Desde Bali a Komodo

Seguimos repasando vídeos y fotos de mi primera semana de vacaciones en Asia y hoy tenemos la segunda fase de transporte, que me llevó desde Kuta, en Bali, hasta Scuba Junkie Komodo. Antes de ver el fastuoso vídeo que hay al final, pasaremos por unas cuántas fotos que quiero dejar por aquí y que complementarán el relato que hice en su día y que además, quedan bonitas y todos sabemos que cuando se trata del mejor blog sin premios en castellano, hago lo que me sale de las arriolas. El vuelo de hora y media del que veremos el despegue y el aterrizaje lo hice con la compañía NAM, que me tenía acojonado pero al final resultó ser una filial de Garuda Indonesia, empresa con muy buena reputación:

El avión no era ni ancestralmente viejo ni estaba mal cuidado. Este verano ha comenzado a volar desde Bali a Labuan Bajo AirAsia con lo que imagino que los precios de los billetes habrán caído un montón, ya que las dos empresas que tenían el monopolio los tenían particularmente inflados y como no competían entre ellas, al final los que nos jodíamos éramos los pasajeros.

Una vez en Labuan Bajo, que creo que es la ciudad más poblada de la isla de Flores, tuve que esperar tres horas hasta que saliese el barco que me llevaría al centro de buceo. Mientras almorzaba, en la terraza de un italiano, hice la siguiente foto de la bahía llena de barquitos, sobre todo de barquitos de buceo, que desde allí salen una multitud de esas excursiones que pueden ser de uno o más días:

Ya en ruta, hice una fotillo desde la cubierta superior del barco, que era una zona de descanso y relajación. Este barco era parecido aunque no idéntico al que me llevó cuando fui a bucear. En realidad este llevaba a otro grupo porque es un pelín más pequeño. Aún así, quedó chula la foto, muy bubólica y pachanguera:

Cuando estábamos a punto de llegar a Scuba Junkie Komodo hice la siguiente foto, en la que vemos el embarcadero, la montaña que está por detrás del complejo y que parece sacada de un fondo de escritorio de güindous y por la derecha del embarcadero se puede ver la choza más grande en la que estaba la cocina y el comedor y zona de ocio. Mi keli está escondida entre los árboles por detrás:

Y hablando de mi keli, ya sé que todos nos imaginamos que yo voy a sufrir y padecer, así que aquí tenemos mi dormitorio, uno de los cinco con aire acondicionado y fastuoso, con sus mosquiteras que no hacían falta porque allí no había mosquitos.

La puesta de sol de ese y todos los días que estuve allí fue épica y fabulosa, a la par que fastuosa y por eso, porque seguro que nadie me cree, pongo una imagen por aquí que a mí todavía me flipa:

Finalmente, al día siguiente, cuando fuimos a bucear, hice esta preciosa foto de un islote en el norte del parque Nacional de Komodo y en el que vemos poquísimos arbustos y ningún árbol porque estos islotes son muy rocosos. Como estamos viendo fotos del Nido en otro momento del día, sirve de contraste entre los islotes de uno y otro lado:

Para el vídeo elegí la canción holandesa Alles is Liefde, que se puede traducir como truscoluña no es nación y si somos menos puristas, como todo es amor, del grupo BLØF. En el vídeo vemos aterrizar un avión mientras despegamos y después vemos despegar uno de Qatar Airways, el mismo modelo y la misma compañía que me transportó el día anterior, con lo que casi es como ver el avión de ayer desde afuera. Al despegar tenemos una vista de Kuta y en el aterrizaje vemos la isla de Flores en su parte más al oeste.

El día con el vídeo del despegue en Bali

En realidad si quieres leer esta serie desde el comienzo, tendrás que saltar a Regresando al viaje a Asia para ver las fotos y avanzar desde allí y por si la cosa no es complicada, esta saga de fotos y vídeos está relacionada con el relato que comenzó en Desde Utrecht a Kuala Lumpur y si estás confundido, pues que sepas que así es la vida

Por fin llegamos a un día tranquilo y relajado y para aquellos que odiáis tanto el fondo marino del agua del mar, sin pescaíto fresco. Este fue un día de transición, como quedó contado en Desde Nusa Lembungan a Kuala Lumpur y por culpa de cierto ancestral y su manía, tuve un ligero problema al cambiar mi asiento y PAGAR, repito P-A-G-A-R para hacerle el jodido vídeo. En realidad esta anotación es simple y directa. Tenemos que primero me recogían del motel en la parte trasera de una furgoneta, me llevaban junto a la playa y allí tomaba el barco de vuelta a Bali, que es el de la derecha de la foto que viene. La caja que se ve en la arena es donde tienes que poner tus zapatos antes de entrar:

