Mil trescientos días de constancia en el duolingo

Parece que fue antesdeayer cuando Genín se emocionaba hasta las lágrimas secas de cocodrilo con mis Mil doscientos días de constancia en el duolingo y espero que su amiga la del culocochismo no apostara en mi contra porque perdió el dinero. En los siguientes cien días tuvimos la primera y gran crisis de esta carrera de larga distancia y hubo un día, allá por la primera semana de mayo en el que creí que perdería la serie porque no tenía acceso a las Internetes y uno necesita estar conectado y enganchado como una perra en celo para poder hacer sus ejercicios. Superé esa crisis y hasta superé el desánimo que me entró cuando cambiaron el sistema y crearon ese nuevo con niveles que te obligan a hacerte todo el ciclo una y otra vez hasta llegar al quinto nivel, el más sagrado de todos.

1300 días de ejercicios de Duolingo

Así que sin más, he pasado el hito de los MIL TRESCIENTOS DÍAS de constancia, haciendo ejercicios día sí y día también y ya van más de tres años y medio en los que no he perdido comba y el paso por ese hito, que quedó reflejado en el pantallazo anterior, me pilló haciendo ejercicios de italiano para ingleses, curso en el que ya estoy en nivel 2 y me estoy currando mi camino hacia el nivel 3.

Nivel 3 de inglés para italianos completado

Y combino este anuncio con otro hito del Duolingo que sucedió durante mis vacaciones en Asia. Allí, en Malasia o quizás en Indonesia pero ciertamente no en Tailandia completé el nivel 3 del curso de inglés para italianos con lo que ya casi puedo decir que hablo inglés. En ese pantallazo se puede ver además la cantidad brutal de inútiles lingos que tengo, esas joyas rojas de las que ya he acaparado once mil y pico y que no sirven para nada.

10000

En el año 2004, mientras muchos se especializaban en hacerse una pajilla sin derramar la leche mangorra, yo, que de siempre fui mucho más sub-intelectual sin GafaPasta me metía en un universo nuevo y asombroso, el de las bitácoras o los blogs o los cuadernos personales o así y de mis entrañas salía una invención tan grande, tan grande, que cambió la historia del universo conocido e incluso de aquel por conocer. Vuestro amado CaraCuloLibro se lanzó el 4 de febrero, demasiado tarde porque yo ya había lanzado el veinticinco de enero el mejor blog sin premios en castellano, Distorsiones, como se puede comprobar perfectamente visitando la PRIMERA anotación, el origen de todo, Robo frustrado, aunque en realidad para llegar hasta allí estuve como dos meses currando, configurando, apañando y sudando sangre, que esto parece que lo hago con la punta de la polla pero en aquellos días, todo era muy complicado.

El diez de enero del año 2017 celebramos el paso por las 9000 anotaciones, un hito increíble y que nadie creyó posible porque se dice que soy inestable y dejo las cosas según las empiezo, algo que se vuelve a demostrar que no es así ya que mientras estaba de vacaciones en Asia y con todo atado y bien programado, superamos los cuatro dígitos de anotaciones y entramos en el universo de los CINCO DÍGITOS, hito fuera del alcance de prácticamente todas las bitácoras personales y únicamente conseguido por los blog de copiar+pegar, esos de fritanga y refritos con noticias que vemos una y otra vez en mil sitios. Por supuesto, hice un pantallazo hoy para demostrarlo, uno igual a otros que ya hemos visto:

Más de 10000 Distorsiones

Este hito épico, es la culminación de una sucesión de anotaciones que si miramos hacia atrás, se ha celebrado al superar las 9000, 8000, 7000, 6000, 5000, 4000 y 3000, ya que esta genial y original idea no se me ocurrió cuando pasé por las 2000 y 1000.

Como el mundo todos sabemos con certeza que está lleno de malagradecidos y el noreste de la Península Ibérica además los tiene del tipo de chusma y gentuza truscolana, me felicito a mí mismo por mi perseverancia y por mi constancia que han hecho posible que el libro de catorce años de mi vida siga creciendo.

El próximo hito, los 11000 deberían llegar alrededor de octubre del año que viene, si sigo con mi frecuencia habitual.

