Cementerio en la arena

Paseando por la playa en General Luna en dirección hacia Cloud 9 llegamos a un cementerio que está directamente bajo las palmeras que están junto al mar. En esta foto no se ve pero había unos agujeros en la arena que seguramente hacen animales buscando pitanza pa’comé, que imagínate lo sabrosona que tiene que estar la tía Piluca después de macerarse unos días en esa arena super-caliente. Otra cosa que tengo clara es que el día que tengan un buen temporal, van a tener que usar las redes de pesca para recuperar a sus muertos. Estuve mirando a ver si pillaba algún cráneo, que es algo que de siempre he querido tener en mi despacho en la oficina, pero no hubo suerte.

4 respuesta a “Cementerio en la arena”

  1. Elemento, para tener huesos humanos necesitas un permiso especial que se concede a sanitarios, y es temporal! (normalmente para estudiarlos). Los retiras de un osario común. Si lo que quieres es hacerte un candelabro, tienes otras opciones sintéticas que dan muy bien el pego y que no te llevarían a pagar una buena multa si te pillan con algo así “de contrabando”.

  2. Yo lo que quiero es llevarme el fantasma, con lo que las opciones sintéticas no me valen. Y no creo que lleguen a pillarlo, que si paso líquidos en la mochila con un desparpajo de que te cagas, un cráneo es que me lo pongo de accesorio de moda y pasa como si nada. Le lleno las cuencas de los ojos de M&M y le doy a todo el mundo en el control de seguridad y nos echamos unas risas.

  3. Yo vi mas de un cementerio en zonas de playa en Venezuela, y esos huecos que describes, allá, los hacían los cangrejos enormes de grandes que decían que les encantaba comerse los cadáveres… 🙁
    Esos bichos eran una pasada, al atardecer, iban a tierra a alimentarse y desovar, lo cubrían todo, y pasabas con el coche por el camino paralelo a la playa espanzurrándolos, no había otra opción, bueno, pues a mas de uno le pincharon una rueda o varias con las muelas que eran durísimas, no es que ellos lo mordieran, era al pisarlos que se clavaban…
    Y otra cosa curiosa, los espanzurrados eran comidos de inmediato por sus colegas 🙂
    Salud

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.