El islote de Depeldet en la playa de las Cabañas

En la playa de las Cabañas tenemos también el islote de Depeldet, que está tan cerca que se puede ir andando porque el agua no es profunda. Si os fijáis bien en la foto, a la derecha se pueden ver unos cables y desde la carretera, había una especie de tirolina para mover mercancía entre el islote y la isla de Palawan. También había en el lugar un edificio pero al menos cuando yo pasé por allí para ir a la playa no había nadie en el mismo. Este islote seguro que se cuela en alguna otra foto más general.

Isla de Pinagbuyutan desde la playa de las Cabañas

Ayer ya comentaba que cerca del Nido hay una playa muy chula y que por carretera se llega mucho más rápido porque está al lado y se sigue considerando parte del Nido. Se trata de la playa de las Cabañas, llamada así en tagalo, con lo que todos nos imaginamos que en su día, cuando los españoles (y no los truscolanes) le pusieron el nombre, debía estar petada de cabañas, que son las kelis de los pobres. En esta vista, que habrán varias, vemos a la derecha el islote de Pinagbuyutan. La playa es de arena amarilla y desde el centro del Nido te pillas a un motorista y por un leuro o menos te alcanza a la misma. Para volver, más de lo mismo, hay motoristas en los accesos a la playa esperando por clientes.

El Nido desde el mar

Cuando vuelves de las excursiones en barco en el Nido, siempre tienes esta vista al llegar a la isla de Palawan y ver de frente el poblacho. En el lado derecho y un poco cubierto por un saliente en las rocas está el puertito, desde el que salen los barcos que llevan hacia Corón y otros destinos. Creo que se puede subir a la montaña que se ve a la derecha del pueblo, aunque yo no lo intenté por más que te digan que hay unas vistas preciosas porque sudas como un condenado a galeras y además, los mosquitos una vez te metes en la maleza son truscolanes, truscolanes. Completamente a la derecha y fuera de la imagen hay una playa espectacular que veremos a partir de mañana. Por tierra se llega más rápido por culpa del saliente este que se ve a la derecha.

Roque al norte de la isla de Inambuyod

Otro roque de esos que me llaman tanto la atención y que siempre son islotes pequeñitos y en los que la vegetación, pese a las rocas, encuentra un rinconcito para crecer. Este está al norte de la isla de Inambuyod. La única razón para pasar por la zona era detenernos en esta isla y disfrutar de una playa idílica que hay en la misma y que no estoy seguro si aparecerá en la serie de fotos.