A punto de embarcar para regresar a Bali desde Nusa Lembongan

En el recorrido, pasamos, justo al salir de Nusa Lembongan junto a una de las plataformas acuáticas a las que traen a los turistas chinos, que tenía el barco que los trae adosado a la misma y ahí pasan el día haciéndose sus fotos y viviendo el sueño de Bali y de Nusa Lembongan sin poner una pezuña en la isla:

Chamizo acuático para chinos con barco junto a la costa de Nusa Lembongan

Después de esto ya no hay más, solo el vídeo con el despegue en Bali, porque aunque el vuelo era sobre las seis y pico de la tarde, esa es la hora de la puesta de sol en esa zona cuasi-ecuatorial. El documento es corto e intenso y podemos ver la zona de Kuta en el despegue, la parte con los edificios más grandes, los ladrillos más numerosos y adonde acuden la mayor parte de los turistas. Esto esá acompañado de un tema instrumental de la película Divergente – Divergent, concretamente de la canción Final Test de Junkie XL. El vídeo, si no aparece debajo de este párrafo, lo podéis encontrar AQUÍ:

El relato continúa en Buceando en Terumbu Tiga y otras cosillas

Último día buceando en Amed y traslado a Nusa Lembungan

En realidad si quieres leer esta serie desde el comienzo, tendrás que saltar a Regresando al viaje a Asia para ver las fotos y avanzar desde allí y por si la cosa no es complicada, esta saga de fotos y vídeos está relacionada con el relato que comenzó en Desde Utrecht a Kuala Lumpur y si estás confundido, pues que sepas que así es la vida

A pasado un tiempillo por circunstancias de la vida, que es así y no hay mucho que podamos hacer para controlarlas. el siguiente episodio en la saga de buceo era mi segundo y último día en Amed, en donde hice dos inmersiones más y desde allí me iba a Nusa Lembongan, una isla pequeña a la que se accede con unos barcos petados de motores. La anotación en la que lo contaba todo es esa titulada Buceando en Banana y la pared Jemeluk antes de ir a Nusa Lembungan.

En realidad, toda la parte de buceo en Amed nos la saltamos y hay que esperar al vídeo. El coche que me llevó desde allí hasta el punto en donde se cogían los barcos me dejó cerca del que vemos en la foto, petado de motores, como si fueran gibraltareños. Los barcos van a todo meter en el trayecto, que es de unos cuarenta minutos y si hay mala mar, algunos se acuerdan de toda la familia de los de la compañía:

El barco para ir a Nusa Lembungan

El acceso al barco es por los lados del primer y el último motor, en un micro-pasillo y hay que dejar las cholas en unas cajas y te las devuelven al llegar. Los julays que están por delante de mi en la foto son los porteadores, que sacan y entran el equipaje y la carga de todo el mundo, que estos barcos también se usan para llevar carga a la isla. En el vídeo, al final, hay un pequeño segmento en el que se puede ver las construcciones para entretener chinos en la costa de Nusa Lembungan. Me quedé en otro centro del Two Fish Divers, igual que en Amed y este estaba a cargo de una pareja española. La habitación, pese a lo que digan las malas lenguas comentaristas, era muy chula:

Habitación en el Two Fish Divers en Nusa Lembungan

Ese día no hice mucho más y fuie a cenar al Maria’s Boemboe Warung, que estaba prácticamente en la puerta del complejo. El sitio se llena (vamos, los pocos puestos que tiene y la comida es muy buena, pero si pasas por allí sin haber leído las críticas o preguntado en tu motel, no entras ni de coña, con el andamio de madera, la arena de suelo y los perrillos que están por allí echados y que en varios carteles dice que no los toques para que no te muerdan. La mesa única es una enorme L y todos estamos sentados unos al lado de otros. El cocinero no ha descubierto la multitarea así que preparan los platos de uno en uno y como vayas en un grupo de cuatro o seis, la comida va a durar más que una acampada de delincuentes truscolanes en Barcelona.

Maria’s Boemboe Warung en  Nusa Lembungan

Como la comida estaba tirada de precio, me pedí dos platos principales y que sea lo que Dios y el jiñote quieran. Comencé con este:

Comida de Indonesia

Y después ayudé a empujarlo gaznate abajo con éste otro:

Fideos con frutos del mar

Salí de allí requintado y con el tripote lleno.

