George Town desde la colina de Penang

Una vista desde la colina de Penang de la ciudad de George Town. La ciudad tiene unos cuatrocientos mil habitantes y se fundó a finales del siglo XVIII. El casco antiguo ha sido declarado patrimonio Histórico de la Humanidad por la UNESCO. La parte más bonita de la ciudad da hacia el mar, entre callejuelas con edificios viejos que parecen estar a punto de desplomarse. El tráfico en esta ciudad es una pesadilla, con calles en las que los coches parecen no moverse mientras las bicicletas y motocicletas serpentean entre ellos.

El puente de Penang

El puente de Penang

El puente de Penang, originally uploaded by sulaco_rm.

Desde lo alto de la colina de Penang se puede ver claramente el puente de Penang (Jambatan Pulau Pinang) como un enorme cordón umbilical que conecta la isla con la península. Se abrió al tráfico en 1985 y hay que pagar peaje para cruzarlo, lo cual no evita que en el mismo haya un eterno atasco de tráfico prácticamente las veinticuatro horas del día. El puente tiene unos trece kilómetros y medio de largo. Cuando yo lo crucé, nos tomó cerca de una hora. Es uno de los puentes más largos del mundo y definitivamente el más largo de Malasia.

Funicular en Penang Hill

Funicular en Penang Hill

Funicular en Penang Hill, originally uploaded by sulaco_rm.

Una de las cosas divertidas que tenía el funicular de la colina de Penang es que a medio camino había una estación y había que cambiar a otro funicular y lo hacías en medio de la jungla. Con el nuevo esto se perderá ya que irá de un tirón desde la estación en la base de la colina hasta la parte superior. Otro de los momentos divertidos era cuando se cruzaban los funiculares, que avanzan muy despacio y nos cruzábamos fotos desde cada uno de los coches, inmortalizando a los que iban en el otro.

El funicular de la colina de Penang

Sin saberlo, cuando visité Penang en mayo del año 2009 y me monté en el funicular de la colina de Penang (Penang Hill Cable Car) estaba viviendo uno de los últimos meses de ese servicio y mis fotos ya son parte del recuerdo. En febrero del año 2010 lo cerraron y próximamente (febrero del 2011) lo reabrirán con un nuevo funicular que ha sustituido al que durante ochenta y dos años hizo el servicio. El viaje tomaba cerca de media hora y en la misma te metías dentro de la jungla, con los animales prácticamente rozando el vehículo, sin aire acondicionado y viviendo una experiencia muy intensa. El funicular recorría una distancia de ochocientos veintiún metros durante esos treinta minutos en los que parecía que se detenía el tiempo. El nuevo hará el viaje en diez minutos, con vagones con aire acondicionado y seguramente perderá esa sensación de aventura que tenía el montarse en esos cacharros. En la próxima foto veremos una foto del funicular más de cerca.