria y dependiendo de lo que suceda en el partido de ida y en el de vuelta, el segundo será otro equipo para acceder a la Champions League o vamos de rebajas a la UEFA Europa League.

El partido ha coincidido con El infierno holandés es naranja y nos temíamos todo lo peor y más, ya que un estadio es una masa de hormigón que se caldea que no veas. Como hemos hecho desde siempre para estos eventos, quedamos antes para cenar juntos y elegimos el templo de las costillas, el epicentro del universo culinario de esa exquisitez, el Café Cartouche en Hilversum y en el mismo, por primera vez en la historia, en su terraza exterior sucedió algo increíble. Lo normal es que haya hostias y puñaladas traperas por conseguir una de las mesas que tiene en la calle cuando hay buen tiempo pero en el libro del cambio climático, treinta y cuatro grados no es buen tiempo y las hostias eran por conseguir mesa en el interior, con ese delicioso aire acondicionado. Nuestra comida, por supuesto, fueron costillas:

Costillas en el Café Cartouche

La foto ilustra un concepto que desconocen en muchos restaurantes. Lo que tú pides en el menú son COSTILLAS y eso es lo que te ponen en el plato, no te lo petan con cosas que no has pedido. En recipientes separados te mandan papas fritas y una ensalada que siempre devolvemos sin tocarla indicando al cocinero que se abstenga de enviarnos comida de cabras.

Después del papeo nos fuimos al sur de Amsterdam y regresamos al estadio Amsterdam ArenA, que ahora se llama Johan Cruijff Arena y si alguno tiene curiosidad de cuánto la ha cagado a lo largo de su vida pronunciando ese nombre, pueden comprobar la pronunciación correcta AQUÍ. Íbamos con tiempo así que desde Hilversum tomamos la ruta escénica en coche, ya que el colega con el que voy al fútbol es culocochista como ciertos comentaristas. Al llegar fuimos a un supermercado asiático al por mayor y allí me permitieron comprar Kaya Pandan Coco Spread, la base maravillosa de las tostadas kaya a las que estoy más enganchado que una pelleja a su teléfono móvil. Después de agenciarme la merka y de dejarla en mi mochila en el coche, enfilamos la ruta del estadio junto a cienes de millones de espectadores.

Johan Cruijff Arena

Como siempre, entramos pronto y buscamos nuestros asientos y creo que esta es la primera vez que veo un partido del lado de los abonos del estadio, ya que normalmente me siento en las gradas del lado que se ve en la foto. Elegimos el segundo anillo porque chico, los de la tele si me pongo en el primero no dejan de enfocarme y me agobio. En la foto anterior tenemos un panorama del estadio un tiempo antes de que comenzara el partido. Al final se llenó y en el resto de fotos y vídeos lo veréis más petado.

La ceremonia del meneo de banderas

El momento más emocionante y maravilloso es cuando se hace el chou de las banderas, espectáculo estremecedor que sucede un poquito antes de la conexión televisiva y de que los equipos vuelvan a entrar en el estadio, ya que anteriormente ya los hemos visto. Ese momento mágico lo podéis ver en el vídeo anterior.

La foto al comienzo

Nunca entenderé esa obsesión por hacerse la foto juntos, yo al enemigo no le doy ni agua chirria y jamás de los jamases me haría fotos con el enemigo, pero en la imagen anterior los podemos ver arrejuntados. Esta es la primera vez en la historia del legendario y ciertamente épico mejor blog sin premios en castellano en la que podemos ver los equipos del lado del paquete y no del lado del orto.

Los seguidores del enemigo

El enemigo también trajo su público, que los ubican en una zona separada y que previamente se llena con chinches, piojos y ladillas y así los vemos que estaban desquiciados meneándose con tanta picazón y como que agitaban sábanas blancas rindiéndose o algo así, y a algún Dios le pido que os de la inteligencia para saber lo que hay que hacer si queréis ver el vídeo anterior.

Depspués del primer gol

El primer gol del Ajax llegó a los quince minutos y en la foto anterior tenemos el comienzo del juego tras la celebración y la gran alegría. Como la portería del contrario estaba en el lado opuesto y en esa mitad el juego mayormente sucedió por allí, no hice vídeos (o no los vamos a ver, que es más correcto).

Primera jugada de peligro tras el comienzo de la segunda parte

Tras el descanso, el portero del enemigo estaba a tiro de peo y nada más comenzar la segunda parte tuvimos una jugada de esas en las que se acercan y aproveché y documenté el evento en el vídeo anterior.

Segundo gol por penalti contra el Graz

Hubo un estremecedor penalti contra un santo varón del Ajax y el árbitro, que era español, pitó penalti y además dijo por la megafonía que truscoluña no es nación. El vídeo anterior es la secuencia de disparo del penalti y el gol que le sucedió, con la histeria que siempre se dispara en esos momentos tan poco dados a la reflexión y la meditación.

Sacando un córner

No hubo más goles, pese a que lo intentaron por pasiva y por evasiva pero nos quedamos con el vídeo anterior en el que un jugador del Ajax saca un córner y después sigue el juego.

Paseíllo de agradecimiento de los jugadores del Ajax

Cuando acabó el partido, como siempre, los jugadores hicieron el paseíllo al campo de agradecimiento y en el estremecedor vídeo sobre estas letras se puede ver el instante en el que se acercan a nuestra zona, o a los que quedábamos, que muchos salen por patas según pita el final el árbitro. Por detrás de la portería es la zona de los minusválidos, aunque los que tenían las sillas de rueda más espectaculares ya se habían ido. Entre ellos también había un niño en una cama de hospital que en la mitad del partido se bajó de la cama y se puso a jugar con un balón y después se volvió a subir a la cama para la segunda parte.

Salimos del estadio, regresamos al coche, que está a unos veinte minutos andando y desde allí, regreso a mi casa, en donde me dejó el colega antes de seguir para la suya. Este primer partido fue un gran éxito y ahora tendremos un segundo partido en un par de semanas, para el que todos los espectadores tenemos las entradas y todos estaremos sentados en las mismas posiciones. Como a nadie le gustan los cambios, también iremos al Cartouche y comeremos el mismo plato de costillas, o no el mismo ya que técnicamente ese lo habremos procesado y jiñado mucho tiempo antes, pero vamos, que de las cinco opciones de costillas que tienen, no vamos a pedir una de las cuatro versiones inferiores. No vamos a montarnos el cuento de la lechera así que no haré cábalas sobre el futuro en el otoño.