En el vídeo con el resumen del buceo tenemos un montón de corales, un pez león y sobre el minuto cuarenta y cinco segundos tenemos a la tortuga de este vídeo. Seguimos con una sobredosis de corales y bancos de crías de peces y al final vemos la llegada a Nusa Lembungan en el barco y pasamos junto a lo que parece una chabola acuática y que es una especie de parque acuático para chinos, que los traen en barcos especiales, les dan la vuelta a la isla, los llevan a ver las Mantas y después los meten ahí para que se cansen y gasten dinero y jamás de los jamases llegan a poner una pezuña en la isla. En algún momento del vídeo sale el Elegido, en una de esas rarísimas ocasiones en las que se deja ver. La canción es La Fuerza Del Destino de cierto grupo poco conocido llamado Mecano. Si el vídeo no está debajo de este párrafo, lo tenéis AQUÍ:

El relato continúa en Aquel épico día en el que buceé bajo las mantarrayas y hasta hubo mucho más

Buceando en el USAT Liberty y en las Pirámides de Amed

En realidad si quieres leer esta serie desde el comienzo, tendrás que saltar a Regresando al viaje a Asia para ver las fotos y avanzar desde allí y por si la cosa no es complicada, esta saga de fotos y vídeos está relacionada con el relato que comenzó en Desde Utrecht a Kuala Lumpur y si estás confundido, pues que sepas que así es la vida

Tras unos días entretenidos con otras historias, regresamos al épico y legendario repaso multimedia de mis tres semanas de vacaciones en Asia. Lo habíamos dejado cuando llegué a Bali tras un viaje de esos que parecen interminables. El relato al que complementa esta anotación está en El USAT Liberty y paseando por la playa en Amed. Entré en mi habitación sobre las once de la noche y a las siete de la mañana ya estaba haciendo una foto de la playa de Amed, ya que el complejo en el que me quedé estaba a la vera del mar:

Playa de Amed

Después desde allí me fui a bucear en el USAT Liberty y de ese evento, bastante impresionante en uno de los pecios más famosos del universo conocido, tenemos un vídeo fastuoso que está acompañado por la canción From Now On que canta el mismísimo Hugh Jackman en la película El gran showman – The Greatest Showman. El vídeo, si no aparece debajo de este párrafo, está AQUÍ:

Las dos siguientes fotos deberían estar antes del vídeo porque camino del pecio hice un par de fotos del magnífico Monte Agung, ese pedazo de volcán activo de más de tres mil metros de altura que regala a Bali de cuando en cuando unas erupciones espectaculares y que en la actualidad está en medio de una de ellas, aunque en los días de mi visita estaba tan a gustito:

El Monte Agung visto desde el mar

En ambas fotos se puede ver que aquello es como la jungla hasta el mismo borde del agua y que la arena es volcánica, de la negra esa que tanto os disgusta y que a mí, me soy de una isla volcánica, siempre me ha parecido mejor que la arena blanca, hecha con trozos de concha y que más bien parece pan rallado para empanar unas concretas. En la segunda foto, el volcán seguía sin mostrar señales de violencia:

Costa de Amed con el Monte Agung al fondo

Entre inmersiones volvimos al complejo, ya que el club de buceo y el complejo en el que me quedé son parte de la misma compañía. Hicimos la parada de una hora allí y después fuimos a un sitio cercano llamado Pirámides, algo que igual hasta encontráis la respuesta en el vídeo. El vídeo comienza sobre el agua, en la barquilla en la que nos movíamos, yendo al punto de buceo, con lo que se puede ver la costa de Amed, después entramos al agua y lo primero que vemos es un chucho escondiéndose en la arena, luego vemos un par de ellos cortejándose y justo al minuto y medio hay un bicho que si nadie me está mirando, lo pillo, me lo escondo en el bolsillo y me lo papeo esa noche e inmediatamente después de eso vemos la primera tortuga que aparece en este viaje. También vemos varias estrellas de mar de diferentes modelos y marcas y corales y pececillos, con lo que ha quedado como un vídeo chulísimo. La música es la canción I Wear Glasses del grupo Mating Ritual. El vídeo, si no aparece debajo de este párrafo, está AQUÍ:

El resto del día lo pasé tomando el sol y paseando por la playa y por la noche fui a cenar al Warung Enak y me acordé de retratar el papeo y aquí tenemos la prueba verídica de mi enorme sufrimiento vacacional y el hambre y la miseria tan grande que paso de vacaciones y como pido para dos julays yendo a cenar solo para poder encochinarme a base de bien e intentar tupir el retrete al día siguiente con el JIÑOTE. Uno de los platos fue este:

Pinchos de carne

Y el otro era un curry típico de Bali o algo así que acompañé con arroz y que estaba del copón:

Comida

El próximo capítulo seguimos en Amed, al menos durante la mañana porque por la tarde cambio de escenario, pero eso lo contaré otro día.

El relato continúa en Último día buceando en Amed y traslado a Nusa Lembungan