Mil doscientos días de constancia en el duolingo

Si hay algo cierto en este mundo es que yo no solo procuro hacer todos los días mi dosis de ejercicios con el duolingo, es que hago una purriada de ejercicios más y en lugar de los treinta puntillos que debería cosechar a diario, es raro el día que no alcanzo los cien, con picos de doscientos o más de cuando en cuando y hoy mismo he hecho ciento veinte y aún me quedan horas. Sigo con mi rutina de italiano para españoles, italiano para ingleses, inglés para italianos, con estos tres idiomas en modo mantenimiento ya que los acabé en su día y ahora estoy con inglés para holandeses y holandés para ingleses, de los que en principio había también acabado el segundo pero han liberado una purriada de niveles adicionales y me estoy abriendo paso entre ellos. Jamás pensé que sería posible el cubrir mil doscientos días sin perder la comba, con vacaciones, con vuelos de purriadas de horas de por medio y saltando de país en país pero parece que sí, que lo he conseguido. No estoy seguro que llegue a los mil trescientos ya que por el camino hay un evento que puede hacerme tropezar, durante mis vacaciones en Asia estaré cinco días y cuatro noches en un barco navegando por Tailandia y por lo que he leído, al menos uno de los días estaré muy lejos de cualquier antena telefónica, con lo que lo impensable puede llegar a suceder y por motivos ajenísimos a mi voluntad, la racha podría acabarse.

Por ahora, reseñar en el diario este tremendo éxito, los 1200 días de prácticas sin fallar uno solo de ellos:

1200 días de constancia en el Duolingo

Resumen del año 2017

Me parece que la tanda de resúmenes se cierra con éste aunque como casi todo en esta vida, tendré que comparar con el año pasado para ver si se me olvidó alguno. Esta es la duodécima ocasión en la que en el mejor blog sin premios en castellano miramos hacia atrás y elegimos una anotación de aquí y de allí para representar el año. Al formar parte de una serie, si quieres darte un empacho épico y legendario, la mejor forma de hacerlo es empezar con el resumen del año 2006 y desde ahí seguir con los de los años 2007, 2008, 2009, 2010, 2011, 2012, 2013, 2014, 2015 y 2016.

Como en una purriada de años anteriores, la principal razón para permitir los comentarios es que Genín se entretiene un montón y ya tiene una edad y no queremos darle disgustos, que es uno de los lectores más leales y entra a diario en Distorsiones.

Estadísticas del blog

En el 2017 escribí setecientas treinta y siete anotaciones, treinta y cinco menos que el año anterior y sigo por encima de la media de dos al día. Hubo un ligero repunte en el número de comentarios con treinta más que el año pasado y la cantidad total fue de mil novecientos ochenta, que suena a nombre de turrón y todos sabemos quién puso la grandísima mayoría. El promedio de comentarios por anotación sigue en los dos y pico, como se puede ver en la tabla anterior. A lo largo del año escribí dos millones setecientos siete mil setecientos nueve caracteres y nos sale que la media de letras por anotación es de tres mil seiscientas setenta y tres. Si sumamos todos los caracteres de la base de datos cubriendo todos los años y dando por sentado que un ser humano se los quisiese o quisiere leer, el tamaño total es superior a diez biblias, con lo que mi objetivo de escribir un libro en algún momento de mi vida se cumple de otra manera.

Y a continuación tenemos la lista que demuestra que aquí siempre estamos los mismos, con los que más comentaron a lo largo del 2017, aunque alguna está por desparecer digital y tal y talmente:

  • Gení­n – 939 comentarios (+75)
  • Virtuditas – 433 comentarios (+117)
  • Darliz – 138 comentarios (-183)
  • Montse – 26 comentarios (+10)
  • Evelyne – 16 comentarios

Lo bueno es que este párrafo ya lo tengo escrito de años anteriores. Como sucede año tras año, Genín es el amo del mundillo de los comentarios y sigue a distancias siderales del resto. Virtuditas recuperó la segunda posición y pese a que está activa muy tarde al haber inventado esa hora, comenta, comenta. Darliz ha fallecido digitalmente este año y en un cierto punto dejó de comentar y ya el año en curso no creo que aparezca. Su ciclo terminó y ahora pasta por los mundos del CaraCuloLibro y seguro que allí entre esos bitios y octetos es feliz como una lombriz. En cuarto lugar está Montse subiendo una posición y si miráis las cantidades de los comentaristas anteriores se ve que juegan en ligas distintas. Finalmente, cerrando la table está Evelyne que el año pasado no aparecía.

Recorriendo el año, el primer día del 2017 apareció por aquí mi crítica de La ciudad de las estrellas – La La Land, película que fue la que más veces vi durante el año y de la que he sacado música que ha aparecido en unos cuantos vídeos. Además, todos sabemos que salvo por Virtuditas, todos los demás somos fans. Ese fue también el mes de los resúmenes con lo que un montón de anotaciones estaban muy relacionadas con esta. También en ese mes llegamos a las 9000 anotaciones, que se dice pronto, pero son una purriada y como desde siempre se ha hablado de mi alto estándar intelectual, en esa época escribía sobre unas Pollita y pollote, con fotos y todo y cruzaba la barrera de los 800 días de constancia en el Duolingo.

En febrero estábamos viendo fotos de Saigón, en Vietnam y hubo una extensa anotación contando La excursión al Caminito del Rey en Málaga y atisbaba en la bola de cristal Fijando algunas vacaciones futuras. También en aquellos días se decía que A cada cerdo le llega su San … y a mi no me echaron, una vez más.

En marzo con la llegada de la primavera yo ya estaba ocupado Plantando cizaña y ese més me sacaba mi certificación PADI Avanzado aprovechando una visita a Gran Canaria. Por si alguno se olvida, os recordaba que Mira que estoy mal ….

En abril estábamos viendo fotos de Atenas y antes de irme de vacaciones a Asia entre la multitu de cosas que tenía que preparar llegó el momento en el que Comienza la ronda de decisiones y por esa época también presentaba El teléfono que va conmigo a todos lados y que es mucho mejor que el de Virtuditas, por más que le pese a ella. En el trabajo me convertía en un Verdulero de oficina.

En mayo me llevé El disgusto y la mayor parte del mes pasó con anotaciones de mi tercer viaje a laso Filipinas que comenzó con El salto a Dubai que comienza las vacaciones y entre todas las anotaciones, aún tiemblo cuando recuerdo Mi primera vez con el tiburón azotador, el Doña Marilyn y la isla Gato

En junio acababa el relato del viaje y teníamos El resumen visual de mi tercer viaje a las islas Filipinas, obviamente un vídeo maravilloso. También me jactaba de La buenísima educación que tengo a la hora de educar a los gatos de los vecinos para que caguen en sus jardines y no en el mío. en Quien me ha puesto la pierna encima … confirmaba que parece que no hay manera de que me echen a la puta calle.

En julio hablaba de la que para mi fue la mejor película del 2017, Baby Driver y Wonder Woman también resultaba una sorpresa agradable. Y en el mismo mes comentababa la peor película del año, Transformers: El último caballero – Transformers: The Last Knight y aprovechando que se iba de vacaciones tú sabes quién ponía la receta de los Burritos de aguacates, millo y judías negras.

En agosto comenzaba la serie sobre Manila y teníamos una anotación fantástica con un vídeo Aterrizando en Heathrow en el que hasta aparecía un Concorde. Ese mes también arrancaba en Los vídeos del comienzo del viaje y el primer día en Dubai el repaso más visual de lo que sucedió en las vacaciones en Asia.

En septiembre teníamos vídeos increíbles como los que hay en Buceando en el arrecife Nat-Nat y en North Rock y ese mes también veía en el cine It, película que fue una de las sorpresas del año. Por ahí también mencionaba La mentira de los viernes.

En octubre fotografiaba cerca de mi casa a un Erizo en la hierba y en las Filipinas estábamos viendo fotos de Boracay y hasta tuve un pinchazo con un día En blanco y cerca del multicines que más visito me fijaba en una Rampa para llevar el Vleutensespoorbrug 2 hasta su sitio.

En noviembre comentaba con fotos y vídeos el Bokbierfestival 2017 y superaba las DOSCIENTAS películas ya vistas en el 2017 y en las Filipinas llegábamos a Bohol y superaba otro hito histórico con Mil cien días de constancia en el duolingo y Diez años ilimitados de cine. Además, después de varias anotaciones por fin veíamos los Tres puentes juntos sobre el Amsterdamrijnkanaal.

En diciembre confirmaba que en mi jardín La Catalpa se quedó calva y que me gustó un montón la película Coco y en las Filipinas veíamos fotos de Siquijor y en la oficina le montaba un pitote a la de recursos INhumanos por culpa del Árbol triste de Navidad y el año acabo con la anotación ¡Feliz Año 2018!

El 2017 tuvo sus más y sus menos pero fue un buen año, viajé por el mundo, me inflé a comer y vi una jartada de cine. Veremos lo que sucede en el 2018.